5

Peppa Pig y las botas de oro

Aunque hemos hecho un montón de planes en el último mes que están apuntados en mi lista para contaros, el que hemos hecho este fin de semana no podía esperar.

El sábado fuimos al cine con la peque a ver Peppa Pig y las botas de oro. Cuidado que no es una peli de Peppa, como pensaba yo al principio. Son dos capítulos especiales de 15 minutos cada uno más siete episodios de la nueva temporada.

 

peppa-pig_cartel_300x445

 

Hasta ahora nuestras experiencias en el cine con la peque habían sido un poquito… vamos a decir que no buenas del todo, porque el volumen elevado y las escenas trepidantes, tan comunes en las pelis de dibujos ahora mismo, la asustaban bastante. Pero con Peppa nos hemos quitado esa espinita que teníamos y la peque pudo por fin disfrutar de la experiencia del cine. Si es que lo que no consiga Peppa… jejeje. Ya sabéis que me encanta esa cerdita respondona y su mundo (podéis leerlo en Por qué a los niños les encanta Peppa Pig (y a los padres también) )

En Peppa Pig y las botas de oro se mantiene el espíritu de la serie, esa inocencia con pequeños toques de humor para los adultos. En los dos capítulos especiales los creadores de Peppa dejan volar un poquito más la imaginación de lo habitual y además incluyen canciones nuevas que los niños seguían con palmas desde sus asientos. Y el adelanto de la nueva temporada les deja con ganas de mucho más. Cuando se encendieron las luces todos preguntaban que si ya se había acabado.

Para los más pequeñitos es una buena opción para pasar un ratito de una tarde del fin de semana. La duración está muy bien, 65 minutos aproximadamente, así que tampoco les da tiempo a cansarse de estar sentados. Y un dato importante para los padres, al no ser una peli normal y corriente, el precio es reducido, que oye, está bien saberlo.

Así que ya sabéis, si a vuestros peques les gusta Peppa tanto como a la mía, ya tenéis plan para el finde. Os dejo el trailer para que os vayáis animando.

 

 

¡Ya me diréis si les gusta! 😉 

6

Tarde de cine: La chica danesa

Y después de algo así como un millón de años, ayer fuimos al cine. Los abuelos se quedaron de canguro y nosotros nos fuimos al centro a disfrutar de un café, una sesión cinematográfica y una cenita en un sitio chulo. La verdad es que los abuelos se habían ofrecido mil veces para quedarse con la peque y que pudiésemos hacer este plan, pero al final entre unas cosas y otras, el tiempo va pasando y nunca lo haces.

¡El cine! Cuánto lo echaba de menos… Y eso que en el último año hemos ido a ver un par de pelis de dibujos y todo. Pero me refiero a todo el plan cine en su conjunto, con su café antes y su cena para comentar la peli después.

Además, no podríamos haber elegido mejor la película para nuestra vuelta a las salas de cine. Ya le había echado yo el ojo cuando vi el trailer antes de una de esas pelis de dibujos que hemos ido a ver en el último año; y en las últimas semanas había oído comentarios muy buenos sobre ella, y la verdad es que a pesar de mis altas expectativas no sólo no me decepcionó sino que además me sorprendió.

La película es La chica danesa, dirigida por Tom Hooper. Fantástica historia que desconocía que estuviese basada en hechos reales, cosa que me dejó especialmente alucinada al final. Todo aquello fue una historia real. Sí, novelada, pero real. Guau. La película narra la historia de Einar Wegener, pintor danés que a principios de los años 20 descubre que es una mujer atrapada en un cuerpo de hombre, y de su esposa Gerda, quien se convirtió en su único apoyo en la decisión de ser la primera persona de la historia en someterse a una operación de cambio de sexo.

 

la_chica_danesa_42375

 

Preciosa la fotografía (casi pictórica) y la ambientación, e impresionante la interpretación de sus protagonistas, Eddie Redmayne, que consigue un personaje muy creible y nada sobreactuado con el que logra que el espectador se ponga en la piel y comprenda infinidad de sentimientos y emociones por los que pasa su personaje; y Alicia Vikander, con una interpretación espectacular y un personaje de esos que de primeras parece que van a ser secundarios y sin embargo se convierten en los protagonistas de la historia. Porque La chica danesa ante todo es una enorme historia de amor, el amor incondicional de Gerda a su marido Einar y después a Lili, la mujer en la que él se transforma. La chica danesa es Gerda, de alguna manera ella es la verdadera protagonista de la trama, y para mi la película más que la interesante historia de Einar Wegener/Lili Elbe, es una historia de amor y lealtad de esas que te emocionan y te hacen soltar más de una lágrima.

No cuento más, que no quiero desvelar ningún dato interesante. Sólo os doy mi total recomendación si tenéis en mente ir al cine, porque de verdad merece la pena. Aquí podéis ver el trailer:

Ya no sé cuándo volveré a hablaros de una peli en cartelera, jejeje, ¡espero que no sea dentro de mucho! :S