0

Vamos al cine: Ballerina

Como ya os comenté en Peppa Pig y las botas de orohasta ese momento las experiencias en el cine con la peque no habían sido muy buenas. Habíamos ido sólo un par de veces pero con las películas elegidas no habíamos dado en el clavo, y a eso se sumaba que nuestra hija es bastante sensible ante determinadas cosas como la presencia de “malos” (como ella dice). Eso de que haya “malos” no lo lleva nada bien y si son muy malos pues la verdad es que lo lleva fatal.

Con Peppa Pig y las botas de oro nos habíamos quitado esa espinita que teníamos ahí por no haber acertado hasta entonces. Y ahora la espinita ya nos la hemos quitado del todo porque la semana pasada fuimos a ver Ballerina y salimos todos encantados.

cartel_ballerina_castellano_en_baja_grande

No es Disney-Pixar todo lo que reluce y muestra de ello es esta coproducción Franco-canadiense que está triunfando entre los niños. Danza, música, superación, justicia, amistad y una bonita animación con un París del siglo XIX como marco en el que se desarrolla la historia.

Felicia es una niña huérfana que sueña con convertirse en bailarina. Para ello se escapa del orfanato junto a su amigo Víctor, que sueña con ser inventor. Cuando llegan a París ambos tienen que buscarse la vida para sobrevivir y comenzar el largo camino hasta sus respectivos sueños. Felicia conoce una trabajadora de la Ópera de París que se convierte en su protectora y en su profesora de danza, ya que la pequeña tiene talento para bailar pero nada de técnica. Sólo tendrá que enfrentarse a dos cosas para conseguir convertirse en bailarina: a sí misma y a su principal rival, Camile, cuya madre sería capaz de cualquier cosa por que su hija se convierta en la elegida para bailar en la Ópera.

ballerina-v0024-001181-jpg_cmyk

Es una bonita historia sobre los sueños y la superación personal, en la que la bondad y la amistad ocupan una parte importante.

Los niños salen encantados del cine y para los padres es una película agradable de ver. A pesar de que la historia es previsible, los movimientos de los personajes te dejan atrapado. Digamos que das un poquito marcha atrás en el tiempo y te ves a ti misma con esa edad deseando ser bailarina como la protagonista.

No hay violencia, salvo un par de persecuciones bastante inocentes, y “la mala” lo es al estilo de la madrastra de cenicienta pero con menos protagonismo, así que para los niños sensibles a “los malos”, la película es muy recomendable.

Pero sobre todo hubo dos cosas con las que me quedé de esa tarde de cine más allá de la película: la imagen de todas las niñas bailando por los pasillos nada más salir de la sala y ver que más padres de los que hubiera imaginado habían llevado a ver esta película a sus hijos (niños), que también salían encantados.

Recomendable.

Aquí tenéis el trailer: