0

9 preciosas playas de Cantabria (con niños)

¡Lo sé! Estaréis hartos de oírme hablar de nuestras vacaciones en Cantabria, sobre todo los que sigan el blog a través de las redes sociales, pero no hay intención de daros envidia, ¿eh? (además, ya estamos de vuelta :_( ) solamente quiero compartir con vosotros nuestra experiencia y daros información útil a aquellos que vayáis a ir por tierras cántabras estas vacaciones. Quizá incluso algunos estáis indecisos todavía con el destino de vuestras vacaciones y esto os da un empujoncito.

Si os gusta la playa, en Cantabria tenéis unas playas alucinantes para disfrutar. Auténticas preciosidades de la naturaleza y con opciones para todos los gustos. Para los que prefieren estar cerca de un núcleo de población por comodidad, los que quieren disfrutar de la playa desde el chiringuito cerveza en mano o para los que quieren alejarse del mundo y disfrutar del mar y de la belleza del entorno.

Por supuesto me estoy dejando muchas playas. Aquí hago un repaso de las que hemos visitado este verano, que han sido unas cuantas, con recomendaciones para ir con niños, para que ellos puedan disfrutar, pero teniendo en cuenta también su comodidad y seguridad:

1. Playa de El Sardinero (Santander)

El Sardinero se encuentra en la ciudad de Santander y se extiende desde la Península de la Magdalena hasta Mataleñas. Cuenta con 4 playas que en la bajamar se unen formando una única playa de casi 2 kilómetros. Esas playas son El Sardinero I y II, La Concha y El Camello. Siendo El Sardinero I la más conocida.

 

El Sardinero

Playa de El Sardinero I

 

Se trata de una playa muy extensa y ancha. Con la bajamar queda mucho espacio para pasear (algo además muy típico allí) y se forman pequeñas piscinas entre las rocas que quedan al descubierto en las que los más pequeños se lo pasan genial buscando pececitos y cangrejos. Son lugares muy buenos para pegar un chapuzoncito a los bebés. Por supuesto cuenta con socorristas y todo tipo de servicios.

 

El Sardinero 2

Playa de El Sardinero I con Mataleñas al fondo

 

Se trata de una playa de muy fácil acceso y muy familiar. Es muy habitual jugar a las palas y se van formando de manera espontánea áreas para la práctica de este deporte. Esto a los niños un poco más mayores les encanta. Por los alrededores hay multitud de lugares para comer o tomar algo. Recomiendo los helados de Regma, que tiene un puestecito al lado de la playa y están que ni os imagináis.

Es una playa bastante concurrida, sobre todo en julio y agosto, pero no por ello pierde brillo la belleza de su enclave.

2. Playa de los Bikinis (Santander)

Dentro del recinto del Palacio de la Magdalena, en uno de los extremos de El Sardinero, encontramos la playa de los Bikinis.

 

playa de los bikinis

Playa de los Bikinis en el Palacio de la Magdalena

 

Se trata de una playa tranquila, con un oleaje más suave que otras playas del Cantábrico porque está más protegida, así que es muy cómoda para ir con niños. Es muy frecuentada por gente joven y cuenta con la peculiaridad de que hasta el inicio de la arena de la playa lo que encontramos es césped, perteneciente al recinto del palacio. Es muy cómodo para aquellos a los que les gusta tomar el sol junto al mar pero odian la arena.

Junto a la playa hay una gran explanada con columpios para niños y algún puesto de refrescos y helados.

Cuenta con servicio de vigilancia.

3. Playa de los Barcos (Isla)

En toda la zona de Isla-playas (muy importante tomar la dirección “playas” puesto que el centro del pueblo de Isla es más interior) hay varias playas muy bonitas, pero sin duda me quedo con la playa de los Barcos.

 

Playa de Isla

Playa de los Barcos en Isla con la marea baja

 

Se trata de una playa muy peculiar por el lugar en el que se encuentra, y eso hace que tenga ventajas e inconvenientes. El principal inconveniente es que se trata de una playita muy pequeña cuando la marea está alta. Pero cuando está baja, además de encontrarse en un enclave espectacular, se trata de una playa perfecta para ir con niños, ya que es muy tranquila, con oleaje muy suave, casi no cubre y tiene un montón de rocas que quedan al descubierto en las que les encanta jugar.

No tiene socorrista, porque se trata de una playa pequeñita.

Si la marea está alta puede optarse por las playas más cercanas (solo a unos metros) como la de El Sable.

Muy importante: cuando la marea baja la playa de los Barcos se une con la de Ris (Noja) que está justo en frente. Si se cruza andando hay que estar muy pendiente de la marea porque más de uno se ha quedado tirado en Noja.

4. Playa de Ris (Noja)

Justo en frente de la de los Barcos, pero en el municipio de Noja. Merece la pena verla con la marea alta y después verla bajar. Es increíble cómo queda al descubierto toda una playa que se une con la de Isla. El enclave es precioso.

 

Playa de Ris mejor

Playa de Ris

 

Se encuentra junto a la población de Noja, pero el entorno se ha respetado bastante, por encontrarse en el Parque Natural de las Marismas de Victoria, Santoña y Joyel.

Es una playa de fácil acceso, de oleaje suave y amplia, por lo que resulta cómoda para ir con niños. Cuenta con equipo de vigilancia.

5. Playa de Tregandín (Noja)

Se trata de una playa muy extensa y muy ancha. Parte de ella está junto a las edificaciones de Noja, pero se extiende hacia la derecha a lo largo de 3 km y medio, lo que la hace apta tanto para los que prefieren estar cerca de un núcleo urbano como para los amantes de la tranquilidad.

 

2015-07-01 10.49.18

Playa de Tregandín

 

Se encuentra también en el Parque Natural de las Marismas de Victoria, Santoña y Joyel, y salvo el área más cercano a Noja, su entorno ha sido muy respetado. Para muchos es una de las playas más bonitas de Cantabria y en ella es fácil combinar en un mismo plan la posibilidad de estar en una playa tranquila, con poca gente y en un entorno realmente bonito, y a la vez adecuada para ir con niños, ya que el oleaje es bastante suave para el Cantábrico, es muy amplia y de fácil acceso.

Tiene servicio de vigilancia.

6. Playa de Valdearenas (Liencres)

Para muchos LA PLAYA por excelencia. Se encuentra en el Parque Natural de las Dunas de Liencres, en un entorno de una belleza insuperable.

 

Playa de Liencres 1

Playa de Valdearenas

 

El acceso es a través de un inmenso pinar que desemboca en la playa y sus dunas. Tiene más de 2 km de largo y llega hasta la desembocadura del río Pas.

 

Playa de Liencres 3

Playa de Valdearenas desde otra perspectiva

 

Se trata de una playa ventosa y de fuerte oleaje, lo que puede ser un inconveniente para ir con niños, pero hay una zona al principio de la playa que se encuentra entre rocas donde las olas son suaves y que está además al lado de la zona de socorristas, así que es un muy buen lugar para que los niños se bañen y jueguen. Otra opción es caminar hasta la desembocadura del río, donde el agua es muy tranquila. Es una área nudista, muy tranquila y con poco viento, pero no cuenta con socorrista.

 

Playa de Liencres 2

Dunas en la playa de Valdearenas

 

Aunque sea únicamente para dar un paseo por ella, merece la pena conocer esta playa, famosa además por sus puestas de sol.

En el acceso principal de la playa hay un restaurante.

7. Playa La Salvé (Laredo)

Es una de las playas más extensas de Cantabria. Se encuentra en Laredo, típico pueblo de vacaciones, por lo que la ocupación es alta, aunque al ser muy ancha la sensación siempre es de espacio.

 

Playa La Salvé 2

En la playa de La Salvé en Laredo

 

Es una playa muy familiar, con muchos servicios y de fácil acceso, por lo tanto cómoda para ir con niños, aunque es muy ventosa.

8. Playa de Berria (Santoña)

Se encuentra en Santoña en una zona semiurbana, en un entorno incomparable. Extensa y ancha es una de esas playas de postal. Es ventosa pero el oleaje es intermedio y tiene todos los servicios, y por supuesto, socorrista.

 

Playa de Berria 1

Playa de Berria

 

Es de las playas más visitadas de Cantabria, y una muy buena opción si se desea estar en una playa espectacular pero a la vez cómoda y adecuada para los niños.

9. Playa de Langre

Espectacular playa entre acantilados “a la irlandesa”. Está en la localidad de Langre pero no está en una zona urbanizada, sino en un entorno totalmente aislado.

2015-07-01 10.49.48

Playa de Langre

 

No es la mejor playa para ir con niños porque es ventosa y el oleaje es fuerte con muchas corrientes. Además el acceso, aunque no es imposible, es más complicado que en otras playas (a través de una escalera empinada). Sin embargo, recomiendo sin ninguna duda acercarse a verla porque de verdad merece mucho la pena contemplar ese paisaje.

Cuenta con equipo de vigilancia.

2015-07-01 10.50.31

Playa de Langre desde otra perspectiva

 

 

Hasta aquí el repaso de las playas de Cantabria que hemos visitado este verano. Nos han quedado muchas por ver, seguro que muchas que merecen mucho la pena, porque la verdad es que Cantabria tiene unas playas que son alucinantes. Pero esas para la próxima vez.

Como siempre, bienvenidos son los comentarios, y si queréis añadir más playitas a este pequeño listado, pues mejor que mejor.

6

Viernes dando la nota #VDLN : Beach Boys

5cd52-viernes2bdando2bla2bnota2b2Aquí estamos por segunda vez en el Viernes dando la nota. Esta vez vamos a bucear en nuestros recuerdos con un grupo que puso banda sonora a mi infancia y sobre todo a mis viajes en coche rumbo a la playa, y que seguramente también puso banda sonora a la vuestra. Es más, sin darme cuenta han ido reapareciendo de vez en cuando a lo largo de mi vida, lógico también puesto que son incombustibles. ¿Sabéis ya de quién estoy hablando? Por supuesto de los ¡Beach Boys! Indagando y buscando vídeos de sus canciones más famosas he podido ser testigo además de la evolución de este grupo a lo largo de varias décadas. Viendo sus vídeos puedes viajar casi en el tiempo: al principio aparecen con esa timidez característica de los 60, después con la estética de los 70, con barba, más transgresores, explorando con su propia música… hasta llegar a la década en la que nos encontramos. Siempre actuales, parece que su música nunca pasa de moda. A mi peque le encantan sus canciones positivas, pegadizas y con esas armonías vocales tan impresionantes. Con todos ustedes… ¡los Beach Boys!

 

Esa timidez de la que hablo… En sus primeras actuaciones

 

Vemos cómo van evolucionando en esta actuación del año 65. ¡Guau! ¡Qué estética!

 

Qué os parece este Good Vibrations de los 70… Ellos no parecen ni los mismos…

 

Me salto prácticamente 3 décadas enteras, tampoco quiero ser pesada. Y aquí os dejo el vídeo que más me gusta de todos los que he incluido en este VDLN, una actuación del año 2012. Son incombustibles ¿o no?

El Viernes dando la nota es un carnaval de blogs en el que todos los blogueros participantes dejamos una canción y entre todos hacemos del viernes un día lleno de música. Si quieres participar, sólo tienes que publicar en tu blog una entrada con una o varias canciones que te gusten, que signifiquen algo especial para ti, que quieras que descubramos, que no puedas quitarte de la cabeza… y enlazarlo alViernes dando la nota. ¡Tienes tooooooda la semana hasta el siguiente VDLN! Recuerda viejas canciones, rememora momentos, conoce nuevos artistas, y sobre todo, ¡baila, canta y diviértete! Si quieres saber más, conocer las reglas, y cómo participar puedes verlo todo aquí.



2

Unos días junto al mar: sus beneficios

playaQué tendrá el mar que solo con estar cerca de él se perciben sus efectos beneficiosos en nosotros y en los peques. No estoy hablando de los beneficios de bañarse en su agua ni de los beneficios de estar al aire libre y que tu piel reciba unos rayitos de sol (por supuesto con protección y con mucho cuidado). Hablo del simple hecho de pasar unos días junto al mar cuando procedes de algún lugar lejos de la costa.

Hemos pasado tres días en la playa aprovechando un fin de semana largo y el buen tiempo que está haciendo, y la verdad es que ha sido un gran plan. Hemos podido mojarnos un poquito y la peque incluso se ha bañado, ya sabéis que los niños no tienen nunca frío. Hemos dado largos paseos junto a la playa, la peque ha jugado y corrido por la arena… Ha estado feliz y decía la palabra “playa” casi en cada frase.

El caso es que lo hemos pasado muy bien, hemos descansado y desconectado. Estos ya son tres importante efectos beneficiosos pero creo que más que derivar del hecho de estar cerca del mar tienen que ver con estar de “vacaciones”. ¿A qué me refiero entonces cuando hablo de beneficios de estar tan solo tres días junto al mar más allá de lo que es sabido por todos? Bueno, pues me refiero a cosas tan increíbles como que mi peque vuelve con las piernas más gorditas. Sí, sí, así es y esto que estoy diciendo no es ninguna locura. Mi peque no es de mucho comer, come de todo pero se despista con nada, es muy lenta, nunca le apetece… y además es tirando a menudita de complexión, así que como imaginaréis esto me trae por el camino de la amargura (es algo que a las madres nos viene de serie). Ya el verano pasado en la playa notamos que mejoró mucho con el tema de la comida, pero es que esta vez solo llevábamos un día allí cuando dijo algo que no había dicho jamás: “mamá, tengo mucha hambre”. Y no solo ha comido mejor sino que su cuerpo lo ha notado y vuelve un poquito más “redondita”, y yo pues estoy encantada, para qué os voy a mentir.

Segunda cosa que mi peque nos dijo en estos días de playa que jamás había dicho: “papá, tengo sueño”. ¡Tengo sueño! Para nosotros sí que era un sueño oír salir estas palabras de su boca. Es verdad que como os contaba en Dificultad para conciliar el sueño (II): el milagro, llevamos un tiempo en que la peque se duerme bastante rápido pero es que estos días además ha dormido totalmente del tirón, y eso que algún día se había echado hasta alguna pequeña cabezadita por la tarde.

Y creemos que ha dormido mejor por otro tercer beneficio derivado directamente de estar cerca del mar, mi peque respiraba mejor. Siempre respira regular por la nariz porque tiene vegetaciones, y aunque nos han dicho que según vaya creciendo irá mejorando, la verdad es que algunas noches nos da hasta un poquito de agobio y no nos extraña que se despierte y no se encuentre a gusto. Y estos días en la playa ha respirado significativamente mejor, no perfectamente, pero probablemente el nivel de humedad más elevado hacía que sus fosas nasales estuviesen algo más despejadas.

Así que, ya está decidido, no sabemos si haremos algún otro plan de otro tipo, pero este verano pasaremos seguro unos días cerca del mar, porque nos lo hemos pasado muy bien, la peque lo ha disfrutado muchísimo, pero es que además le ha sentado muy muy bien. A respirar todos un poquito de aire marino 😉