2

Madrileñeando: Museo de Ciencias Naturales

Hace un par de meses hicimos un plan que ha sido uno de los más exitosos de los últimos tiempos con la peque, así que paso por aquí a contároslo porque lo tenía pendiente.

11440001_46_3_0_gra

Museo Nacional de Ciencias Naturales (Madrid)

 

Era un plan que teníamos en mente desde hacía mucho tiempo, visitar el Museo Nacional de Ciencias Naturales. Yo no lo visitaba desde que de niña fui con el colegio y tenía ganas de volver, además creía que la peque podía disfrutar de toda la parte relacionada con los dinosaurios y demás (los dinosaurios la alucinan). Y resulta que el plan no es que estuviese bien, es que fue un exitazo.

Yo que creía que en cosa de una hora ya habríamos visto todo y estaríamos en la calle disfrutando del solecito que hacía ese día, y resulta que la peque no se quería ir de allí. No exagero si digo que estuvimos dos horas y pico de visita.

Así entre nosotros os diré que a mi me pareció que el museo se había quedado un poco anclado en el tiempo. El concepto es el de museo a la antigua con vitrinas en las que se exponen muestras de las diferentes especies del reino animal, la relación entre unas y otras, evolución, fósiles, restos de nuestros antepasados, de especies extinguidas… Todo muy interesante pero poco dinámico. Aunque también tengo que decir que se trata de algo muy complejo y difícil de exponer con claridad.

Sin embargo, para nuestra sorpresa, nuestra peque alucinó viendo las diferentes especies animales, sus esqueletos, todo lo relacionado con sus formas de vida… Y bueno, ya con los huesos de los dinosaurios no sabía ni por dónde empezar. Gritaba: “¡Mamá, un pterodáctilo! ¡Y un T-Rex!” jajaja. Me dejó loca cuando vi que los reconocía.

IMG_20161001_181801.jpg

¡Mira mamá, un pterodáctilo!

 

Así que desde nuestra experiencia, se trata de un plan muy recomendable con los peques y que te permite explicarles muchísimas cosas. Ellos además ponen sus cabecitas en marcha para intentar entenderlo todo y encajar las piezas. Y la verdad es que es genial ver cómo lo van haciendo y sobre todo la capacidad que tienen para sorprenderse con cada detalle y para disfrutar y exprimir cada experiencia.

museo-ciencias-naturales-1024x768

T-Rex

Como siempre mis recomendaciones:

El precio es asequible, 7 €, los niños menores de 4 años no pagan y los de 4 a 16 tienen precio reducido. En cuanto a los horarios, mejor consultarlos porque creo que hay variaciones en función de la época del año.

Una cosa importante, el museo tiene dos partes y hay que salir del edificio para acceder a cada una de ellas porque se encuentran en los extremos del mismo, ya que la parte central está ocupada por el Colegio de Ingenieros Industriales.

Y por último, si vais sin tomar café y creéis que vais a poder tomar uno dentro, no contéis con ello… El museo, como os decía antes, está aún anclado en el tiempo y no dispone de cafetería ni nada similar como es habitual ahora en otros muchos museos. Solamente disponen de una zona de autoservicio (máquinas de café, refrescos y snacks), que además está en el sótano. Vamos, que no es un bonito sitio en el que disfrutar de una parada.

Esas pegas aparte, mi peque se lo pasó bomba. De verdad que a nosotros mismos nos sorprendió lo muchísimo que disfrutó. Así que por nuestra parte, recomendación total.

0

Vamos al cine: Ballerina

Como ya os comenté en Peppa Pig y las botas de orohasta ese momento las experiencias en el cine con la peque no habían sido muy buenas. Habíamos ido sólo un par de veces pero con las películas elegidas no habíamos dado en el clavo, y a eso se sumaba que nuestra hija es bastante sensible ante determinadas cosas como la presencia de “malos” (como ella dice). Eso de que haya “malos” no lo lleva nada bien y si son muy malos pues la verdad es que lo lleva fatal.

Con Peppa Pig y las botas de oro nos habíamos quitado esa espinita que teníamos ahí por no haber acertado hasta entonces. Y ahora la espinita ya nos la hemos quitado del todo porque la semana pasada fuimos a ver Ballerina y salimos todos encantados.

cartel_ballerina_castellano_en_baja_grande

No es Disney-Pixar todo lo que reluce y muestra de ello es esta coproducción Franco-canadiense que está triunfando entre los niños. Danza, música, superación, justicia, amistad y una bonita animación con un París del siglo XIX como marco en el que se desarrolla la historia.

Felicia es una niña huérfana que sueña con convertirse en bailarina. Para ello se escapa del orfanato junto a su amigo Víctor, que sueña con ser inventor. Cuando llegan a París ambos tienen que buscarse la vida para sobrevivir y comenzar el largo camino hasta sus respectivos sueños. Felicia conoce una trabajadora de la Ópera de París que se convierte en su protectora y en su profesora de danza, ya que la pequeña tiene talento para bailar pero nada de técnica. Sólo tendrá que enfrentarse a dos cosas para conseguir convertirse en bailarina: a sí misma y a su principal rival, Camile, cuya madre sería capaz de cualquier cosa por que su hija se convierta en la elegida para bailar en la Ópera.

ballerina-v0024-001181-jpg_cmyk

Es una bonita historia sobre los sueños y la superación personal, en la que la bondad y la amistad ocupan una parte importante.

Los niños salen encantados del cine y para los padres es una película agradable de ver. A pesar de que la historia es previsible, los movimientos de los personajes te dejan atrapado. Digamos que das un poquito marcha atrás en el tiempo y te ves a ti misma con esa edad deseando ser bailarina como la protagonista.

No hay violencia, salvo un par de persecuciones bastante inocentes, y “la mala” lo es al estilo de la madrastra de cenicienta pero con menos protagonismo, así que para los niños sensibles a “los malos”, la película es muy recomendable.

Pero sobre todo hubo dos cosas con las que me quedé de esa tarde de cine más allá de la película: la imagen de todas las niñas bailando por los pasillos nada más salir de la sala y ver que más padres de los que hubiera imaginado habían llevado a ver esta película a sus hijos (niños), que también salían encantados.

Recomendable.

Aquí tenéis el trailer:

 

5

Peppa Pig y las botas de oro

Aunque hemos hecho un montón de planes en el último mes que están apuntados en mi lista para contaros, el que hemos hecho este fin de semana no podía esperar.

El sábado fuimos al cine con la peque a ver Peppa Pig y las botas de oro. Cuidado que no es una peli de Peppa, como pensaba yo al principio. Son dos capítulos especiales de 15 minutos cada uno más siete episodios de la nueva temporada.

 

peppa-pig_cartel_300x445

 

Hasta ahora nuestras experiencias en el cine con la peque habían sido un poquito… vamos a decir que no buenas del todo, porque el volumen elevado y las escenas trepidantes, tan comunes en las pelis de dibujos ahora mismo, la asustaban bastante. Pero con Peppa nos hemos quitado esa espinita que teníamos y la peque pudo por fin disfrutar de la experiencia del cine. Si es que lo que no consiga Peppa… jejeje. Ya sabéis que me encanta esa cerdita respondona y su mundo (podéis leerlo en Por qué a los niños les encanta Peppa Pig (y a los padres también) )

En Peppa Pig y las botas de oro se mantiene el espíritu de la serie, esa inocencia con pequeños toques de humor para los adultos. En los dos capítulos especiales los creadores de Peppa dejan volar un poquito más la imaginación de lo habitual y además incluyen canciones nuevas que los niños seguían con palmas desde sus asientos. Y el adelanto de la nueva temporada les deja con ganas de mucho más. Cuando se encendieron las luces todos preguntaban que si ya se había acabado.

Para los más pequeñitos es una buena opción para pasar un ratito de una tarde del fin de semana. La duración está muy bien, 65 minutos aproximadamente, así que tampoco les da tiempo a cansarse de estar sentados. Y un dato importante para los padres, al no ser una peli normal y corriente, el precio es reducido, que oye, está bien saberlo.

Así que ya sabéis, si a vuestros peques les gusta Peppa tanto como a la mía, ya tenéis plan para el finde. Os dejo el trailer para que os vayáis animando.

 

 

¡Ya me diréis si les gusta! 😉 

3

Madrileñeando: Feria del Libro 2016

¡Hola amigos! Últimamente estoy escribiendo un poquito menos en el blog, lo sé. Ando liada con asuntos varios que me dejan menos tiempo para pasar por aquí, pero cuando encuentro un huequito lo hago para seguir contándoos nuestros paseos madrileños, nuestras lecturas y aquello que se me va pasando por la cabeza, que yo soy muy de darle vueltas a todo 😉

Hoy vengo a contaros que ayer estuvimos en la Feria del Libro de Madrid. Es visita obligada para nosotros cada año. No obligada porque sea una obligación, claro, sino porque nos gusta y se ha convertido en tradición para nosotros dar un paseíto entre las casetas, echar un ojo a los libros, a lo que por allí se cuece y disfrutar del buen tiempo y de El Retiro.

 

IMG_20160605_200622

Casetas de la Feria del Libro 2016

 

Ahora que la peque también nos acompaña, hemos incorporado a nuestro recorrido una parada en el Pabellón Infantil de la Feria y la compra de un cuento que le guste. El año pasado fue uno de Osito Tito, perfecto para sus 2 añitos de entonces, y este año….. ¡tachán! Ya os lo contaré en el Rincón de Lectura, cuando lo hayamos leído despacio, porque ayer sólo le echamos un vistazo y la peque decidió que aquel era el cuento que quería llevarse a casa. Ya os contaré, ya os contaré 😉

 

IMG_20160606_155742

La peque con su nueva adquisición. Os mantendremos informados en el Rincón de Lectura 😉

 

Todavía queda una semana de Feria, así que los que aún no hayáis ido y estéis por Madrid, aún estáis a tiempo. Hay miles de libros interesantes para mayores y pequeños, de todo tipo y cualquier temática, un ambiente chulo, escritores conocidos firmando en las casetas y todo en un entorno inmejorable. Ah, bueno, y por supesto, actividades para los niños. Ayer asistimos a un cuentacuentos súper chulo de Rosa Modrego y sus Versos de FantasíaTenéis toda la programación del Pabellón Infantil aquí.

 

IMG_20160605_201358

Cuentacuentos genial y divertidísimo de Rosa Modrego

 

Es un paseo muy bonito para hacer con los niños, y además, para cuando se cansen (que se cansan) hay columpios en los alrededores, además del estanque y de parque por todas partes para correr y jugar.

Tenéis toda la información sobre la Feria de este año aquí.

¡Cierra a mediodía, no lo olvidéis! Es un error muy típico, fácil de cometer, ese de plantarte allí y que estén todas las casetas cerradas, así que tened en cuenta los horarios.

¿Habéis pasado ya por la Feria del Libro este año? ¿Algún escritor que os haya hecho ilusión conocer? ¿Nuevas adquisiciones para leer?

Feliz semana 😉

8

Madrileñeando: Mercado de Motores

Bueno, bueno, bueno… Ya sabéis que nos encanta madrileñear y disfrutar de todo lo que nos ofrece esta maravillosa ciudad… Y el pasado fin de semana hicimos… ¡otro super descubrimiento!

¿Otro? Sí, jeje, tengo que reconocer que desde que empecé con el blog, estoy más pendiente de posibles planes para hacer, lugares nuevos a los que ir… y al final no paras de descubrir sitios y Madrid no deja de sorprenderte.

El domingo estuvimos en el Mercado de Motores, un mercadillo con productos vintage, artículos de diseño, de segunda mano, productos para niños… y también comida, música, actividades infantiles, todo entre los antiguos vagones de tren del Museo del Ferrocarril. Íbamos para un ratito, a echar un ojo, y pasamos allí todo el día. Volvimos a casa entusiasmados, la peque con un cuento bajo el brazo y nosotros con ganas de volver la próxima edición.

 

estación

 

Se celebra el segundo fin de semana de cada mes (excepto agosto). Así que si os gusta lo que os voy a contar (que seguro que sí), apuntad el plan, que el próximo mes, y el otro, y el otro… también estará.

¿Dónde? El Museo del Ferrocarril está en el Paseo de las Delicias 61. El horario del mercado es de 11 a 22 horas tanto el sábado como el domingo. Y la entrada es gratuita.

Para nuestra sorpresa no nos encontramos con un mercadillo “típico”, sino con todo un despliegue dentro del propio museo, que a su vez es una antigua estación ferroviaria. Nada más entrar vimos que había música en directo y que los puestos estaban en los pasillos situados entre los antiguos vagones de tren, así que fuimos alternando el curiosear en los puestos con la visita de los vagones cuyo interior puede verse desde fuera (la peque emocionada con los trenes).

 

puesto 1

 

puesto 2

 

El montaje me pareció muy bonito porque los puestos estaban montados con mucho gusto y había cosas realmente bonitas en ellos, pero es que además el espacio acompañaba mucho.

 

puesto 7

 

puesto 6

 

puesto 5

 

Después de recorrer toda la estación/museo nos encontramos, de nuevo para nuestra sorpresa, con toda una zona exterior repleta de food trucks con comidas de todo tipo y mesitas y sillas en las que sentarse. Hacía buenísimo, así que comer allí nos pareció un planazo, y a la peque, eso de comer en el exterior casi como ir de camping (con las ganas que ella tiene).

 

IMG_20160313_144543

 

Y fue comida rápida, pero con café y todo, no os vayáis a creer. Justo en la entrada principal habían habilitado una zona con mesitas y un puesto con café y repostería. Tuvimos la suerte de tomárnoslo, además, con musiquita en directo 🙂

 

cafe

 

Después de comer, recorrimos toda la zona de puestos del exterior, que eran principalmente de particulares vendiendo todo tipo de artículos de segunda mano. En medio del paseo nos encontramos con más música en directo con un montón de parejas bailando swing. Si sois bailarines, podéis apuntaros a bailar 😉

 

 

Y para cerrar el día y la visita, lo que más le gustó a la peque, un paseo por el circuito del Tren de las Delicias, un mini tren para los niños pero también para mayores (que nos lo digan a nosotros, que allí que nos montamos todos, jeje). Algunas de las mini locomotoras funcionan con carbón. Chulísimo.

 

IMG_20160313_173223[1]

 

Después hemos visto en la web que también organizan actividades para niños como los Talleres de Chuggington, que organiza el museo de manera gratuita, y visitas guiadas gratuitas para conocer el museo.

Si os animáis a ir en los próximos meses, os doy un par de consejos. Si cuando lleguéis hay cola, no os rajéis, porque avanza muy rápido, se forma porque controlan el número de gente que entra. Pero aún así, recomiendo que vayáis a partir de la hora de la comida, porque antes estaba que no cabía un alfiler y a partir de la hora de comer, se notó que bajó la cantidad de gente. Claro, estaban todos comiendo. Así que aquí va otro consejo, los food trucks se ponen hasta arriba a la hora punta y no había sitio para sentarse, así que si vais con niños tenedlo en cuenta por si queréis adelantar la hora de la comida o ir ya después de comer, porque nosotros acabamos comiendo sentados en el suelo.

Tenéis mi total recomendación.

Contadme ¿conocíais ya el Mercado de Motores?