8

La importancia de los médicos amables

 

doctor-patient-1080408_1920

 

Llevo mucho tiempo hablando de este tema con mi marido, pero hasta ahora no se me había ocurrido tratarlo en el blog. Últimamente cada vez que nos ha tocado ir a algún médico que no es de nuestros habituales (pediatra, ginecólogo…) nos encontramos de forma bastante frecuente a médicos que nos miran escasas veces a lo largo de la consulta, que se limitan a escribir en su ordenador y a seguir lo que dicen las pruebas exclusivamente, olvidándose de lo que los síntomas o experiencias del paciente pueden revelar.

No sé muy bien si durante la carrera de Medicina se trata con mucho énfasis lo relacionado con el trato con los pacientes. Si hay algún médico en la sala me encantaría saberlo. Quiero pensar que la razón de esa falta de empatía, relativamente frecuente, tiene que ver con que es una parte un poco olvidada dentro de la ciencia de la Medicina.

El uso de ordenadores y la existencia de más y mejores pruebas tampoco ayuda en esta cuestión. Antes los médicos tenían que basarse en lo que el paciente les contaba para llegar a un diagnóstico. Es genial que cada vez la medicina esté más avanzada y que cada vez las pruebas de diagnóstico sean más precisas, pero no pueden olvidarse de la persona que tienen en frente. Seguro que la mayor parte de las veces lo que tenemos que contarle al médico no tiene mucha trascendencia, pero muchas veces sí y podría serles de gran ayuda.

Antes decía que era algo que observábamos últimamente, porque médicos bordes y amables han existido siempre (como en todas las profesiones), pero es que ahora se ha unido la nueva categoría de los “robóticos”. Ya os digo, que se limitan a analizar y diagnosticar. Oiga… que estoy aquí delante, no hable de mí en tercera persona.

Afortunadamente hay profesionales de la medicina de esos que hacen que salgas de su consulta agradecido y reconfortado. No porque te hayan dicho lo que quieres oír (que eso es lo más importante, por supuesto), sino porque te han mirado a los ojos mientras hablaban, han empatizado contigo y tus preocupaciones, te han escuchado y lo han tenido en cuenta, y lo más importante, te han explicado las cosas sin despacharte.

Qué importantes son esos médicos amables.

Espero no echarme a todo el sector de la Medicina encima con esto que voy a decir, pero es que nosotros lo hemos comentado más de una vez. Cuando llevamos a nuestros gatos al veterinario, sentimos que empatizan más con nosotros que la mitad de veces que vamos a algún médico. Nos dedican tiempo, el que corresponda, intentan que los propios gatos estén tranquilos… vamos, que le ponen un poco de alma…

Sé que hay miles de factores que se nos escapan, como lo agotados que deben estar, que tienen citas programadas cada diez minutos, que lo importante es que el que tengas delante sea un buen profesional, un buen diagnóstico, y no que se hagan tus amigos. Por supuesto, pero yo sólo digo que es importante no olvidar que los que van a las consultas son personas, y a veces personas preocupadas o que no se sienten bien y que necesitan un poco de empatía por parte de aquellos en cuyas manos, de alguna manera, ponen sus vidas.

Aunque parezca que este post es una queja, no lo es. Sí que reivindica que la parte humana se tenga más en cuenta, porque muchas veces se está dejando de lado. Pero en realidad está dedicado a esos médicos que sí te miran a la cara, que sí te escuchan, que sí te explican y te sonríen. Este post es sobre la importancia de los médicos amables, porque ellos sí se han dado cuenta de que son el elemento que conecta la ciencia de la Medicina con las personas y son conscientes de lo importante que es eso. 

Anuncios