6

Tu compra online con Lola Market

Este es un post que llevaba tiempo pendiente de escribir, pero hasta hoy no he encontrado el momento. Va ser breve porque lo que tengo que contaros es muy sencillo, pero no quería dejar de hacerlo, porque la verdad es que la experiencia con Lola Market fue muy buena y quería compartirlo con vosotros. De hecho vamos a repetir con la compra de esta semana 😉

 

lolalogohd

 

Lola Market te ofrece un servicio de personal shopper para hacer la compra en una serie de supermercados y mercados, con todas las ventajas que eso supone. La ventaja con respecto a hacer la compra online directamente en la web del supermercado es que ante cualquier duda tu personal shopper se pondrá en contacto contigo para resolverla. Otra ventaja es que no solamente podrás comprar productos en supermercados, sino también en determinados mercados cercanos a tu código postal. Y otra gran ventaja es que puedes elegir la franja horaria de entrega, pudiendo seleccionar que ésta se realice incluso en ¡sólo una hora!

Los gastos de envío tienen un precio muy razonable, menor incluso que en algunos supermercados. Y además hay una ventajita extra, y es que tengo un código promocional para que os descuenten 20 € (en una compra mínima de 60 €). Código = YdeRepentePapis

 

1653466_1747035572178614_4517823232214643805_n

 

Sólo tenéis que entrar en Lola Market y meter vuestro código postal. Aparecerán entonces los mercados y supermercados en los que podéis hacer vuestra compra, y después ya solamente queda seleccionar los productos que queráis y meter el código a la hora de pagar para que apliquen el descuento.

Por mi parte yo acabé encantada porque me pareció fácil, los precios los mismos que en el súper y sobre todo la entrega muy rápida y puntual. Ya os digo que esta semana que no hemos tenido tiempo de ir a hacer la compra, vamos a hacerla otra vez a través de Lola Market.

Espero que esta información os haya resultado útil y que si os interesa aprovechéis el código que oye, 20 euritos son 20 euritos 🙂

¡Feliz fin de semana amigos!

7

Fiambreras personalizadas Petit Fernand

Hace unas semanas os hablaba de las Etiquetas de Petit Fernand para marcar la ropa y otros objetos de vuestros peques. Pues ahora he tenido oportunidad de probar sus fiambreras personalizadas y también tengo que hablaros de ellas porque son rechulas 😉

 

ok

 

fiambrera super abierta

 

Camping, picnic, excursión, día entero recorriendo la ciudad… En cualquiera de esos casos viene genial una fiambrera adecuada para llevar la comida o la merienda de los peques, y las de Petit Fernand me han encantado. Tienen un montón de compartimentos para diferentes alimentos, todos movibles, y una barra de hielo para mantener los alimentos fríos. Son aptas tanto para microondas como para frigorífico, y están fabricadas sin BPA ni ftalatos.

Y la parte que más les gusta a los niños es que puedes personalizarlas y ellos mismos pueden participar. La fiambrera puede ser rosa o azul y puedes elegir entre 16 diseños diferentes para todos los gustos: animales, dibujos espaciales, un paisaje parisino, hadas, super héroes… Cuando encargamos la fiambrera de mi peque fue ella la que eligió el diseño, tanto el color como el dibujo. Lo tuvo clarísimo desde el principio. Qué claras tienen a veces las cosas los niños ¿verdad? Es algo increíble.

 

Lunchbox_Bleue_Ess_3-e1451923424453

Lunchbox_Rose_Es_1-e1451923430113

 

Puedes añadir un texto totalmente personalizado como el nombre de tu peque o algo del tipo Merienda de Paco, lo que más te guste. Y para completar el kit tienen también cantimploras.

El envío fue muy rápido y ahora mi peque está encantada con su fiambrera nueva. Además, eso de haber elegido ella el dibujo y ahora tener la fiambrera, le hace especial ilusión. Ahora nos está poniendo la cabeza como un bombo con que quiere que vayamos de camping y se tira todo el día con la fiambrera y la mochila para arriba y para abajo haciendo acampadas o “campañas” como dice ella.

Ya lo tenemos todo previsto, en cuanto empiece el buen tiempo, nos vamos de camping… ¡por primera vez con la peque! Va a ser muy divertido, cuando llegue el momento, os contaré qué tal la experiencia, por supuestísimo 😉

6

Etiquetas super chulas Petit Fernand

Bueno, pues ya estamos metidos de pleno en el 2016, y de momento podemos decir que nosotros hemos empezado con fuerza, por eso me he asomado menos por el blog. Pero yo creo que, ahora sí, ya estoy de vuelta para quedarme. Andamos con un cambio entre manos que me está quitando muchísimo tiempo, pero creo que en breve estará solucionado del todo y volveremos a la normalidad y la rutina. Ya os contaré en su momento 😉

Hoy voy a hablaros de un producto que he tenido la oportunidad de probar y que la verdad es que me ha gustado mucho y que además me ha venido fenomenal porque he tenido que marcar últimamente varias prendas de la peque, las etiquetas Petit Fernand,

 

Trio_Etiquettes-Repas_Es_1-e1428944507610

Etiquetas para marcar ropa y objetos de Petit Fernand

 

En primer lugar me han ayudado a solucionar un pequeño problemilla que tenía… No sé cómo marcáis vosotros el calzado de los peques para el cole, pero a mi esto me traía de cabeza este año. En la guarde lo hice con un indeleble en la suela de las deportivas, pero este año se borraba el nombre en un solo día, y dentro de la deportiva no había forma humana de ponerlo porque o no podía escribirlo o no se veía. Bueno, pues Petit Fernand tiene unas etiquetas autoadhesivas para zapatos chulísimas. Por fin he podido marcar las deportivas y no estoy pensando en que la peque va a venir con otras cada vez que hace psicomotricidad en el cole.

 

Petit-Fernand_zapatos

Etiquetas adhesivas para zapatos. Una buenísima idea

 

Principalmente tienen etiquetas para marcar ropa y objetos personales, pero también tienen etiquetas para regalos, o incluso objetos personalizados como cantimploras o fiambreras.  Yo además de las etiquetas para zapatos tengo las termoadhesivas para la ropa y estas Navidades he utilizado sus etiquetas para poner el nombre en los regalos, y la verdad es que estoy encantada.

Tienen un montón de diseños entre los que elegir, y de momento puedo decir que son bastante resistentes a los miles de lavados a los que sometemos a la ropa de los peques.

Me gustó mucho además la forma de enviar el pedido. Viene en una especie de “talonario” con todas las etiquetas diferenciadas y la guía de aplicación y mantenimiento de cada tipo. La verdad es que todo muy cuidado.

 

IMG_20160114_112512

IMG_20160114_112607

IMG_20160114_112626

 

Una forma diferente y efectiva de marcar la ropa y el material de los peques.  Ellos ademas pueden ayudarte a personalizar sus etiquetas y les parecerá mucho más divertido que la típica etiqueta blanca con el nombre de toda la vida. Y lo más importante… ¡¡¡a mi me han resuelto el problema de los zapatos!!! jejeje 😉

0

Nuestra lista de cosas útiles de los 2 a los 3 años

Hace mucho que no escribía ninguna entrada en la sección Cositas útiles. Parece que desde hace un tiempo hemos entrado con la peque en una especie de rutina en la que casi todo cuadra más o menos y no estamos necesitando tirar tanto como antes de imaginación y artilugios varios para resolver las cuestiones con las que nos vamos encontrando en la aventura de la paternidad. Pero como mi peque está a punto de cumplir 3 añitos, he estado haciendo un repaso mental de las cosas que hemos adquirido a lo largo de este último año con las que luego hemos pensado: ¡esto ha sido una buena idea!

Como os digo ya no es como antes, cuando la peque era un bebé, que necesitabas muchas más cosas para salir a la calle, para el baño, para cambiarla… Hemos notado un gran cambio de un año para acá porque ha dejado claramente de ser un bebé para pasar a ser una niña, pequeña, pero una niña. El número de artilugios ha disminuido notablemente en la casa, y el listado de artículos útiles para esta edad es mucho más corto que en edades anteriores, peeeero no por ello menos importante 😉 😉 😉

Estas son las cosas que nos han hecho la vida un poquito más fácil a todos durante este último año:

  • Escalón: a más de la mitad de vosotros os suena este escalón ¿a que sí? Bueno, pues es uno de nuestros objetos fundamentales en casa en el último año. A la peque le sirve para llegar al baño, para lavarse las manos y los dientes, para subirse a la silla, para ayudarnos en la cocina… y para mil cosas más. Va con él por la casa para poner el mundo algo más a su altura, y a veces también le da usos más originales como silla para los muñecos o lugar bajo el que esconder cosas.

forsiktig-escalon-blanco__0179379_PE331769_S4

  • Adaptador para el baño: ya os había hablado de él cuando escribí sobre la Operación Pañal. Fue un gran invento para nosotros en ese período de adaptación y también después, ya que le permite ser más autónoma en el baño y estar más a gusto. El adaptador de viaje ahora lo estamos utilizando menos, pero este verano fue fundamental en nuestros viajes.

 

IMG_20151206_203032[1]

 

  • Sillón mini: nosotros lo llamamos la silla de leer, aunque esa es solo una de sus utilidades. Nos gusta mucho poder tener un sillón a su medida en el salón. Aunque luego la mayoría de las veces se sienta en el sillón grande, a ella le gusta tener sus propias cosas y este sillón es parte de su espacio en el salón. A veces se sienta en él con sus cuentos, a ver la tele o simplemente a jugar.

 

 

poang-sillon-para-ninos-beige__0371849_PE552111_S4

  • Silla mini: lo mismo pasa con esta silla. A la peque le encanta tener sus propias cosas y a su altura. Esta silla la utiliza para sentarse a comer, para pintar, jugar con los puzzles, es la silla de la profe cuando juega al cole… y como es ligera también la lleva por la casa en función de lo que necesite. Generalmente está en el salón pero a veces también la lleva a su habitación, a la cocina e incluso al baño mientras te estás duchando.

 

silla

 

  • Estanterías para tener los cuentos visibles y a su altura: así puede cogerlos cuando quiere, elegir entre los que hay y también va aprendiendo a tenerlos colocados.

 

libros

 

  • Juguetero a su altura: pues lo mismo que en el caso de los cuentos. Con este mueble nos hemos inventado un juguetero para que sus juguetes estén accesibles para ella y que a su vez vaya aprendiendo a colocarlos en su sitio y a recoger cuando ha acabado de jugar.

 

juguetero

 

  • Cama nido: la verdad es que nos la recomendaron y no nos arrepentimos. El hecho de que la cama sea nido nos permite dormir a su lado si está malita o si tiene una noche inquieta, y es especialmente útil en su caso, ya que no quiere dormir en otra cama que no sea la suya. Además, utilizamos la cama de abajo como red por si se cae (como ya nos pasó al principio a pesar de tener la barrera). Cada noche sacamos un poquito la cama de abajo y así nosotros nos quedamos más tranquilos.

Seguro que hay más cosas que me dejo y de las que no me he acordado, pero entonces será porque su utilidad fue más puntual. Estas son las cosas que prácticamente a diario nos están siendo útiles y que si se rompiesen tendríamos que reponer sin duda. Bueno, también deberían estar en esta lista los vasos y platos de plástico, sus cubiertos, pañuelos de papel por toda la casa y todo tipo de cosas para entretenerse como papel, pinturas de colores…. pero eso ya lo sabéis ¿no? 😉

¿Cuáles son vuestros imprescindibles con vuestros peques? Porque cada niño y cada familia es un mundo… 🙂

1

De la cuna a la cama: la barrera de seguridad para la cama

 

barrera portada ya

Barrera de Jané para camas compactas, de malla, abatible y plegable. Nuestra elección final

 

Aaaaaah no, creíamos que toda la complicación en esto de pasar a la peque a la “cama de mayores” como ella dice, acababa con la elección del colchón. Pero no, la elección del colchón fue el pistoletazo de salida de una serie de complicaciones (pequeñitas eso sí). Ya hablaré de las cuestiones relacionadas directamente con la peque, que llora cada vez que nos ponemos a hablar de su nueva cama porque quiere su cama pequeñita. Esta tarde concretamente hemos instalado la cama nueva, así que ya veremos qué tal se nos da la cosa con el cambio en sí.

De lo que voy a hablaros hoy es de la barrera de seguridad de la cama, porque la cosa no es tan sencillita como parece. Nosotros fuimos tan felices y despreocupados directamente a comprar una barrera para la cama, sin plantearnos más, pensando que en la tienda nos darían las diferentes opciones que tuviesen de largo, alto y diseño y fin de la historia.

Ellos nos dieron únicamente dos opciones no muy diferentes, solo había una diferencia de 10 cm de largo entre una barrera y otra, y nos decantamos por la más larga porque nos convenció más.

Cuando llegamos a casa la probamos en nuestra cama para ver cómo era y cómo quedaba, y entonces me di cuenta de una cosa que era muy obvia pero que la verdad es que ni se nos había pasado por la cabeza: ¿cómo íbamos a hacer la cama?

Resulta que hemos comprado una cama nido, pero no una cama-mueble, sino una estructura de cama normal con su somier y sus patas y otro somier con las patas plegadas debajo. Así que el edredón que hemos comprado es tipo bouti (término nuevo para mi hasta ahora) de los que cae hasta el suelo para así tapar la cama de abajo y que no se vea.

Y aquí es donde empieza la complicación porque la barrera de seguridad era abatible (aunque no todas lo son) para que puedas hacer la cama, pero siempre pensando en un edredón metido bajo el colchón. La idea es que abatas la barrera para hacer la cama y después la vuelvas a poner… pero en nuestro caso necesitábamos que la barrera pudiese estar abatida todo el día para poder poner el edredón encima, y esto no podía ser porque el alto de la barrera era mayor que la distancia desde la base del colchón al suelo, así que al abatirla, la barrera chocaba contra el suelo.

 

barrera movimiento

Barrera abatible 180 º / La primera barrera que compramos no podíamos abatirla del todo porque chocaba contra el suelo

 

La devolvimos, claro, y así empezó mi investigación en la red del mundo de las barreras de seguridad de la cama. No es que me haya convertido en una experta, pero os contaré lo que he conseguido sacar en claro de las diferentes opciones con que contamos los padres a la hora de seleccionar la más adecuada para nuestro peque y para el tipo de cama que tenemos.

Las principales cuestiones a tener en cuenta son la longitud y altura de la barrera. Las longitudes más habituales son 90 cm y 140-150 cm, aunque también he visto algunas de otras dimensiones (130, 180 cm…) y otras que son extensibles en las que puedes elegir entre varios largos. Las alturas más habituales están entre los 40 y los 50 cm, aunque como siempre hay opciones de todo tipo incluidas las barreras extensibles en altura.

¿Y qué dimensiones elegir? Pues aparte de ser algo que los padres valoraremos en función de la edad del niño y sus hábitos de sueño (si se mueve mucho o no…etc), lo más importante a tener en cuenta son las dimensiones del colchón, porque se recomienda que siempre haya una distancia inferior a 2 cm o superior a 26 cm entre la cabecera y el inicio de la barrera (y lo mismo desde los pies de la cama) por cuestiones de seguridad. Y también se recomienda que la barrera se levante por encima del colchón un mínimo de 16 cm.

Otra cosa a tener en cuenta es el nivel de seguridad de la barrera. Algunas únicamente cuentan con la fijación que ofrecen las barras que se colocan bajo el colchón mientras que otras incluyen además otros sistemas de sujeción a base de correas.

Muy importante es el tipo de cama que tiene el niño, si es una cama normal o una cama compacta (cama-mueble), porque en este último caso no vale cualquier barrera, sino que hay que elegir una pensada para este tipo de camas, ya que el colchón se encuentra encajado dentro de la estructura y si, por ejemplo, queremos una barrera abatible el punto de plegado debe encontrarse por encima de la madera lateral.

 

barrera cama compacta

Barrera instalada en cama compacta

 

barrera punto de plegado

En las barreras para cama compacta el punto de plegado está más arriba, no en la base de la barrera

 

Teniendo en cuenta nuestro caso, también hay que considerar antes de comprar la barrera cómo es la colcha, edredón… o cómo vamos a hacer la cama. La solución para nosotros, después de mucho investigar, ha sido precisamente comprar una barrera pensada para una cama compacta, con el punto de plegado más arriba de lo normal, porque de esa manera, aunque el alto de la barrera sea mayor que la distancia que va desde la base del colchón al suelo, al plegar la barrera no choca contra el suelo y puedes poner el edredón encima.

 

barrera abatida cerca

Barrera abatida en nuestra cama-nido. Como veis esta no choca con el suelo

 

barrera montada cama

Barrera levantada

 

cama hecha

Cama hecha con la barrera abatida

 

Vimos alguna en que la parte superior de la barrera podía extraerse durante el día, pero de longitud muy corta, así que no nos terminó de convencer.

No todas las barreras son aptas para niños de todas las edades, así que es importante enterarse bien antes de comprar una. Esto lo comento sobre todo porque en varias de las opciones que miramos no venían especificadas las edades a las que estaba destinado el producto.

Aparte de estas cuestiones, que son quizá las más fundamentales, hay mil opciones y barreras diferentes. Distintos materiales, por ejemplo. Las más comunes son las de malla, pero también las hay de madera e incluso de plástico. Muchas son plegables para poder llevarlas de viaje, y algunas incluso tienen luces de LED incorporadas como quitamiedos para el peque.

 

barrera plegada

Barrera plegada para llevarla de viaje

 

Por supuesto, hay muchísimos diseños, desde las más sobrias (como la nuestra, que bastante tuvimos con encontrar una que nos valiese como para ponernos a elegir dibujos…) hasta super coloridas y divertidas más fáciles de integrar en una habitación infantil.

Espero poder ayudaros un poquito con estos datos a los que estéis justo en este punto de transición a la cama.

Nosotros después de la elección de la cama, el colchón y la barrera, parece que ya tenemos todo listo. Ahora a ver qué tal se nos da el paso a la cama en sí. Os lo contaré en breve.

3

De la cuna a la cama: elegir el colchón

Acabamos de comprar la cama a la peque y no ha sido fácil elegir un colchón adecuado para ella. No porque sea algo demasiado complicado sino porque hemos recibido muy poca información por parte de los diferentes vendedores que hemos visitado, y no teníamos datos en nuestras manos para poder tomar una decisión. Por eso quiero compartir con vosotros lo que hemos conseguido saber acerca de la elección del colchón para un niño, después de dar muchas vueltas, de informarnos en mil sitios y de investigar en la red.

La elección del colchón para un peque es algo mucho más importante de lo que creemos. Es algo que influirá muchísimo en su descanso, y por tanto en su desarrollo, además de en su crecimiento, sobre todo en lo que se refiere a la columna vertebral.

 

niño descansando

El descanso en los niños es importantísimo

 

Como os decía al principio, hemos tenido que visitar varios centros de venta para poder recopilar algo de información útil, y después hemos tenido que completarla indagando en muchas webs de descanso. Me ha parecido tremendo que en prácticamente ninguno de los comercios que hemos visitado nos hayan dado nada de información sobre las diferentes opciones de colchón que se consideran más adecuadas para un niño de una determinada edad. Y os aseguro que hemos visitado lugares con mucha oferta. En prácticamente todos los sitios se han limitado a ofrecernos un producto que ellos consideraban adecuado, sin darnos claras razones para ello. Únicamente nos dieron varias opciones y más o menos nos detallaron las características de cada una, en una pequeña colchonería de las de toda la vida, en el resto de sitios, un desastre.

El caso es que después de mucho indagar hemos podido llegar a muchas e interesantes conclusiones.

Primero hablaremos de los materiales y la composición del colchón. La primera conclusión a la que llegamos es que lo más importante en un colchón para un niño de 2 años y medio (y durante bastantes años) es la firmeza. El colchón debe tener un grado de firmeza alto. La segunda es que es adecuado que tenga un nivel medio de adaptabilidad para que sea confortable y el sueño reparador. Y la última cuestión importante a tener en cuenta es que sea lo más transpirable posible y tenga un tratamiento adecuado anti-ácaros y anti-alergénico.

¿Cuáles son las diferentes opciones que encontramos?

Los colchones de látex quedan totalmente descartados sobre todo por no tener firmeza suficiente.

Parece que los colchones con mayor grado de firmeza son los colchones de muelles y los de núcleo de espuma. Pero dentro de ellos, no todos los colchones son iguales.

Los colchones de muelles pueden ser de muelle bicónico, ensacado o de hilo continuo, siendo los de hilo continuo los que presentan una mayor firmeza y durabilidad. Los de muelle bicónico son los “de toda la vida”, poco firmes y poco homogéneos. Y los de muelle ensacado son de firmeza media, sobre todo adecuados para colchones en los que duerme más de una persona.

Los colchones de muelle son siempre los que permiten una mayor transpiración (son los más adecuados en casos de niños alérgicos).

Por otro lado los colchones de núcleo de espuma son quizá los de mayor firmeza, pero tampoco son todos iguales. Los hay de gomaespuma (poco firmes y de baja calidad) y los hay con espumaciones de mayor densidad y alta calidad como los de núcleo de HR, Aircell…etc (pero cuidado, tampoco son todos iguales). De la composición dependerá directamente la firmeza del colchón. Cuidado porque las densidades excesivamente altas son menos transpirables por tanto menos recomendables para la salud del pequeño.

El colchón siempre va recubierto de una capa más o menos fina de un material que lo haga más confortable. Para que la adaptabilidad del colchón sea adecuada, el material viscoelástico es lo más recomendado, permitiendo un mejor descanso y un sueño más reparador. Pero cuidado aquí también con la cantidad de material viscoelástico que incorpore el colchón y con su densidad. Se recomienda que la capa viscoelástica no supere los 3-4 cm en el colchón de un niño.

Llegamos a la conclusión de que las opciones más adecuadas eran bien un colchón de muelles de hilo continuo de gran firmeza con una capa de viscoelástica de pocos centímetros, o bien un colchón de espuma (nos recomendaron núcleo HR) también con una capa de viscoelástico de pocos centímetros. Ambas opciones de gran firmeza y suficiente adaptabilidad. El de muelles más transpirable, el de HR algo más firme pero menos transpirable.

Pero aquí no acaba todo porque hay otras cuestiones a tener en cuenta a la hora de elegir el colchón:

  • Somier de lamas o base tapizada: otra vez aquí entran en juego la firmeza y transpiración. Una base tapizada nos dará mayor firmeza, mientras que un somier de lamas siempre permitirá mayor transpiración. De manera que suele combinarse el colchón de muelles con una base tapizada, y el colchón de núcleo de espuma con un somier de lamas, tratando de conseguir de esta manera punto idóneo de transpiración y firmeza.
  • ¿Otras personas van a dormir en ese colchón?: En algunos casos también un adulto puede utilizar con relativa frecuencia el colchón del peque (por ejemplo, si solo se duerme si te metes en la cama con él o si duermes en su cama cuando se pone malito). En estos casos, es más recomendable un colchón de núcleo de espuma porque soportará mejor el peso de una persona adulta y resistirá mejor el tiempo.

En nuestro caso finalmente elegimos un colchón de muelles de hilo continuo de gran firmeza con capa viscoelástica de 1,5 cm por ambas caras. Dudamos mucho con el soporte, pero finalmente nos decidimos por el somier de lamas. Aunque la base tapizada hubiera otorgado mayor firmeza, la peque aún pesa muy poco y nos decantamos por una mejor transpiración, ya que nos parece bastante importante sobre todo ahora que aún es pequeña y son fáciles los accidentes en la cama (pis, tirar un vaso con agua o cualquier otra cosa…), y aunque utilizaremos funda protectora, ésta no es mágica y puede moverse o filtrar algo.

Como hemos comprado una cama nido, para el colchón de abajo hemos elegido uno de núcleo HR y capa viscoelástica de 1,5 cm por ambas caras. Esta cama probablemente la usaremos poco pero casi siempre adultos, ya que nos pareció buena idea tenerla por si la peque se pone malita y hay que pasar la noche con ella o si un día viene su tía a casa (ahora la tía estará sonriendo feliz al leer esto, jejeje)… Así que esta nos pareció la mejor opción.

¿Qué medida de colchón es la adecuada para un niño?

Pues todas las webs relacionadas con el descanso hacen hincapié en que compremos para nuestros peques colchones con unas dimensiones que les permitan moverse con libertad y sentirse espaciosos.

Se han puesto bastante de moda en los últimos tiempos pequeñas camitas como paso intermedio entre la cuna y la cama (la de toda la vida). Es importante que el niño duerma en ese tipo de camas solamente el tiempo necesario y siempre y cuando esté cómodo, porque a pesar de que muchas de esas camitas “crecen” con el niño, lo hacen solo a lo largo, y en bastantes ocasiones pueden quedarse un poco escasas en lo que se refiere al ancho.

 

camita pequeña

Las camas pequeñitas a la altura de los niños se han puesto de moda

 

Otra pregunta que nos surge cuando compramos un colchón es ¿cuánto durará?

Los especialistas en descanso recomiendan dar a los colchones una vida máxima de 10 años aproximadamente. Pero en el caso de los niños, aparte de que es recomendable cambiarlo antes porque es probable que el colchón acabe mucho más “machacado” por el uso (subirse encima de la cama, pises y demás…), es importante cambiarlo cuando ya no sea adecuado para el peque.

La elección del colchón está íntimamente ligada con el peso y la complexión de la persona que lo vaya a utilizar. Puesto que se trata de niños pequeños, se da por hecho que pesan poco, y por tanto cualquier colchón de firmeza alta será suficiente. Pero si el niño pega un gran estirón o su complexión cambia mucho con el crecimiento, será algo a tener en cuenta en lo que se refiere al colchón y debemos observar si sigue siendo lo suficientemente firme para él.

Debemos observar si existen cambios en su descanso o si empieza a tener problemas para dormir bien. En esos casos debemos considerar la posibilidad de que el colchón ya no sea adecuado para él.

Hay una última cuestión muy importante que debemos tener en cuenta cuando compremos una cama: ¿cómo debemos cuidar el colchón?

Los consejos que dan los fabricantes y vendedores son:

  • Voltear el colchón 2 o 3 veces al año de los pies a la cabeza si se usa por una sola cara y también dándole la vuelta si se usa por las dos caras.
  • Airear el colchón de vez en cuando quitando el protector y dejando la ventana abierta.
  • Por supuesto, evitar maltratar el colchón dejando que los niños salten en él o similar.

Hasta aquí todo lo que hemos descubierto sobre colchones en las últimas semanas de “investigación” para comprar la cama de la peque. Espero que esta información os sea de ayuda a los que estéis pensando en comprar una nueva cama o los que como nosotros estén a punto de pasar al peque de la cuna a la cama.

Solo hay una cuestión sobre la que no he hablado y algunos habréis echado de menos, el tema de las marcas. ¿Cuál es la mejor? ¿Alguna especialista en colchones infantiles?

Siento deciros que aquí no puedo ayudaros demasiado porque encontrar información real al respecto me ha sido muy difícil, ya que cada marca se vende como la mejor, claro. Como nosotros no teníamos ninguna recomendación de nadie sobre ninguna marca concreta, hemos tirado por el camino que nos ha parecido más lógico, y hemos comprado los colchones de una marca conocida, de las de toda la vida, lo que no la convierte obligatoriamente en la mejor, pero al menos se trata de una marca consolidada.

 

hora de irse a la cama

Hora de irse a la cama…

 

Y esta es sólo la parte “técnica”. A ver ahora qué tal el paso a la nueva cama…

2

7 artículos para bebé super útiles

Accesorios útiles bebéComo ya os adelantaba el otro día, no todo va a ser desde el enfoque negativo con esto de los accesorios que compramos a los peques, porque no todo son gastos innecesarios.

Bueno, lo de necesario-innecesario quizá sería discutible, pero lo que sí hemos ido descubriendo han sido una serie de artículos que nos han resultado realmente útiles y nos han facilitado mucho las cosas con la peque. Tenemos que reconocer que algunos incluso nos han sorprendido, porque de inicio no terminaban de convencernos del todo y sin embargo se han terminado convirtiendo en imprescindibles.

Sin enrollarme más y tras haberos contado ya cuáles son nuestros 7 artículos para bebé innecesarios. Esta es nuestra lista de artículos de bebé súper útiles:

1. Cuna de colecho

De inicio yo no sabía ni que existiesen las cunas de colecho. Pero como ya os he contado en otras ocasiones, la peque dormía bastante regular, sobre todo al principio. La única manera de que durmiese algo era metiéndola en nuestra cama. Peeeero, entonces lo que ocurría era que no descansábamos nosotros. Porque aunque ahora el colecho cada vez está mejor visto, yo no os voy a mentir… yo estaba super incómoda. Me muevo mucho por las noches y con la peque en la cama no podía moverme a gusto, me moría de calor… y al final no pegaba ojo.

Y entonces descubrimos ¡la cuna de colecho! Es una cuna normal pero sin una de las barreras laterales. Y tiene un sistema para fijarla a tu cama. Así el peque duerme en tu cama pero sin dormir en tu cama. Un gran invento.

2. Hamaca

Fue un regalo de mis amigas y le sacamos muchísimo partido.

Es la típica hamaca/silla de bebé para casa. Mientras la niña era pequeñita, y durante un montón de meses, la utilizamos para tenerla incorporada, que es como ella quería estar, pero a gusto. Además, tenía un arco con muñequitos colgantes que se podía poner y quitar y la entretenía mucho.

3. Intercomunicador con cámara

El intercomunicador resulta muy útil, y la cámara puede considerarse prescindible pero la verdad es que en nuestro caso fue un extra del que ahora ya no prescindiría. La calidad de sonido e imagen era muy buena. Y la verdad es que te da una tranquilidad increíble, te permite estar mucho más relajado y no afinando el oído mientras intentas ver la tele.

Un imprescindible, sin duda. No es que no puedas vivir sin ella pero te hace la vida mucho más fácil.

4. Cojín de lactancia

Muuuuy cómodo tanto para dar el pecho al bebé como para darle el biberón. Te permite estar en una postura más relajada. En nuestro caso, que hicimos lactancia mixta desde bastante pronto, lo utilizamos los dos, tanto mamá como papá, y los dos encantados con la adquisición.

5. Cuna de viaje / parque

Como cuna de viaje la hemos utilizado cada vez que nos hemos ido a algún sitio y en todas nuestras vacaciones, además de para quedarse a dormir en casa de los abuelos.

Pero es que además le hemos sacado un partido increíble como parque. No teníamos idea en principio de utilizarla de esta manera, ni siquiera teníamos idea de hacernos con un parque. Pero es que la peque a partir de los 7 meses más o menos estaba feliz allí con sus muñecos porque veía que se las apañaba sola y se podía poner de pie, saltar o tumbarse sin hacerse daño.

6. Trona

También fue un regalo y aún la estamos utilizando. Muy útil cuando empiezas a introducir alimentos complementarios al niño, y ahora, aunque la peque “ya es mayor” y en una silla normal también nos apañamos, la seguimos utilizando bastante porque así no anda levantándose constantemente (porque es que no es capaz de estarse quieta) y también nos permite que esté a la altura de nuestra mesa cuando come con nosotros.

7. Adaptador para el baño portátil

Nuestro último descubrimiento y a la vez ¡descubrimiento estrella!

Ya os hablé de él en Consejos y accesorios útiles para la Operación Pañal. Pero vuelvo a mencionaros este invento porque ¡estamos encantados!

Ahora que hemos estado una semana de vacaciones nos ha salvado la vida en más de una ocasión. Cuando íbamos en el coche y a la peque le entraban ganas de “hacer sus cositas” solo había que parar y buscar un huequito evitándonos además baños de gasolinera y demás.

Vamos que lo RECOMIENDO a todos los que van a empezar o estén en plena retirada de pañal (se nota que estoy contenta con esta compra ¿eh?).

Y hasta aquí nuestro Top 7 de accesorios útiles para la peque. Hasta el momento, claro. Habrá más que iremos descubriendo a partir de ahora, así que os mantendré al tanto 🙂

¿Qué artículos os han resultado más útiles con vuestros peques? ¿Cuáles han sido imprescindibles para vosotros y os han sorprendido por su utilidad?

0

7 artículos para bebé innecesarios

Accesorios bebé innecesarios

Ahora que la peque ya ha pasado los 2 años y ya no se la considera un bebé, porque ya no lleva pañal, va a empezar el cole… en fin, que como ella dice “es una niña mayor”, ha llegado el momento de echar la vista atrás y hacer una lista de aquellos accesorios que parecían muy importantes antes de que llegase al mundo y casi no hemos utilizado, y también de otros que no pensábamos tener y sin embargo han resultado ser indispensables.

Empezaré en este post por aquellos que resultaron ser totalmente innecesarios o que no cumplieron con nuestras expectativas. Está claro que este listado variará de unas familias a otras porque no todos los peques son iguales, pero quizá nuestra experiencia pueda servir de orientación a aquellos padres que estén pensando en adquirir algún accesorio concreto o que no saben muy bien qué puede ser útil realmente cuando su peque llegue al mundo.

Para ser breve y no hacer una lista interminable, voy a centrarme en el Top 7 de lo que para nosotros han sido artículos decepcionantemente innecesarios para el bebé:

1. Minicuna

Estoy segura de que muchos de vosotros no estaréis de acuerdo. Y si tenemos otro hijo no se si la utilizaremos y mi opinión cambiará. Pero en nuestro caso es una de las cosas que menos hemos utilizado con la peque, concretamente una noche.

Justo antes de que la peque naciese entré en la “crisis de la minicuna” y me volví loca hasta que tuvimos una. Estaba segura de que la necesitábamos porque la cuna era muy grande para un recién nacido.

Desde el primer día la peque durmió mal. Solo se dormía en brazos después de pasearla por la casa. Y era dejarla en la minicuna y ponerse a llorar como loca, así que la terminábamos metiendo en la cama con nosotros.

Lo que os digo, un día durmió en ella. Así que no volvería a hacerme con una si diese marcha atrás porque las posibilidades de que el peque duerma en tu cama al principio son altas, y si no, siempre se puede adaptar un poquito la cuna si te da cosa que sea tan grande.

2. Humidificador

No está entre las cosas que compramos de inicio porque nos recomendaron no crear un entorno “poco natural” para la peque, porque la estaríamos acostumbrando a un ambiente húmedo cuando en realidad tendrá que vivir en la sequedad de Madrid.

Pero cuando empezó a tener la nariz atascada por las noches y eso dificultaba su descanso (y el de todos), decidimos comprar uno. Y al principio no estaba mal (aunque tampoco notábamos una diferencia tan alucinante en su respiración), pero su limpieza tiene que ser demasiado rutinaria y metódica si no quieres que salgan hongos, así que se termina convirtiendo en un engorro y al final terminas aparcándolo en un rinconcito de la cocina esperando a ser lavado de forma adecuada.

3. Sacamocos

Tampoco lo compramos de inicio y después no nos sirvió de mucho porque el problema de la peque es que se congestionaba rápidamente y solo sirve para quitarles los moquillos que tienen en la nariz. Además, nuestra peque lloraba como loca y al final se lo hacías mal porque no paraba de moverse y encima te habían agobiado con no succionar muy fuerte porque con la presión que creas puedes hacerle daño en los oídos.

Vamos, que al final lo pudimos usar unas 3 o 4 veces en total y seguro que mal.

4. Biberones anticólicos

La peque al principio no dormía bien y se pasaba las noches llorando. Y nosotros las pasábamos buscando una razón para su llanto, porque sí, porque te vuelves loco por saber qué le pasa. Así que pensando que podrían ser cólicos, que es lo primero que todo el mundo te dice cuando le cuentas que llora por las noches, compramos biberones anticólicos.

Deciros que son más caros, más feos, y además la niña no dejó de llorar, así que al menos a nosotros no nos sirvieron de nada.

Si diese marcha atrás me preocuparía bien poco por qué biberón comprar. Simplemente iría a una farmacia y los compraría de una marca conocida de puericultura y no me complicaría más. Ah, y un poco más monos, porque es una tontería pero los hay bien chulos y mi peque tenía los biberones más feos del mundo, jejeje.

5. Andador

Fue un regalo y la peque jugó muchísimo con él. Pero porque tenía un montón de chorraditas incorporadas con lucecitas y sonidos y formas, porque como andador bien poquito lo utilizó. Vamos que me cuesta hasta recordarla con él.

Quizá haya peques que sí lo utilicen porque se sientan más seguros para moverse, pero al final los niños aprenden a andar explorando el mundo y agarrándose a donde pueden, así que dudo que muchos amorticen el andador.

6. Calientabiberones

Cuando nació la peque vivíamos en una casa con dos plantas, así que cuando empezó a tomar biberón nos pareció buena idea tener un calientabiberones en la mesilla para no tener que estar bajando a la cocina en cada toma.

Sí lo utilizamos pero solo al principio porque al final no sé cómo siempre terminábamos bajando igualmente a la cocina. Además tenía que llevarme cada noche a la mesilla todo lo necesario para preparar el biberón y era un poco engorroso. Al final dejamos de utilizarlo y asumimos que había que bajar a preparar los biberones.

7. Mochila portabebés

Fue un préstamo, así que al menos no nos gastamos el dinero en ella. Si tenemos otro hijo probaremos con otras opciones para el porteo como fular, bandolera… tendríamos que informarnos bien de qué es lo más adecuado y lo que mejor se adaptaría al bebé y a nosotros.

La mochila, de marca conocida y homologada para su uso desde el nacimiento, casi no la utilizamos porque la peque iba tremendamente incómoda y nos resultaba muy difícil colocarla correctamente. De hecho nunca tuvimos la sensación de conseguirlo. Así que después de un par de intentos dejamos de utilizarla.

Una vez que el bebé fuese más mayorcito, si quisiéramos seguir porteándolo y no puede seguir en fular, bandolera o similar, miraríamos una mochila adecuada, pero para un recién nacido no nos pareció lo más adecuado.

 

Seguro que se me seguirán ocurriendo cositas que no hemos utilizado mucho con la peque o que tras usarlas nos han decepcionado, así que si se me ocurren otras tantas habrá segunda parte. Pero no todo va a ser enfocar las cosas desde lo negativo, porque también ha habido cositas que nos han sorprendido por lo útiles que nos han resultado. Esto os lo contaré en el próximo post, con una lista de accesorios que han sido muy útiles para nosotros.

Será prontito, pero hasta entonces… ¡feliz semana!

0

Consejos y accesorios útiles para la Operación Pañal

child-316211_1280Tras casi tres semanas de Operación Pañal, podemos decir que prácticamente ha llegado a su fin con éxito. Digo prácticamente porque siempre son posibles pequeños escapes y despistes, pero ya en la última semana casi no hemos tenido ninguno y hemos pasado varios días seguidos sin accidentes ni fugas.

Como ya os conté cuando estábamos A punto de empezar la Operación Pañal, no íbamos a seguir ningún método concreto, sino que íbamos a aplicar fundamentalmente sentido común, un poquito de intuición e íbamos a seguir algunos consejos que nos habían dado personas que ya habían finalizado la operación con éxito.

No sabíamos qué tal se nos iba a dar la cosa. Es la primera peque así que no tenemos experiencia previa y sinceramente desconozco cual es el tiempo que tardan el resto de niños en ir totalmente sin pañal, pero la verdad es que mi sensación es buena, creo que se nos ha dado bastante bien y no nos ha resultado especialmente duro y pesado.

Empezamos quitando el pañal a la peque mientras estábamos en casa. Mi idea era hacerlo así y luego ponérselo para salir a la calle los primeros días. Tuvimos varios “accidentes” en casa, y fuera también claro, pero ahí íbamos protegidos. Y entonces encontramos las “braguitas de entrenamiento”. Empezamos a utilizarlas para sustituir al pañal cuando salíamos de casa, y la verdad es que me han parecido un buen invento a pesar de no estar muy convencida de primeras.

Al principio la sentábamos en el baño cada muy poquito tiempo, pero poco a poco fuimos viendo cómo cada vez iba controlando más y fuimos espaciando las visitas al baño. Al cabo de unos días empezó a pedir ir al baño de vez en cuando y ya va con ropa interior “de mayores” todo el rato, salvo excepciones en que utilizamos “braguitas de entrenamiento” por si acaso. Aún tenemos que estar muy pendientes de preguntarle si quiere ir al baño y ponerla de vez en cuando aunque ella diga que no quiere ir, porque todavía es fácil que estando entretenida se despiste y tenga algún escape, pero nuestra impresión es que la cosa ha ido bastante bien, y ella está tan contenta porque ya “es mayor”.

Cuestiones que nos han parecido muy importantes en el proceso: “celebrar” (sin pasarse) cuando empieza a hacer sus cosas en el baño y no regañar al peque cuando no es así. También nos ha funcionado hacer a la peque partícipe del proceso (poner y quitar el adaptador del baño, tirar de la cadena…etc) y seguirla en algunos juegos como poner a sus muñecos en el baño a hacer pis.

Y luego, aparte de mucha paciencia y comprensión por nuestra parte, hemos utilizado una serie de cositas que nos han resultado muy útiles en este proceso. Aquí os cuento cuáles son por si os pueden ayudar a vosotros también si estáis a punto de poneros manos a la obra con la ¡Operación Pañal!:

1. Adaptador para el inodoro.

El nuestro fue un regalo de Navidad y tiene dibujos de Peppa Pig, así que a la peque le encanta. Es ella quien se encarga de colocarlo y quitarlo. Muchos son más partidarios del orinal porque es más accesible para el niño, ya que con el adaptador tienes que sentarle tú porque él no llega. Pero los niños también aprenden por imitación y a veces prefieren sentarse en el baño como los mayores. A nosotros nos ha funcionado muy bien.

Puedes encontrar adaptadores en tiendas para niños como Mothercare.

 

Adaptador

Adaptador para el inodoro

 

2. Adaptador portátil.

Una de las cosas que más pereza me daban de la retirada del pañal era pensar que la peque iba a tener que empezar a utilizar baños públicos. De por sí no es algo que me haga mucha ilusión pero es que además hay baños por ahí que están más que sucios.

La primera vez que se dio la situación cogí a la peque en brazos e intenté convencerla de que hiciese pis así con el culillo en pompa, pero ella me dijo que “nanai” y no solo eso sino que se puso tiesa como un palo dificultándome mucho el seguir con el plan. Así que hubo que abortar misión y se lo hizo encima… Entonces encontramos la solución, un adaptador portátil con unas alas que se pliegan. Si el baño está lo suficientemente limpio podemos utilizarlo con normalidad (bueno yo cubro la taza con papel antes), peeeero, aquí viene la mejor parte, si no está nada limpio, las alas plegables se convierten en patitas para apoyar el adaptador en el suelo como si fuese un orinal. Venden unas bolsitas que se adaptan al adaptador, valga la redundancia, allí el peque hace sus cosas, la bolsita se cierra y a la basura.

Es muy útil también si vas a hacer un viaje en coche o similar.

Nosotros encontramos tanto el adaptador como las bolsitas en Textura.

 

Adaptador portátil inodoro

Adaptador portátil usado como adaptador de inodoro

Adaptador portátil orinal

Adaptador portátil usado como orinal (con bolsas desechables)

 

3. Protectores para el inodoro.

Los venden en algunas farmacias y en tiendas de niños como Mothercare.

Se trata de protectores de plástico de un solo uso para evitar el contacto con el inodoro. No está de más llevar alguno en el bolso por si no llevas el adaptador portátil o quieres proteger el inodoro y no hay papel.

4. Ropa interior de entrenamiento.

Al principio cuando vi las braguitas de entrenamiento en el supermercado me parecieron otro producto poco necesario de esos que intentan colarnos. Pero tengo que decir que me han resultado muy útiles en este proceso y en ocasiones las sigo utilizando.

Son una especie de pañales más finitos, como los pañales para el agua, que se pueden meter por los pies, y que son absorbentes por si el niño se hace sus cosas pero que dejan una sensación de humedad para que el peque sea consciente de ello.

Yo las he utilizado fundamentalmente al principio para salir de casa y ahora las sigo utilizando en momentos concretos. Por ejemplo, ahora nos vamos a una actividad de música para peques que dura una horita. Así que se lo pondré para evitar que se moje si está muy entretenida y no se da cuenta y para no tener que estar entrando y saliendo y no interrumpir.

Por la noche, que aún no hemos retirado el pañal (aunque ya casi no lo está mojando), seguimos con pañales normales.

Nosotros hemos comprado las de Huggies porque son las que había en nuestro supermercado, pero imagino que habrá de otras marcas.

 

Ropa interior de entrenamiento

Ropa interior de entrenamiento

 

5. Empapadores desechables.

Los hemos utilizado principalmente en casa, que es donde más “accidentes” hemos sufrido y donde más peligran las cosas. Por ejemplo, los hemos utilizado para cubrir el sofá y después hemos puesto una tela encima para que no sea incómodo y no se muevan. También los hemos puesto en las sillas si se iba a sentar la peque y en la trona para comer. Son útiles también para la sillita del coche. Nosotros en este caso no los hemos necesitado porque la peque iba con “braguitas de entrenamiento” pero si no te hacen el apaño, aunque hay unos empapadores no desechables fabricados específicamente para la sillita del coche o de paseo que son de material impermeable. No puedo deciros si resultan útiles o no porque no los hemos utilizado.

 

Empapador desechable

Empapador desechable

 

Espero haberos ayudado un poquito con nuestra experiencia y con estas pequeñas recomendaciones si vais a poner en marcha la Operación Pañal con vuestros peques, o si no os está funcionando del todo y queréis probar a ver si mejora la cosa con alguna de estas cositas. Mucho ánimo a todos, que como siempre con los niños solo es una etapa más, y en nada está superada.

Y si alguien quiere aportar alguna recomendación, bienvenida es, porque cada caso es diferente e igual nuestra experiencia puede de alguna manera ayudar a otros o darles alguna idea.

thumb-328420_1280¡A por esa Operación Pañal!