3

Rincón de Lectura: Este álbum se ha comido a mi perro

Tenía idea de continuar con los cuentos dedicados a la luna, pero ha habido uno que se nos ha colado por mérito propio. Ayer cuando la peque estaba cenando, me pidió que le contase cuentos. Le conté varios de los que tiene en casa, pero al cabo de un rato se cansó y me dijo que le contase el del cuento que se tragaba al perro. Me quedé sorprendidísima porque se estaba refiriendo a un cuento que leímos en una librería hace al menos tres semanas y del que no habíamos vuelto a hablar. Así que busqué en youtube alguna lectura y se lo puse.

—Sí, sí, este es— dijo.

 

Este_album_se_ha_comido_Cubierta.indd

 

Está claro que el cuento le gustó tanto como para quedarse en su memoria durante semanas, y por eso he decidido hablaros hoy de él. Se llama Este álbum se ha comido a mi perro. Es obra de Richard Byrne y está editado por Bruño.

Claudia está paseando a su perro…cuando de repente el perro desaparece detrás de la segunda página del cuento. Parece que se lo ha tragado. Llega entonces un amigo de Claudia, Ben, y… al ir a buscar al perro ¡desaparece también! Lo mismo ocurre con la ambulancia de perros, con los bomberos… Claudia se enfada mucho y decide enfrentarse al cuento, pero también se la traga a ella ¿Cómo puede ser? De repente aparece una carta que alguien parece haber lanzado desde algún sitio. Es de Claudia, y pide ayuda al lector. Le pide que sacuda el cuento, y al sacudirlo empieza a salir de dentro de él todo aquello que se había tragado, el perro, Ben, Claudia… y todo vuelve a la normalidad. Bueno… todo no 😉

 

perr

 

Es una idea muy original. Reconozco que me hizo bastante gracia cuando lo leí, y está claro que a mi peque también porque no sólo se rió el día que lo leímos si no que se acordaba perfectamente de él tras tres semanas.

Las ilustraciones son del mismo autor del texto y son muy chulas. Juegan con la desproporción entre los elementos, dándoles un aire infantil y desenfadado. También utiliza este “truco” con la tipografía, con letras de diferentes tamaños.

Aparte de lo original de la historia, lo mejor es que el niño interactúa con el libro, ya que su protagonista le pide ayuda directamente para solucionar su problema. El niño es el que agita el cuento y ve cómo gracias a eso todos los personajes vuelven a aparecer. La verdad es que es una idea muy divertida.

 

81eJp-RcZgL

 

Este álbum se ha comido a mi perro tiene unas dimensiones de 25×25,5 cm, 32 páginas en papel, y la editorial lo recomienda a partir de 3 años.

Hasta aquí mi recomendación de hoy en el Rincón de Lectura. Espero que os haya gustado.

¿Conocíais ya este cuento?

Anuncios