0

Rincón de Lectura: Mis trucos para sobrevivir a la clase de natación

¡Hola!

Cuánto tiempo sin pasar por aquí… Qué difícil es a veces hacer todo lo que se quiere… jejeje

Pues bien, hoy vengo a hablaros de un libro nuevo. En este caso para niños más mayores y que he tenido la oportunidad de leer gracias a Boolino. Un placer poder fomentar de alguna manera con ellos la lectura entre los más pequeños.

 

mis_trucos_alta

 

Mis trucos para sobrevivir a la clase de natación es obra de Gideon Samson y tiene el interés particular de tener una base autobiográfica. Un niño, Gid, debe enfrentarse a su peor pesadilla cada jueves: las clases de natación. ¿Y por qué es su peor pesadilla? Pues porque le da miedo el agua, pero resulta que en Holanda, a principios de los años 90 (ahora no sé cómo será la cosa) los diplomas de natación A y B eran obligatorios.

La narración es amena, siempre en primera persona, y nos muestra el mundo a través de los ojos del protagonista. En realidad, más que el mundo nos muestra su mundo.

La parte más interesante es que la historia gira en torno a algo que es bastante frecuente entre los niños, el miedo al agua, aunque también puede extrapolarse a otro tipo de miedos frecuentes en la infancia: a la oscuridad, a quedarse solo, a la noche, a las alturas…

También es interesante cómo el protagonista habla constantemente de algo que es muy habitual en la infancia, o al menos yo lo recuerdo así, las supersticiones. ¿No pensabáis vosotros cosas del tipo: “Si hago tal cosas cinco veces no me caeré de la bici”?

A menudo los niños tratan de enfrentarse a sus miedos agarrándose a supersticiones que les proporcionan esa seguridad que necesitan en determinados momentos o ante determinadas situaciones. Los adultos solemos olvidar que de pequeños nos aferrábamos a ese tipo de creencias y este libro me ha hecho recordarlo.

Lo que no me ha terminado de convencer es el enfoque en algunas cuestiones relacionadas con las percepción de los niños sobre los otros niños. Sí, es cierto que la espontaneidad y sinceridad de los niños está ahí y es a menudo adorable, pero no me ha terminado de convencer cómo el autor ha trasladado determinados pensamientos  al libro. Sobre todo referentes a niños de otras razas o con dificultades de aprendizaje. No es insultante, pero no me ha hecho sentir cómoda. Quizá soy demasiado sensible, todo puede ser. Lo mismo me ha ocurrido con los trucos que el protagonista utiliza para librarse de ir a nadar. Para mi gusto traspasan la barrera que hay entre la mentirijilla inocente y la mentira elaborada y consciente. Teniendo en cuenta que los lectores son niños…no me ha gustado mucho.

Lo mejor, sin duda, la parte final del libro en que el protagonista conoce a varios personajes de lo más dispar que le van a demostrar que las cosas no son tan malas como él las pinta y que sí le importa a mucha gente, dándole esa seguridad que tanto necesita y ese empujón para conseguir enfrentarse a su miedo a nadar.

Optimismo y ganas de superación ante todo.

Un libro que me ha dejado un sabor agridulce. Simpática la historia, interesantes algunos de los aspectos que se tratan en ella, pero en mi opinión un poco erróneo el enfoque con respecto a algunas cuestiones.

Mis trucos para sobrevivir a la clase de natación es un libro editado por Takatuka y recomendado para niños de entre aproximadamente 9 y 12 años.

Hasta aquí mi reseña de hoy. ¡Espero que hasta pronto!

Anuncios
0

Madrileñeando “en Navidad”: la Ciudad de los Sueños

Ya sabía yo que al final iba a pasar esto… que por mucho que me empeñase en que no fuese así, iba a estar medio desaparecida con esto de las vacaciones de Navidad. Pero tengo que decir que es porque las estamos disfrutando al máximo, no os voy a mentir 😉

Ayer concretamente hicimos uno de esos descubrimientos que tanto me gustan a mi para traerlos a Madrileñeando: la Ciudad de los Sueños de Torrejón de Ardoz.

 

IMG_20151229_183555[1]

 

Suena bien ¿verdad? Ahora mismo os cuento qué es, pero es que no sólo estuvimos allí. Hicimos un super plan combinado Alcalá de Henares-Torrejón y pasamos un día genial y muy navideño.

Hacía bastantes años que no íbamos a dar un paseo por Alcalá. Gran error por nuestra parte porque es una ciudad preciosa para pasear, con mucho que ver y con una interesante oferta cultural. Fuimos por la mañana y dimos un paseo fantástico con la peque, comimos genial de menú y a muy buen precio y disfrutamos del halo cervantino que envuelve sus calles.

 

IMG_20151229_162957[1]

 

 

IMG_20151230_211105[1]

 

Y por la tarde, nos dirigimos a nuestro destino final del día, un lugar dedicado a la Navidad y a los niños por completo: la Ciudad de los Sueños.

Torrejón de Ardoz se toma muy en serio la Navidad y transforma toda la Plaza Mayor en un lugar mágico para los niños, este año con una ciudad dedicada a los cuentos, con representaciones de los personajes y entornos de cuentos más famosos como Pinocho, Los tres cerditos, La Bella y la Bestia o Frozen.

 

IMG_20151229_184157

 

IMG_20151229_194015

 

Las calles decoradas a tope, la plaza preciosa con todos los árboles iluminados y diversión asegurada y caras de alucine de los más pequeños. Porque la cosa no se queda ahí, hay varios trenecitos que van pasando entre las enormes setas de los cuentos, junto a los personajes y la vegetación. Hay un tiovivo muy chulo imitando a los de época y un mercadillo de casetas de madera en el que los tenderos van disfrazados de piratas, princesas o duendes.

 

IMG_20151229_194203

 

IMG_20151229_195014

 

IMG_20151229_194536

 

Cada hora (esto depende del día de la semana, así que mejor consultar horarios) hay un espectáculo del grupo Los guachis y lanzan copos de nieve y pompas por toda la plaza para que los niños terminen de alucinar.

 

Ayuntamiento Torrejón de Ardoz

 

En una de las esquinas de la plaza está el cartero real para que los niños puedan dejar su carta a los Reyes Magos. Vamos, que no se les ha olvidado un detalle, porque por supuesto, también hay música navideña o de cuento constantemente en toda la plaza.

Eso sí, hay muuuucha gente. Ayer era día de diario y había cola para montar en cualquier cosa, además de para comprar los billetes. Si os animáis a ir, se compran todos en la caseta blanca que hay en el centro de la plaza. Esto lo digo para que no os paséis un rato dando vueltas como nosotros.

La verdad es que a nosotros nos gustó conocerlo. No teníamos ni idea de que se montaba algo tan enorme en Torrejón en estas fechas hasta que me lo “chivaron” la semana pasada. Estuvo muy bien y nos encantó ver la cara de la peque con los ojos como platos por todo lo que había alrededor. Estaba encantada, de hecho no se quería ir de ninguna manera, tuvimos que convencerla con artimañas del tipo “ya van a cerrar y todos los niños se van a dormir”.

 

IMG_20151229_183613[1]

 

Nosotros que no somos muy de esperar colas, vamos que nos da una pereza tremenda, montamos a la peque solamente en el tiovivo, que le encantó y después la llevamos a los columpios. Sí, hay una opción para los que no quieran esperar colas, una zona de columpios (para bastante peques, eso sí) también en plena plaza, con acceso controlado pero totalmente gratis.

Nosotros desde luego lo recomendamos al menos para darse una vuelta con los peques porque de verdad que alucinan con tantas luces, con la Ciudad de los Sueños, con las pompas y la nieve…

 

IMG_20151229_183501[1]

 

Yyyyy… si creéis que aquí termina todo, estáis equivocados, jeje. Un último as que me he guardado en la manga. Muy cerquita de la Plaza Mayor han montado una pista de patinaje sobre hielo. Así que si váis con niños un poquito más mayores y os queréis animar, ya tenéis el super plan completo.

¡A seguir disfrutando de la Navidad!