9

En verano me crecen las ideas

10330420_10205543583801906_3629241309272751358_n

 

Normalmente no utilizo el blog para contaros mi vida así sin más. Vamos, que siempre tengo algo que compartir, algo concreto, pero estoy aquí sentada en la terraza, en plenas vacaciones, veo el mar y todos están echándose la siesta… y me pongo en modo pensativo-filosófico. Y como hace mucho que no escribo por aquí porque entre unas cosas y otras he estado un poquito liada, pues he pensado que por qué no voy a contaros un poco lo que se me pasa por la cabeza, jejeje.

Estoy pensando en cómo el verano es propicio para los cambios, para empezar cosas nuevas y para cambiar aquellas que no te gustan. Las vacaciones, el cambio de aires, el fin de curso… todas estas cosas te permiten un corte en tu vida que, ¡oh! ¡qué necesario es!

El año pasado, el verano nos dio alas para cambiar de casa, este año hemos pensado en pasar a la peque a la cama (que se nos va a despeñar desde la cuna un día de estos), enseñarle a ser más autónoma cuando come, redistribuir su habitación incluyendo un rincón de lectura (idea tomada de El rincón de lectura de Creciendo y Criando)… En fin que tenemos un montón de propósitos este verano. Pero es que además tenemos un montón de ideas que nos están rondando la cabecita y que esperamos madurar estos días, ya que parece que la brisa del mar nos activa las neuronas. Pero de esto no digo ni mu que luego las cosas se gafan… jijiji.

¡¡¡Ideas, ideas, ideas!!!! En estas fechas siempre se me ha llenado la cabeza de ideas, de ganas de empezar cosas nuevas, de sueños… No hago listas de propósitos en Año Nuevo, pero en verano sí que hago listas mentales de cosas para empezar en el nuevo curso, aunque luego la mitad de ellas se quedan solo en eso, en ideas… Pero da igual, porque la sensación es chispeante, qué gusto sentir que tu cabeza funciona, porque luego durante el año poco a poco se te va quedando “tostada” con tanta rutina, madrugar, el Excel, los niños en modo bucle… Cada uno lo que le toque.

Estoy segura de que a los demás también les pasa porque si no ¿a quién van dirigidos todos esos anuncios de coleccionables por fascículos que hay en agosto y septiembre? 😉 Todo el mundo tiene ganas de empezar cosas, eso está claro.

Así que venga, contadme qué ideas rondan vuestras cabezas y qué propósitos nuevos tenéis para el próximo curso.

Os deseo a todos un ¡¡¡FELIZ VERANO!!!!