4

¿No tienes naúseas? ¡Qué buen embarazo!

Hasta ahora no he hablado nada o casi nada de mi embarazo. De aquello hace ya… ¡madre mía! casi 4 años… Así que no se había presentado la oportunidad, ni venía a cuento. Y ahora tampoco es que venga mucho a cuento, pero llevo unas semanas cruzándome con embarazadas en mi vida (¿hay un baby boom o algo así? jeje). Eso ha dado lugar a las típicas preguntas, suposiciones, prejuicios, poses (o no), posicionamientos sobre cómo llevar el embarazo, cuestiones laborales… Y eso me ha hecho dar un poquito marcha atrás y recordar mi experiencia.

Vamos a ver cómo lo planteo. Sí, lo recuerdo con cariño, casi se podría decir que añoranza (porque eso de que nos quedan los recuerdos buenos, es verdad). Por supuesto que fue un momento increíble de mi vida, una experiencia fascinante difícil de explicar. Pero la realidad es que no lo pasé bien, ni física ni emocionalmente.

 

Aquí embarazada... El caso es que veo las fotos y me entra nostalgia... ¿a vosotras os pasa?

Aquí embarazada… El caso es que veo las fotos y me entra nostalgia… ¿a vosotras os pasa?

 

Tuve un embarazo normal, en el que todo se desarrolló dentro de la normalidad, así que no me podía quejar. Pero yo no lo viví de manera tranquila y apacible hasta bien entrado el último trimestre, a pesar de lo que pudiese parecer desde fuera.

A las 2 semanas de conocer mi estado empecé a tener leves manchados que me tenían cada dos por tres en urgencias y haciendo un par de días de reposo por cada sustito. Todo estaba bien, así que oficialmente no había razón para preocuparse, pero la realidad es que yo estaba aterrada y sentía que nadie comprendía por qué, si todo iba bien…

¡Además, no tenía náuseas! Qué suerte ¿no? Pues la verdad es que sí. Ni una vez vomité, sin embargo a cambio tuve 3 meses enteros de infecciones de orina (consecuencia del embarazo) con su correspondiente toma constante de antibióticos. Me encontraba fatal y a pesar de que los médicos me decían que era muy frecuente en embarazadas y que era preferible parar la infección a no tomar antibióticos, el hecho de tomar tantos medicamentos durante la gestación me tenía bastante tensa. Pero no tenía náuseas, ni ciática… así que… qué suerte ¿no?

Ja! Porque ahí no quedó todo amigos, noooo. Porque superada esa parte… ¡sorpresa! después de tanto antibiótico, llegaron los hongos, sí señor. La molestia permanente y desquiciante en mi zona íntima durante el segundo trimestre hasta el punto de hacerme llorar fue una experiencia digamos… por lo menos curiosa, jeje. Pero claro, cuando en el trabajo te preguntan que qué tal estás, y te dicen que se te ve muy bien, que qué buen embarazo estás teniendo… ¿qué les dices? Pues ya ves… grrrr, en fin.

El embarazo es muy bonito, sin duda, pero es duro también. Es algo natural, por supuesto, pero eso no lo libera del malestar que sufren durante la gestación muchísimas mujeres. Puedes tener la suerte de llevarlo fenomenal, oye qué bien, pero si no es así ¡también es normal! Que parece que eres mejor y más fuerte si lo llevas en plan superheroína. Por eso me pongo mala cada vez que oigo la frase “está embarazada, no enferma”, porque ¿y qué sabrán ellos cómo se siente esa mujer a la que critican? Ay, y cuando veo a personas como Pilar Rubio, embarazada de 8 meses danzando en la tele “demostrando” al mundo que una embarazada se encuentra fenomenal y puede hacer de todo porque la clave está en mantenerse en forma… Yo no sé el resto qué pensaréis, pero el mensaje que yo recibo es que las demás hemos sido unas quejicas y unas exageradas, grrrr.

Jejeje, bueno, que es que me enciendo con estas cosas… pero es que hemos pasado de un extremo al otro. De considerar a una embarazada un ser en un estado que la convertía en frágil como el cristal a tener que demostrar lo fuertes que somos, lo bien que nos encontramos y lo rápido que nos recuperamos. Cuánto nos cuesta ver las cosas simplemente como son.

Podría seguir hablando y hablando sobre estas cuestiones, pero no quiero aburriros con mis disertaciones, jeje. Así que prefiero que me contéis vosotras. ¿Cómo vivistéis o estáis viviendo vuestros embarazos? ¿Os encontráis bien o sois de las que estáis pasándolo regular a ratos? ¿Tenéis las molestias consideradas habituales u otras que nos esperábais?

Contadme, que estoy deseando leer vuestras historias 🙂