Siesta sí, siesta no… Reajustando horarios

siesta sí o no

 

Íbamos tan bien en esto del sueño…

Y no nos vamos a quejar, que la cosa no va mal… pero es que estábamos tan lanzados, estaba estabilizándose tanto…

Y ahora resulta que ha empezado el cole, con sus correspondientes cambios de rutina, horarios y demás. Y nosotros pues en lo que se refiere al sueño, estamos hechos un lío, porque habíamos llegado a un punto en el que la peque no dormía siesta, pero no parecía necesitarla, salvo algún día que podía entrarle un poquito de sueño después de comer pero que ella superaba rápidamente con su energía inagotable.

La eliminación de la siesta había supuesto un adelantamiento de la hora de dormir por la noche, durmiéndose además fácilmente (nada que ver con épocas pasadas). Y por la mañana se despertaba descansada y a una hora razonable, ni demasiado temprano, ni demasiado tarde.

¿Cuál está siendo el problema ahora?

Pues que el ritmo ha cambiado. Tiene que levantarse a una hora concreta, temprana, en la que no le apetece nada de nada. Va con sueño al baño, se arrastra al salón, no le apetece mucho desayunar… en fin, qué os voy a contar, porque esto os suena a muchos ¿verdad? Al final se despeja y cuando salimos a la calle ya está despierta del todo.

Cuando sale del cole va con la energía a tope, pero cuando se sienta para comer le empieza a entrar tal sueño que hasta comer le cuesta. Se rasca los ojos, se estira, se vuelve a rascar los ojos…

Y a partir de aquí hay un desdoblamiento de rutina. Hay dos opciones:

  • Opción 1: Cuando acaba de comer se pone a jugar y durante un buen rato se la ve muerta de sueño, todo le molesta, no hace caso, pero termina superándolo y vuelve a reactivarse aguantando hasta las últimas horas de la tarde en que empieza a reducir el ritmo, rascarse los ojos otra vez y ves que no puede con su alma. Esto nos lleva a cenar regular muchos días porque lo que quiere es irse a dormir. Cae rendida en unos minutos. Y al día siguiente, volver a empezar.
  • Opción 2: Cuando acaba de comer, muchos días tenemos que hacer cosas y tenemos que coger el coche. En el coche se queda dormida en minutos. Sopa total. Cuando llegamos a nuestro destino me entran las dudas ¿que siga durmiendo o no? Se la ve tan cansada… ¿cómo voy a despertarla? Mejor que duerma, que lo necesita. Así que la paso a la sillita, la cama o donde corresponda y duerme una siestecita en la que ni se mueve y de la que la tengo que despertar. Se despierta de un humor indescriptible, entre gruñón y ñoño insoportable, y se pasa así las siguientes 1 o 2 horas. Después se reactiva, se reactiva, se reactiva al máximo hasta tener la energía a tope. Cena muy bien, está feliz… pero le cuesta mucho dormirse cuando se va a la cama. A la mañana siguiente obviamente tiene más sueño aún porque no ha dormido horas suficientes por la noche…

 

on off

El sueño es de suma importancia, sobre todo en los niños

 

Y aquí está el dilema ¿siesta sí o no? Aparentemente la necesita. Si no duerme a mediodía llega agotada a las últimas horas del día y no quiere bañarse, cena regular…etc. Pero si duerme siesta pasa la tarde peor que si la duerme hasta que se reactiva al máximo y por la noche tarda en dormirse, por lo que por la mañana se despierta con más sueño. Añado el detalle de que si no cogemos el coche o la ayudamos en el proceso (moverla o cantar…) ella por sí misma no se duerme, por mucho sueño que tenga, porque no quiere, así que aguanta. Pero muchos días tenemos que coger el coche justo después de su comida y se queda dormida. Me sienta terriblemente mal despertarla de ese sueño tan profundo y que su cuerpo le pide, pero lo que está claro es que no puede dormir unos días sí y otros no porque lo que sí tenemos comprobado es que necesita una rutina.

Ah, ah, ah, y un detallito más que se me olvidaba. Ahora en el cole los que se quedan a comer por la tarde duermen siesta (mi peque se queda por eso ya en casa tras la comida), pero en el último trimestre ya no. Así que tampoco me convence que, después de un montón de meses sin siesta, vuelva a acostumbrarse a ella y en 4 o 5 meses tenga otra vez que cambiar el ritmo. En fin…

De momento hemos llegado a la conclusión de que mejor sin siesta. Así que si veis pasar a una loca en un coche cantando y haciendo aspavientos, soy yo intentando mantener a la peque despierta. Vamos a seguir intentando “ajustar” sus horarios de sueño en las próximas semanas, de momento intentando acostarla antes aún por la noche, a ver si logramos el punto justo para que esté bien. Os contaré cuando lo logremos… ¡Pero qué complicado es conseguir un ritmo de sueño adecuado con algunos peques!

Si alguien tiene alguna sugerencia o recomendación basada en su experiencia o conocimientos, le escuchamos con las orejas muy abiertas. ¡Muchas gracias!

Anuncios

2 comentarios en “Siesta sí, siesta no… Reajustando horarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s