2

Madrileñeando: Museo de Ciencias Naturales

Hace un par de meses hicimos un plan que ha sido uno de los más exitosos de los últimos tiempos con la peque, así que paso por aquí a contároslo porque lo tenía pendiente.

11440001_46_3_0_gra

Museo Nacional de Ciencias Naturales (Madrid)

 

Era un plan que teníamos en mente desde hacía mucho tiempo, visitar el Museo Nacional de Ciencias Naturales. Yo no lo visitaba desde que de niña fui con el colegio y tenía ganas de volver, además creía que la peque podía disfrutar de toda la parte relacionada con los dinosaurios y demás (los dinosaurios la alucinan). Y resulta que el plan no es que estuviese bien, es que fue un exitazo.

Yo que creía que en cosa de una hora ya habríamos visto todo y estaríamos en la calle disfrutando del solecito que hacía ese día, y resulta que la peque no se quería ir de allí. No exagero si digo que estuvimos dos horas y pico de visita.

Así entre nosotros os diré que a mi me pareció que el museo se había quedado un poco anclado en el tiempo. El concepto es el de museo a la antigua con vitrinas en las que se exponen muestras de las diferentes especies del reino animal, la relación entre unas y otras, evolución, fósiles, restos de nuestros antepasados, de especies extinguidas… Todo muy interesante pero poco dinámico. Aunque también tengo que decir que se trata de algo muy complejo y difícil de exponer con claridad.

Sin embargo, para nuestra sorpresa, nuestra peque alucinó viendo las diferentes especies animales, sus esqueletos, todo lo relacionado con sus formas de vida… Y bueno, ya con los huesos de los dinosaurios no sabía ni por dónde empezar. Gritaba: “¡Mamá, un pterodáctilo! ¡Y un T-Rex!” jajaja. Me dejó loca cuando vi que los reconocía.

IMG_20161001_181801.jpg

¡Mira mamá, un pterodáctilo!

 

Así que desde nuestra experiencia, se trata de un plan muy recomendable con los peques y que te permite explicarles muchísimas cosas. Ellos además ponen sus cabecitas en marcha para intentar entenderlo todo y encajar las piezas. Y la verdad es que es genial ver cómo lo van haciendo y sobre todo la capacidad que tienen para sorprenderse con cada detalle y para disfrutar y exprimir cada experiencia.

museo-ciencias-naturales-1024x768

T-Rex

Como siempre mis recomendaciones:

El precio es asequible, 7 €, los niños menores de 4 años no pagan y los de 4 a 16 tienen precio reducido. En cuanto a los horarios, mejor consultarlos porque creo que hay variaciones en función de la época del año.

Una cosa importante, el museo tiene dos partes y hay que salir del edificio para acceder a cada una de ellas porque se encuentran en los extremos del mismo, ya que la parte central está ocupada por el Colegio de Ingenieros Industriales.

Y por último, si vais sin tomar café y creéis que vais a poder tomar uno dentro, no contéis con ello… El museo, como os decía antes, está aún anclado en el tiempo y no dispone de cafetería ni nada similar como es habitual ahora en otros muchos museos. Solamente disponen de una zona de autoservicio (máquinas de café, refrescos y snacks), que además está en el sótano. Vamos, que no es un bonito sitio en el que disfrutar de una parada.

Esas pegas aparte, mi peque se lo pasó bomba. De verdad que a nosotros mismos nos sorprendió lo muchísimo que disfrutó. Así que por nuestra parte, recomendación total.

Anuncios
2

Madrileñeando: Museo Nacional de Ciencia y Tecnología

Es lunes, he tenido un buen fin de semana y me he venido arriba, así que he decidido que hoy estamos de estreno en Y de repente papis. Hoy pongo en marcha la sección Madrileñeando, en la que os iré contando nuestras aventuras, descubrimientos y paseos por esta maravillosa ciudad en la que vivimos, llena de rincones interesantes para grandes y pequeños.

Y el primer post de Madrileñeando va a estar dedicado a nuestra visita de ayer al Museo Nacional de Ciencia y Tecnología de Alcobendas, centrado en la promoción del conocimiento, la cultura y la educación científica a través de colecciones históricas de ciencia y tecnología y también a través de actividades educativas e interactivas.

 

museo 4

Museo Nacional de Ciencia y Tecnología

 

La verdad es que el plan surgió por pura casualidad, estábamos buscando algo interesante que hacer con la peque en un día lluvioso y me acordé de este museo, del que me habían hablado hace unos días.

Aunque nuestra peque es aún demasiado pequeña para enterarse y poder sacarle partido, el museo tiene una gran ventaja, es gratis todos los días (lunes cerrado), así que decidimos acercarnos para dar una vueltecita y aprovecharlo en la medida en que nos fuese posible. Y tengo que decir que lo pasamos muy bien y hoy la pequeñaja se ha despertado hablando del museo

Para niños más mayores me pareció una buenísima opción para pasar una mañana o tarde del fin de semana, y para los que estén en edad pre-escolar, está bien para dar un pequeño paseo. El museo no es muy grande, lo que veo como una ventaja de cara a los niños. Está organizado en dos plantas más la azotea. En la planta baja se encuentra la Sala Patrimonio, en la que se exponen las colecciones del museo. Muestran la evolución del microscopio, de los aparatos de fotografía y cine, una pequeña muestra de la historia de la medicina a través de diferentes instrumentos, la evolución de la tecnología doméstica (con televisores, teléfonos, radios…), los primeros automóviles, bicicletas, velocípedos… Bastante interesante, y sobre todo expuesto de manera esquemática y más que suficiente para los niños.

 

museo 3

Automóvil expuesto en la Sala Patrimonio

 

En la Exposición Temporal de la planta baja, hay hasta diciembre una muestra de Biotecnología, que muestra el uso de organismos vivos para crear productos o servicios, como ropa o alimentos.

En la primera planta se encuentra la Sala Gabinete, con instrumentos de los gabinetes de física y química que se formaron a mediados del siglo XIX, y lo que más disfrutan los niños, la Sala de Interactivos, con más de 60 módulos relacionados con las ciencias experimentales que ellos mismos pueden manipular.

 

museo 1

¡Mira mis manos!

 

Nosotros dimos un paseo rápido por las salas, entreteniéndonos un poco más en la zona de los automóviles y bicicletas, que a la peque le encantaron, y después estuvimos prácticamente todo el tiempo en la Sala de Interactivos, donde, obviamente no intentamos explicarle el Principio de Arquímedes, pero pudo manipular un montón de módulos experimentales que la volvieron loca. Eso de ver subir un globo colocado sobre una columna de aire después de tocar un botón, o hacer subir y bajar en el agua a un pez con una pequeña bomba de aire que ella manejaba, le encantó.

 

museo 2

¡A ver si la coges!

 

En la última planta hay una gran azotea y un Planetario, en el que se hace una simulación astronómica en diferentes pases organizados. Fue una pena no poder entrar en el Planetario, porque la sesión que nos venía bien por hora ya estaba completa, pero nos lo recomendaron para niños de todas las edades.

Para los más pequeños el museo cuenta además con 3 áreas especiales:

  • Nanoespacio (3-5 años): un área experimental dedicada a los sentidos.
  • Nanoplanetario (3-8 años)
  • Microespacio (3-8 años): un área de experimentación sobre la materia, mecánica, luz y comunicación.

Tanto el acceso al Planetario como a los espacios para los niños tiene un precio de 3€ por persona, y a los espacios para niños no pueden entrar acompañados, se quedan con los monitores, pero puede verse desde fuera.

Y otra cosa con la que todos los niños andaban ayer locos: podréis haceros una foto con los peques en ¡la luna! Bueno, en un photocall de la luna, pero da bastante el pego ¿o no?

 

museo 5

¿Vamos a la luna?

 

En definitiva, un buen plan para hacer con niños, sobre todo mayores, porque le sacarán más partido, pero también está bien para un paseo con los más pequeños, que disfrutarán de los módulos interactivos, los espacios para niños y el planetario.