3

Rincón de Lectura: Atilio

¡Hola amigos!

Después de las vacaciones y demás, retomo el blog exactamente donde lo había dejado. Espero, por cierto, que lo hayáis pasado muy bien todos este verano y que la vuelta al cole esté siendo buena tanto para peques como para mayores.

Concretamente, lo último que publiqué fue un post sobre nuestra visita a la Feria del Libro 2016. Os hablé de nuestra adquisición de este año para la peque y prometí post sobre ello, pero ahí se quedó la cosa. Bien, pues voy a cumplir con lo que dije. Hoy en el Rincón de Lectura os hablo de Atilio de Fran Pintadera y con ilustraciones de David Guirao.

 

atilio_facebook

 

Como ya os sonará a algunos, mi peque lleva obsesionada con Don Quijote de La Mancha desde que le hablaron de él en el cole el curso pasado. Parece que el interés ha disminuido un poquito este verano siendo sustituido por cuestiones más estivales, pero Don Quijote sigue siendo para ella “El Libro”. Cuando fuimos a la Feria del Libro y en la caseta de la Editorial Libre Albedrío le preguntaron qué cuentos le gustaban y dijo Don Quijote, nos dijeron que tenían algo perfecto para ella y sacaron el cuento de Atilio. Ella lo ojeó y a continuación dijo: Este es el que quiero.

Lo tuvo clarísimo y la verdad es que lo ha seguido teniendo porque el cuento le encanta. Tiene caballeros, aventuras, libros… vamos todos los elementos necesarios para que mi peque mire las ilustraciones con los ojos como platos deseando que le leamos la historia.

Atilio es un ratón muy pequeñito, con una cabeza muy grande llena de sueños, sueños que proceden de los libros. Y es que Atilio es un ratón que vive en una biblioteca. Cada día cuida su armadura y entrena sus movimientos con la espada para ser un gran caballero y vivir aventuras. Un día su amada Melissa desaparece y él sale a buscarla por los laberintos de la biblioteca con su armadura y su espada. Tras preguntar a varios personajes de la biblioteca, Atilio encuentra a Melissa escondida y asustada. Realmente no teme a nadie, tan sólo al propio Atilio, que tan obsesionado ha estado con ser un caballero que se ha convertido en un bruto que sólo busca empuñar su espada contra supuestos malvados. Melissa prefería al pequeño ratón con una gran cabeza llena de sueños. Esta confesión deja “desarmado” a Atilio, por dentro y por fuera y vuelve a ser el ratón que era con una cabeza llena de sueños, a partir de ahora sueños para dos 😉

Toda esta preciosa historia con moraleja está acompañada por las sugerentes y envolventes ilustraciones de David Guirao. Se trata de una aventura caballeresca rodeada por el el mundo literario que representa la biblioteca, con unas similitudes entre Atilio y Don Quijote que son innegables. Para mi peque son casi el mismo personaje, alguien que de tanto leer termina creyendo que las aventuras de los libros son reales y sale a buscar las suyas enfundado en una armadura.

 

atilio

 

El cuento tiene 40 páginas, tapa dura, unas dimensiones de 24×24 cm, y en las librerías que he revisado lo recomiendan a partir de 5 años, aunque ya os digo que mi peque aún no tiene 4 y le encanta.

Espero que esta primera recomendación tras el parón del verano os haya gustado, y poder seguir contándoos mucho más sobre los cuentos que vayamos leyendo en breve.

¡Feliz semana!

Anuncios
3

Rincón de Lectura: La luna (cuento para leer a oscuras)

Vamos a continuar con los cuentos dedicados a la luna, hoy con uno muy original.

Cuando abres por primera vez La luna de la Editorial Anaya encuentras algo sorprendente, está en blanco. La clave está en que es un cuento para leer a oscuras porque el texto e ilustraciones están hechos a base de pegatinas luminiscentes que brillan en la oscuridad. ¡A los niños les encanta!

 

IJ00122801

 

El texto utiliza rimas y ritmos propios de la poesía que parten de clásicos elementos y dichos del imaginario popular acerca de la luna. Su lectura es muy sencilla y los peques se quedan rápidamente con ello en la memoria como si fuese un poemita de los que recitan en el cole o la guardería.

Pero está claro que lo que más les gusta es eso de que se ilumine en la oscuridad. Además tiene una ventaja para los que tienen la costumbre de leer un cuento antes de dormir, y es que puede hacerse ya con la luz apagada y el peque metido en la cama, con todo listo para descansar.

 

DSC_6708

 

Tiene un pequeño inconveniente. Para que las pegatinas brillen en la oscuridad tienen que haber estado expuestas antes durante unos minutos a un foco de luz, y eso puede ser un poco tedioso. Esto hace que, aunque me parezca una idea bastante original y que permite a los peques tener una opción de cuento diferente, el precio me resulte un poco elevado.

El cuento es de Ignasi Valiós i Buñuel, tiene 20 páginas y la edad recomendada es a partir de 3 años, aunque yo también lo veo perfecto para niños un poco más pequeños.

Forma parte de una colección de cuentos para leer a oscuras, todos del mismo autor, en la que hay títulos como El Universo, ¿Dónde viven las hadas?, Los dinosaurios y El tren de los monstruos.

Y hasta aquí la recomendación de hoy… ¿Conocíais los cuentos con tinta luminiscente? ¿Qué os parecen?

3

Rincón de Lectura: Este álbum se ha comido a mi perro

Tenía idea de continuar con los cuentos dedicados a la luna, pero ha habido uno que se nos ha colado por mérito propio. Ayer cuando la peque estaba cenando, me pidió que le contase cuentos. Le conté varios de los que tiene en casa, pero al cabo de un rato se cansó y me dijo que le contase el del cuento que se tragaba al perro. Me quedé sorprendidísima porque se estaba refiriendo a un cuento que leímos en una librería hace al menos tres semanas y del que no habíamos vuelto a hablar. Así que busqué en youtube alguna lectura y se lo puse.

—Sí, sí, este es— dijo.

 

Este_album_se_ha_comido_Cubierta.indd

 

Está claro que el cuento le gustó tanto como para quedarse en su memoria durante semanas, y por eso he decidido hablaros hoy de él. Se llama Este álbum se ha comido a mi perro. Es obra de Richard Byrne y está editado por Bruño.

Claudia está paseando a su perro…cuando de repente el perro desaparece detrás de la segunda página del cuento. Parece que se lo ha tragado. Llega entonces un amigo de Claudia, Ben, y… al ir a buscar al perro ¡desaparece también! Lo mismo ocurre con la ambulancia de perros, con los bomberos… Claudia se enfada mucho y decide enfrentarse al cuento, pero también se la traga a ella ¿Cómo puede ser? De repente aparece una carta que alguien parece haber lanzado desde algún sitio. Es de Claudia, y pide ayuda al lector. Le pide que sacuda el cuento, y al sacudirlo empieza a salir de dentro de él todo aquello que se había tragado, el perro, Ben, Claudia… y todo vuelve a la normalidad. Bueno… todo no 😉

 

perr

 

Es una idea muy original. Reconozco que me hizo bastante gracia cuando lo leí, y está claro que a mi peque también porque no sólo se rió el día que lo leímos si no que se acordaba perfectamente de él tras tres semanas.

Las ilustraciones son del mismo autor del texto y son muy chulas. Juegan con la desproporción entre los elementos, dándoles un aire infantil y desenfadado. También utiliza este “truco” con la tipografía, con letras de diferentes tamaños.

Aparte de lo original de la historia, lo mejor es que el niño interactúa con el libro, ya que su protagonista le pide ayuda directamente para solucionar su problema. El niño es el que agita el cuento y ve cómo gracias a eso todos los personajes vuelven a aparecer. La verdad es que es una idea muy divertida.

 

81eJp-RcZgL

 

Este álbum se ha comido a mi perro tiene unas dimensiones de 25×25,5 cm, 32 páginas en papel, y la editorial lo recomienda a partir de 3 años.

Hasta aquí mi recomendación de hoy en el Rincón de Lectura. Espero que os haya gustado.

¿Conocíais ya este cuento?

2

Rincón de Lectura: ¿A qué sabe la luna?

Después de Luna de la colección De la cuna a la luna, del que os hablaba en el último Rincón de Lectura, traigo un nuevo cuento dedicado a este fascinante satélite de la tierra que además gusta tantísimo a los niños.

 

A que sabe la luna

 

¿A qué sabe la luna? es un cuento que seguramente muchos ya conoceréis. Cuenta cómo los animales llevaban ya mucho tiempo queriendo saber a qué sabe la luna. Era algo que les tenía muy intrigados y cada noche intentaban estirarse mucho para llegar hasta ella, pero no lo lograban. Un día la tortuga se subió a la montaña más alta que había para alcanzarla, y como no podía llamó al elefante, que se subió a su caparazón para llegar más alto. Como tampoco llegaban llamaron a la jirafa, y luego a la cebra, y luego al leónLa luna que estaba viendo todo esto, se iba alejando cada vez un poquito más, creyendo que aquello era un juego, hasta que el último que quedaba por subirse era el ratón. Como era tan pequeño, la luna confió en que no llegaría, así que no se movió. Y ¿qué pasó? Pues que el ratón alcanzó a la luna y arrancó un pedacito, del que dio a probar a todos los demás animales.

 

A-que-sabe-la-luna

 

Es una bonita historia sobre el trabajo en equipo y la importancia de compartir. Todos los animales consiguen juntos alcanzar ese sueño que tienen en común y que cada uno en solitario no había logrado alcanzar. Y una vez alcanzado lo van a compartir.

Aparte, hay una segunda lectura, y es que el animal más pequeño, el que parece que no va a llegar por su tamaño, es el que al final consigue llegar hasta la luna.

Las ilustraciones son muy bonitas, a medio camino entre lo infantil y un realismo en la textura que te da casi la sensación de poder tocar la superficie de la luna.

El cuento utiliza además recursos narrativos que triunfan mucho con los niños, como la repetición de algunas frases como “si te subes a mi espalda, a lo mejor la alcanzamos”…

Al final de la narración hay un pequeño giro que no esperas, con un pez viendo la luna reflejada en el mar preguntándose a qué sabrá la luna. Quizá quiere decirnos que todos los animales comparten ese mismo sueño aunque sean muy diferentes, o quizá que las cosas pueden verse desde diferentes perspectivas… ¿Cómo lo interpretáis vosotros?

¿A qué sabe la luna? es de la editorial Kalandraka y tiene 36 páginas de 19,5 x 29 cm. Es un cuento muy conocido y el favorito de muchos niños. ¡E incluye un metro para ir midiendo a los peques de la casa según vayan creciendo!

Espero que os haya gustado el Rincón de Lectura de hoy. En el próximo seguiré con cuentos sobre la luna 😉

8

Rincón de Lectura: De la cuna a la luna

Como ésta es una semana dedicada a los libros, me hubiera gustado mucho dedicar un poquito más de tiempo a esta sección del blog y haberos recomendado varios cuentos de los que tengo en mente hablaros. Pero como al final tiempo no he tenido, pues en vez de un solo cuento, os recomiendo una colección 😉 y así mi objetivo de hablaros de varios libros esta semana queda cumplido jejeje.

 

ji

 

De la cuna a la luna es una colección de la editorial Kalandraka compuesta hasta el momento por 10 cuentos: Cinco, Cocodrilo, Limón, Luna, Miau, Pajarita, Veo veo, Violín, Zapato y Árbol. Digo hasta el momento porque no es una colección cerrada y cada cierto tiempo añaden un nuevo título.

Cada cuento es lo que la propia editorial describe como un pictograma poético o poegrama, que busca una conexión entre las ilustraciones y el ritmo de la lectura para “educar el ojo y endulzar el oído” de los niños.

Cada cuento de De la cuna a la luna es un poema que utiliza recursos propios de la poesía como rimas y estribillos, y también del cancionero infantil como onomatopeyas y ritmos… Y cada cuento o poema se centra en un clásico tema de interés para los niños más pequeños: colores, números, animales, la luna, la comida…

 

Limón

 

Las ilustraciones son sencillas, sobre un fondo claro para no desviar la atención y fácilmente reconocibles para los niños, y están en perfecta conexión con el poema. Son obra de Óscar Villán, y el texto es de Antonio Rubio Herrero.

Es una colección que me encanta porque los peques se quedan atrapados por el ritmo de los poemas mientras siguen las ilustraciones con los ojitos. Además se puede ir un poco más allá para los que se animen. Es muy fácil convertir estos pequeños poemas en canciones, bien con una melodía sencilla que se repita o bien cogiendo prestada la melodía de alguna canción tradicional. El vídeo no es de muy buena calidad, pero es un buen ejemplo.

 

 

Kalandraka recomienda De la cuna a la luna para niños de 0 a 3 años, aunque a mi también me parece perfecta para sus primeras primerísimas lecturas. El formato está muy bien pensado para niños pequeños, de cartón, sin aristas y con un tamaño muy manejable (16 x 16 cm).

Entre todos los cuentos-poema de De la cuna a la luna tengo un favorito, Luna. Fue el primero que escuché, porque no lo leí, sino que lo escuché en un cuentacuentos, y me encantó. Pero es que además tengo una especial debilidad por la luna que creo que mi peque ha heredado. Por eso, Luna es la primera recomendación que voy a hacer de una serie de cuentos que tienen todos que ver con la luna.luna-de-la-cuna-a-la-luna

Los cuentos de De la cuna a la luna son aparentemente sencillos, lo que es perfecto para los peques, pero son mucho más que eso. Cada poemita está perfectamente construido y acompañado (por las ilustraciones) para llegar a los más pequeñitos. A ellos, desde luego, les encanta.

Aquí tenéis el video-cuento de mi favorito. Es sólo una opción. Yo, por ejemplo, lo canto con otra melodía:

 

 

Espero que os haya gustado. ¡Vuestros comentarios son bienvenidos!

4

Rincón de Lectura: Un bicho extraño

El cuento que os traigo hoy al Rincón de Lectura es muy chulo, ya veréis 😉 Se llama Un bicho extraño y por supuesto con ese título no puede tratarse de un libro normal y corriente. Se trata de un cuento muy peculiar.

 

978-84-96957-67-1_g

 

En la primera página nos encontramos con un bicho muy muy raro, un bicho que parece un huevo. Página a página, con un texto a base de rimas, ese bicho irá teniendo orejas, pies, rabo… pero ¡todo descolocado! ¡qué raro! Aaaah, que en la última página el texto nos invita a dar la vuelta al cuento… ¡Era un ratón! y se ha asustado, así que va perdiendo las orejas, los pies, el rabo… hasta quedarse como un huevo mondo, lirondo y pelado… Y de nuevo se invita a dar la vuelta al cuento… y ¡qué bicho más raro! 😉

 

Un-bicho-C-3-740

 

Es lo que se conoce como un cuento sin fin ya que nunca acaba, se lee de manera circular de principio a fin y de fin a principio y siempre se invita a dar la vuelta al libro. En este caso, el texto envuelve además de manera casi literal la ilustración protagonista intensificando esa sensación de bucle.

 

978-84-96957-67-1i2

 

Las ilustraciones son obra de Óscar Villán y se caracterizan por la sencillez de formas y colores sobre un fondo neutro que concentran la atención del lector en el único elemento protagonista de este cuento, el bicho extraño. El texto por su parte es de Mon Daporta y juega con las rimas y la lectura rítmica, algo muy habitual en las ediciones de Kalandraka (que edita este cuento a través de su sello Faktoría K de Libros).

Para los niños es un cuento súper divertido. Les sorprende la primera vez que lo leen (o se lo lees) porque para ellos es una adivinanza y van descubriendo poco a poco qué está pasando y qué es ese bicho tan raro. Después, cuando ya han descubierto lo que pasa, eso de dar la vuelta al cuento para ver si es un huevo o un ratón… les encanta. Las rimas y el ritmo convierten la lectura también en algo muy dinámico, casi un juego. Y para primeros lectores está genial.

Tiene 14 páginas duras de 17,5 x 22 cm y la edad recomendada es aproximadamente de 0 a 5 años. La verdad es que puede gustar tanto a los más pequeñitos como a los niños que están empezando a hacer sus primeros pinitos con la lectura.

¡Muy divertido! ¿Qué os parece?

4

Rincón de Lectura: Mamá ¿de qué color son los besos?

Llevaban mucho tiempo recomendándome este cuento y llevaba mucho tiempo buscándolo, pero no lo encontraba, estaba agotado. Y cuando dejé de buscarlo, apareció. La semana pasada entré en un Imaginarium y al fin allí estaba.

besos 1

Últimamente me interesa mucho el tema de las emociones en los niños, cómo es importante que poco a poco sepan identificarlas, expresarlas y gestionarlas. Pero no sólo las suyas, también las de los demás. Mamá ¿de qué color son los besos? es un cuento precioso que habla del afecto y de su principal forma de expresión, los besos. Qué importantes son nuestros besos para nuestros peques.besos 2

Pero no hay un sólo tipo de besos, hay tantos como colores tiene el arcoiris. En el cuento, Pablo se está yendo a la cama cuando le pregunta a su mamá ¿de qué color son los besos? y su mamá le responde que hay de muchos colores y formas, dependiendo de lo que quieran expresar. Los hay rojos y brillantes, que son besos divertidos y bromistas. También los hay naranjas y jugosos, llenos de vitaminas, como los que nos despiertan por las mañanas. Los hay amarillos, cálidos e intensos, verdes y musicales, azules y esponjosos, que expresan un amor profundo, lilas, como los que nos consuelan si estamos tristes… Pablo se da cuenta de que ¡Los besos son de los colores del arco iris!  Su mamá le da entonces un beso de buenas noches, un beso blanco que expresa tranquilidad y paz. Esos besos blancos nacen de un beso que se dan todos los colores del arco iris.

Las ilustraciones son muy bonitas, de colores brillantes y muy originales. Y dibujan a la perfección cómo es ese momento de irse a la cama para un niño. Reflejan ese calor del hogar, de la cercanía de mamá y la dulzura de cuando uno va quedándose dormido.

El cuento está editado por Itsmagical, la autora del texto es Elisenda Queralt y de las ilustraciones Carla Pott. Tiene unas dimensiones de 21 x 21 cm y no tiene edad recomendada, aunque yo diría que es perfecto a partir de los 2 o 3 añitos.

Es además una buena oportunidad para ir explicando a los niños cómo “funcionan” los colores. En el cole van a aprendiendo a mezclarlos para obtener otros y el fenómeno del arcoiris lógicamente les fascina, así que podemos ir explicándoselo partiendo de este cuento y adaptándolo a su edad.

Una preciosa lectura que espero que os guste mucho.

Aquí tenéis un vídeo cuento para que podáis escucharlo…

Y no olvidéis darles muuuuchos muchos besos a vuestros peques 🙂

 

2

Rincón de Lectura: Una cosa negra

Después de un par de semanas de sequía lectora, vuelvo al Rincón de Lectura con fuerza y con muchas ganas. Esta semana he tenido oportunidad de leer y releer varios cuentos y álbumes ilustrados que me han gustado mucho. Os voy a ir hablando de todos ellos, empezando por nuestra adquisición de ayer: Una cosa negra, de Emilio Urberuaga.

 

portada

 

El protagonista de esta sencilla pero completa historia es Bruno, una cosa negra. Sí, sí, él es simplemente una cosa negra con dos ojos, pero con la capacidad de convertirse en lo que él quiera. Bruno está muy aburrido, y a lo largo de este cuento que transcurre durante un día irá encontrándose con una serie de animales con los que intentará jugar al escondite, pero ellos no le van a hacer ningún caso. Se va transformando en cada uno de los animales con los que se encuentra, con la peculiaridad de que él siempre seguirá siendo negro. Primero se encuentra con un dromedario, luego con dos camellos, luego con tres ovejas… Hasta llegar al número diez, en que lo que se encuentra le desanimará a seguir buscando con quién jugar. Sin embargo, una sorpresa le espera al final de la historia, se encontrará con una cosa blanca, y ella sí que quiere jugar al escondite.

 

contra

 

La historia es aparentemente sencilla, pero contiene muchas capas de lectura. Puede leerse desde esa sencillez narrativa con los más pequeños de la casa, pero además les inducirá al juego de contar, a distinguir colores, especies animales, lugares y hábitats, y es fantástico para pequeños lectores, puesto que los textos son cortos y la escritura de los números viene destacada en rojo.

 

camellos

 

Las ilustraciones son obra de Emilio Urberuaga, autor también de la historia, y Premio Nacional de Ilustración en 2011. Le conoceréis principalmente por sus ilustraciones más famosas, las de Manolito Gafotas, aunque ha ilustrado más de 90 títulos. Y las de Una cosa negra son fabulosas, de colores vivos, sobre un fondo blanco que las destaca, con ese toque infantil y simpático que a los niños les encanta (y a los mayores también).

 

cebras

 

La narración es ingeniosa, fresca y emplea un lenguaje coloquial que le da un tono divertido.

-Se dejó caer en el mar detrás de cinco pececillos, pero confundieron a Bruno con un tiburón y salieron pitando-

Y hay algún pequeño guiño a los lectores adultos, como el hecho de que uno de los animales con los que se encuentra Bruno son seis narvales (y la editorial es Narval).

Otra curiosidad es que la historia ocurre a lo largo de un día, desde la mañana a la noche, como puede verse por el sol redondo y naranja, que va dibujando una parábola en el cielo hasta que… al final del día Bruno se encuentra con Diana, una cosa blanca, y con la noche.

Una cosa negra está editada por la editorial Narval, como ya comentaba antes, y cuenta con 28 páginas de 22 x 22 cm.

Me fijé en la portada nada más verla entre un montón de libros. Me llamó la atención por los colores vivos sobre fondo blanco, con esa cosa negra con ojos mirándome. Una cosa negra, leí… y no pude evitar abrirlo. Entonces llegó mi peque, lo leimos con ella y quiso llevárselo a casa. Ahora mismo está leyéndolo con su abuelo porque está entusiasmada con su nuevo cuento.

En breve, más entregas de Rincón de Lectura amigos 😉 Feliz semana

1

Rincón de Lectura: Eres un artista

Hace unas semanas os hablé de un álbum ilustrado que me encanta, Soy un artista de Marta Altés, de sus preciosas ilustraciones y de la historia de su protagonista, un niño que se considera un artista ante todo y se siente incomprendido por su madre. Una historia muy simpática para los peques que nos deja un mensaje a los papás, nos recuerda cómo era ser niño, y cómo esa creatividad que alguna vez formó parte de nosotros probablemente se quedó en el camino al crecer. Recordando cómo era ser niños dejaremos a los peques serlo. Eso sí, hay que poner límites porque no todo en el mundo es un lienzo, jejeje, o si no que se lo digan a mi pobre pared 😉

Bueno, pues vuelvo a mencionar Soy un artista porque hoy voy a hablaros de un libro que tiene mucho que ver con él. Después de crear este álbum ilustrado, Marta Altés dio un paso más y creó Eres un artista, un libro de actividades a través del que los peques podrán desarrollar su creatividad.

 

portada1

 

El prota de Soy un artista anima a los niños a convertirse en unos artistas, como él, y para ello les va guiando y dando ideas que van mucho más allá de colorear un dibujo en blanco y negro. De hecho todo el libro es en color, y en él los peques tendrán que dibujar, colorear y mucho más, porque sobre todo se les anima a crear. Autorretratos, dibujos de animales, poner títulos a pequeñas obras y crear obras a partir de títulos… y sobre todo tienen que utilizar mucho su imaginación.

 

IMG_20160118_184825

 

¿Y quién mejor para guiar a los pequeños artistas que Marta Altés? Como ya sabéis a mi me encantan sus ilustraciones, y Eres un artista no se queda atrás con respecto a sus otras obras, allí están sus colores vivos, su estilo naïf muy cuidado, esas ilustraciones que saben conectar con los niños, que tienen chispa.

 

contra

 

Y para que el libro termine de encantar a los pequeños de la casa, incluye más de 100 pegatinas que podrán utilizar en sus creaciones artísticas. ¡Con lo que les gustan las pegatinas a los niños!

 

IMG_20160118_184909

 

Así que si tenéis que hacer algún regalo en breve, con Eres un artista seguro que triunfáis. O si os ha gustado la idea para vuestros peques, tenéis mi recomendación total. Nosotros, por ejemplo, se lo hemos regalado a mi sobrino de 5 años y estoy segura de que va a disfrutarlo.

Este libro de actividades está editado por Blackie Books. Tiene 32 páginas y unas medidas de 27 x 21,6 cm

¿Qué os parece? Muy chulo ¿verdad?

4

Rincón de Lectura: El ratón que se comió la luna

Empezamos esta fría semana con el Rincón de Lectura.

Hoy os traigo un cuento de la Editorial Juventud titulado El ratón que se comió la luna, de Petr Horácek. Un bonito álbum ilustrado con trazos sencillos e infantiles y sobre todo mucho colorido, perfecto para contárselo a los más pequeñines de la casa y también para los que se están iniciando en el mundo de la lectura. La narración es corta y la tipografía grande y fácilmente legible para ellos.

 

4063

 

El ratón que se comió la luna nos cuenta la historia de un ratoncito al que le encantaba observar la luna. Le parecía tan bonita que deseaba tener un pedacito. Un buen día se despertó y vió un fragmento de luna en el suelo. Se acercó y su olor le pareció tan delicioso que decidió darle solo un bocadito. La luna estaba realmente rica, así que no fue capaz de resistirse y dio otro bocadito y otro… hasta que se dio cuenta de que casi no quedaba nada. El ratoncito se puso entonces muy triste porque la luna nunca más volvería a lucir entera en el cielo y fue a contárselo todo a sus amigos, el conejo y el topo, quienes le dijeron que es imposible comerse la luna. Y entonces se hizo de noche otra vez y la luna apareció de nuevo entera en lo alto del cielo, lo que hizo muy feliz al ratoncito… pero… ¿qué se había comido entonces el ratoncito?

 

4063img2

 

Pues lo que el ratón se había comido era un plátano, jejeje. Por eso la luna tenía un olor y un sabor tan deliciosos. Pero el ratoncito no había visto nunca un plátano y por eso lo confundió con la luna. Los peques en cambio, rápido se darán cuenta de que lo que el ratón se está comiendo es un plátano y les hace mucha gracia el malentendido.

 

978-84-261-4063-0i3

 

Ahora mi peque está muy interesada por la luna y por su cambio de forma según van pasando los días. Dice que es como un plátano pero que va haciéndose más gordito hasta estar redonda. Yo de paso he aprovechado para conseguir que comer plátano le motive más, ya que la fruta no es precisamente lo que más le guste y le cuesta a menudo comérsela 😉

La verdad es que aparte de tener una historia muy simpática para los niños, el cuento es muy bonito, las ilustraciones, como he dicho antes, tienen mucho colorido, y tiene la peculiaridad de que algunas páginas están troqueladas y se ve la página siguiente. Por ejemplo, se ve al ratoncito a través del agujero de su madriguera.

 

4063img3

 

El cuento tiene 28 páginas, está encuadernado en cartoné y las dimensiones son 23,8 x 25,6 cm. La edad recomendada por la editorial es a partir de 4 años.

A mi, desde luego, es un cuento que me llamó la atención desde el primer momento que lo vi en la librería tanto por las ilustraciones como por la historia. Y a mi peque le encanta. Es sencillo, infantil y bonito.

Espero que os haya gustado mi recomendación de hoy. Seguiré buscando para contaros… 😉