0

Esas personas tan importantes… Los Abuelos

abueloHe tenido la suerte de conocer a mis cuatro abuelos y tengo la suerte de tener todavía una abuela, aunque ya no es la que fue… Ahora que ya “soy mayor”, que he sido madre y veo a mi peque con sus abuelos, echo mucho de menos a los míos. Un montón de recuerdos que tenía almacenados brotan desde lo más profundo de mi memoria. Y es que la relación que se tiene con los abuelos es muy especial. Soy consciente cuando les veo juntos. La peque para ellos es un aliciente como ningún otro, están felices desde que llegó. Mi madre, por ejemplo, juega con ella, canta, hace cosas que nunca habría imaginado sin importarle si hay gente mirándola o no. Y la peque les adora, es cariñosa con ellos, diría que más que con ninguna otra persona, son un pilar muy importante para ella además de “papáymamá”, como nos llama. Y no me extraña porque son un pozo de paciencia, siempre están dispuestos a jugar, a tirarse al suelo, y por supuesto, le dan todos los caprichos del mundo.

Pero es que además, qué importantes son los abuelos también para nosotros, los padres. Para nosotros también son un pilar fundamental. Y es que, al fin y al cabo, son nuestros padres. Siempre dispuestos a echar una mano, nos permiten tener de vez en cuando un respiro quedándose con la peque. Son nuestro colchón de emergencia si necesitamos que alguien la cuide porque tenemos que ir al médico o porque se ha puesto mala y necesitamos que alguien esté con ella. Son nuestro vademécum y el libro de crianza que al final más consultamos.

Aunque muchas veces nos saquen de quicio, sus consejos siempre, o casi siempre, son bienvenidos, porque la experiencia es un grado, pero sobre todo porque a nadie que te de un consejo le importas tanto como a ellos.

Debería haber un Día del Abuelo ¿no creéis?

————————————————————————————————————————————

A todos mis abuelos.

A mi abuela P. Gracias por todas tus herencias, las mejores y las peores (porque ser bajita tampoco está tan mal), como tú siempre has dicho: “pues hija, quién a lo suyo se parece honra merece”.

A mi abuelo E. por su alegría, chispa y creatividad.

A mi abuela C. por su vitalidad, fortaleza e independencia.

A mi abuelo F. por ser mi compañero de juegos y por el batido de los recreos 😉

0

10 consejos para ser mamá a tiempo completo y no morir en el intento

housewife-23868_1280Somos muchas las mamás que estábamos acostumbradas a ir cada día a trabajar y a raíz de tener a nuestros peques hemos pasado a quedarnos en casa, bien por decisión propia o bien porque nos hemos quedado sin trabajo.

Poder cuidar de tu peque o peques es, sin duda, algo maravilloso, poder disfrutar de él todo el día y poder dedicarle todo el tiempo y atención que necesita. Pero ser mamá (o papá, por supuesto) 24 horas también es algo muy duro. No hay desconexión posible, tu trabajo ahora es ser mamá a tiempo completo, y aquí no hay descanso para el desayuno ni para comer ni para hablar un poquito con el compañero de al lado.

Yo llevo ya un tiempecito siendo exclusivamente “mamá” y por eso sé que a veces puedes sentir que vas a implosionar en cualquier momento, que en ocasiones puedes sentir que nunca hablas con adultos o que puedes tener la sensación de que vives en chándal. Es imprescindible organizarte muy bien el día y pensar también un poquito en ti para no volverte loca y poder ser así una persona más equilibrada y una mejor mamá. Nuestros hijos nos necesitan mucho, pero nos necesitan felices y con nuestro depósito de paciencia cargado al 100%.

Estos son mis consejos (resultado de mi propia experiencia) para ser mamá a tiempo completo y no morir en el intento:

  1. Sal todos los días. Lo necesitáis tanto el peque como tú. Hay ocasiones en las que te enredas haciendo cosas en casa y si además el clima no acompaña es fácil que al final decidas no salir. Saca tiempo y ganas para hacerlo, aunque sea a un sitio cubierto o a casa de tu hermana. Es muy importante cambiar de aires.
  2. Organiza bien tu día. Cuando estás en casa parece que las tareas domésticas se multiplican por mil. Es importante organizarse para dedicar a cada actividad solo el tiempo necesario.
  3. Haz cosas divertidas con tu peque. Tienes la posibilidad de pasar tiempo con tu hijo. Sé consciente de que eso es un regalo y disfrútalo al máximo. Intenta sacar tiempo para dedicarlo en exclusiva a jugar o hacer algo divertido con él.
  4. Haz ejercicio. A veces parece imposible sacar tiempo, pero hacer ejercicio no solo es ir al gimnasio. Échale un poco de imaginación para moverte y mantenerte en forma.
  5. Relaciónate. En estos tiempos se vive una maternidad bastante solitaria. No es nada raro ir al parque por la mañana y que haya solo un par de niños más aparte del tuyo. Así que trata de crear un círculo de gente con la que relacionarte y hablar. Queda con tu familia y tus amigos cuando puedas.
  6. Deja que te echen una mano. Muchas tenemos la suerte de contar con la ayuda de nuestros padres. Cuando se ofrezcan a echarte una mano o quedarse un rato con el niño, acepta su ayuda. Sin echarle cara, claro 😉
  7. Haz planes con tu pareja. Cuando tus padres o tu hermana se ofrezcan a quedarse con el peque, aprovecha para hacer algo con tu pareja. Ir a comer, a cenar, al cine… lo que os apetezca, pero es bueno que podáis pasar algo de tiempo solos de vez en cuando.
  8. No dejes que tu cabeza se pare. Cuando tienes un niño, sobre todo al principio, puede darte la sensación de que de alguna manera “desapareces”. El peque absorbe todo tu tiempo, energía y también tus pensamientos. Mantén tu cabeza activa, no desaparezcas: lee, escribe, estudia, crea algo nuevo…
  9. Sigue unos horarios adecuados para tu pequeño. Aunque no vaya a la guardería o al cole, intenta que tu niño tenga unos horarios de sueño y comida adecuados para su edad. Esto es fundamental para su salud y desarrollo, y también es muy importante para los padres, porque el ritmo de toda la familia fluye con más naturalidad.
  10. Disfruta al máximo. Mi último consejo es disfrutar al máximo de la posibilidad de estar con nuestros peques en un momento de su vida que es fundamental para ellos. Incluso cuando “estar en casa” haya sido una decisión obligada. Sea cual sea nuestro caso siempre tenemos que pensar… QUE ME QUITEN LO BAILAO.
0

Cómo poder viajar con niños

Viajar siempre ha sido una gran motivación para mí, y he viajado todo lo family-23827_1280_200que he podido, pero en el momento en que tienes hijos las posibilidades se reducen mucho, sobre todo al principio. Sin embargo, para mi sorpresa, hemos podido viajar con nuestra niña mucho antes de lo que creíamos, y la verdad es que ha sido una experiencia muy positiva que espero que podamos repetir, aunque tendremos que ir adaptándonos en función de su edad.

Cuando la peque cumplió un año y medio ya teníamos muchas ganas de viaje y sin pensarlo mucho nos tiramos a la piscina, y la verdad es que, como os he comentado, la cosa nos salió muy pero que muy bien, así que me gustaría dar una serie de consejos que a nosotros nos funcionaron para aquellos que estén planteándose hacer un viaje con un niño pequeñito:

  • Lo primero es elegir bien el destino. Me explico, se puede viajar pero no va a ser lo mismo que antes, no podemos olvidar que vamos a ir con un niño, así que una buena idea es elegir un lugar previamente visitado. Eso te permitirá disfrutar del destino sin la presión de dejarte sitios sin conocer.
  • Hay que tener muy en cuenta la edad del niño y todo lo que esa edad implica. Por ejemplo, que el niño sea pequeñito tiene inconvenientes relacionados con la alimentación o los horarios, pero ventajas como que irá todo el tiempo en su carrito, permitiéndoos moveros a una velocidad más de “adulto”. Si es un niño que ya no va en carrito pero aún camina despacio y se cansa fácilmente, tendréis que tenerlo muy en cuenta y probablemente iréis más despacio pero seguramente podréis disfrutar todos más de cosas como la gastronomía.
  • Un consejo es optar por un apartahotel o similar para alojaros. Esto te permitirá hacer parte de las comidas allí, por ejemplo desayuno y cena, lo que puede ser una gran ventaja si os organizáis bien.
  • Hacer horarios de niño. Aunque tengáis que estar en el lugar en el que os alojáis a una hora más temprana de lo que acostumbraríais en un viaje, los niños por lo general son madrugadores y los días con ellos cunden mucho. Si os organizáis bien y desayunáis en el hotel o apartamento, cuando salgáis a la calle ya estaréis listos para disfrutar de vuestro destino. Si estáis en vuestro alojamiento para bañar al niño y darle de cenar, tendréis tiempo para una cena tranquila cuando se acueste y no cambiaréis demasiado sus horarios y rutinas, lo que a la larga hará el viaje mucho más fácil.
  • Dedicar algún momento del día a la diversión del niño: llevarle a algún parque, que pueda ver algo que le sorprenda o llame la atención, intentar que él también disfrute del viaje.
  • Llevar comida para el niño por si no le gusta la local. Los potitos o comida para bebés son muy socorridos y puedes llevar de sobra en la maleta salvo que el viaje sea muy largo. Esto lo digo por experiencia. Llevé comida por si acaso pero no suficiente para todos los días porque pensé que no habría problema en encontrar potitos en Alemania. Y resulta que a mi peque no le gustaron nada de nada, sobre todo los de frutas, que en vez de con fruta fresca estaban hechos a base de compota y sabían mucho más dulces.
  • Obviamente aconsejo llevar entretenimiento para los desplazamientos. Aquí los audiovisuales son infalibles (o casi).
  • Muy importante el tema de la documentación. Es la típica cosa que es muy obvia pero muy fácil que no se recuerde hasta el último momento. El niño necesita DNI y para viajar a determinados países también pasaporte. El DNI puede hacérselo uno de los dos padres pero para el pasaporte ambos progenitores tienen que estar presentes.
  • Los niños menores de 2 años viajan gratis en muchos medios de transporte. Aunque para viajar en avión ponga en la web que los niños de esta edad viajan gratis o que solo tienen que pagar un tanto por ciento del billete del adulto, puede ocurrir que si compras los billetes por internet no te den la opción de seleccionar este tipo de pasaje o de indicar que viajas con un niño menor de 2 años. No os confiéis y llamad por teléfono a la compañía aérea porque deben registrarlo también como pasajero.
  • En algunos países los niños solo pueden viajar en taxis con sillita homologada, por ejemplo en Alemania. Hay que tener en cuenta las normas y costumbres de cada país.
  • Por supuesto sobran las clásicas recomendaciones de llevar suficiente ropa, pañales, protección solar, etc…
  • Y por último, tomárselo con calma y disfrutar. No hay que ser ambicioso con el viaje, dará tiempo a ver lo que de tiempo y si no, pues otra vez será, pero hay que intentar, eso sí, disfrutarlo al máximo.