De la cuna a la cama: la barrera de seguridad para la cama

 

barrera portada ya

Barrera de Jané para camas compactas, de malla, abatible y plegable. Nuestra elección final

 

Aaaaaah no, creíamos que toda la complicación en esto de pasar a la peque a la “cama de mayores” como ella dice, acababa con la elección del colchón. Pero no, la elección del colchón fue el pistoletazo de salida de una serie de complicaciones (pequeñitas eso sí). Ya hablaré de las cuestiones relacionadas directamente con la peque, que llora cada vez que nos ponemos a hablar de su nueva cama porque quiere su cama pequeñita. Esta tarde concretamente hemos instalado la cama nueva, así que ya veremos qué tal se nos da la cosa con el cambio en sí.

De lo que voy a hablaros hoy es de la barrera de seguridad de la cama, porque la cosa no es tan sencillita como parece. Nosotros fuimos tan felices y despreocupados directamente a comprar una barrera para la cama, sin plantearnos más, pensando que en la tienda nos darían las diferentes opciones que tuviesen de largo, alto y diseño y fin de la historia.

Ellos nos dieron únicamente dos opciones no muy diferentes, solo había una diferencia de 10 cm de largo entre una barrera y otra, y nos decantamos por la más larga porque nos convenció más.

Cuando llegamos a casa la probamos en nuestra cama para ver cómo era y cómo quedaba, y entonces me di cuenta de una cosa que era muy obvia pero que la verdad es que ni se nos había pasado por la cabeza: ¿cómo íbamos a hacer la cama?

Resulta que hemos comprado una cama nido, pero no una cama-mueble, sino una estructura de cama normal con su somier y sus patas y otro somier con las patas plegadas debajo. Así que el edredón que hemos comprado es tipo bouti (término nuevo para mi hasta ahora) de los que cae hasta el suelo para así tapar la cama de abajo y que no se vea.

Y aquí es donde empieza la complicación porque la barrera de seguridad era abatible (aunque no todas lo son) para que puedas hacer la cama, pero siempre pensando en un edredón metido bajo el colchón. La idea es que abatas la barrera para hacer la cama y después la vuelvas a poner… pero en nuestro caso necesitábamos que la barrera pudiese estar abatida todo el día para poder poner el edredón encima, y esto no podía ser porque el alto de la barrera era mayor que la distancia desde la base del colchón al suelo, así que al abatirla, la barrera chocaba contra el suelo.

 

barrera movimiento

Barrera abatible 180 º / La primera barrera que compramos no podíamos abatirla del todo porque chocaba contra el suelo

 

La devolvimos, claro, y así empezó mi investigación en la red del mundo de las barreras de seguridad de la cama. No es que me haya convertido en una experta, pero os contaré lo que he conseguido sacar en claro de las diferentes opciones con que contamos los padres a la hora de seleccionar la más adecuada para nuestro peque y para el tipo de cama que tenemos.

Las principales cuestiones a tener en cuenta son la longitud y altura de la barrera. Las longitudes más habituales son 90 cm y 140-150 cm, aunque también he visto algunas de otras dimensiones (130, 180 cm…) y otras que son extensibles en las que puedes elegir entre varios largos. Las alturas más habituales están entre los 40 y los 50 cm, aunque como siempre hay opciones de todo tipo incluidas las barreras extensibles en altura.

¿Y qué dimensiones elegir? Pues aparte de ser algo que los padres valoraremos en función de la edad del niño y sus hábitos de sueño (si se mueve mucho o no…etc), lo más importante a tener en cuenta son las dimensiones del colchón, porque se recomienda que siempre haya una distancia inferior a 2 cm o superior a 26 cm entre la cabecera y el inicio de la barrera (y lo mismo desde los pies de la cama) por cuestiones de seguridad. Y también se recomienda que la barrera se levante por encima del colchón un mínimo de 16 cm.

Otra cosa a tener en cuenta es el nivel de seguridad de la barrera. Algunas únicamente cuentan con la fijación que ofrecen las barras que se colocan bajo el colchón mientras que otras incluyen además otros sistemas de sujeción a base de correas.

Muy importante es el tipo de cama que tiene el niño, si es una cama normal o una cama compacta (cama-mueble), porque en este último caso no vale cualquier barrera, sino que hay que elegir una pensada para este tipo de camas, ya que el colchón se encuentra encajado dentro de la estructura y si, por ejemplo, queremos una barrera abatible el punto de plegado debe encontrarse por encima de la madera lateral.

 

barrera cama compacta

Barrera instalada en cama compacta

 

barrera punto de plegado

En las barreras para cama compacta el punto de plegado está más arriba, no en la base de la barrera

 

Teniendo en cuenta nuestro caso, también hay que considerar antes de comprar la barrera cómo es la colcha, edredón… o cómo vamos a hacer la cama. La solución para nosotros, después de mucho investigar, ha sido precisamente comprar una barrera pensada para una cama compacta, con el punto de plegado más arriba de lo normal, porque de esa manera, aunque el alto de la barrera sea mayor que la distancia que va desde la base del colchón al suelo, al plegar la barrera no choca contra el suelo y puedes poner el edredón encima.

 

barrera abatida cerca

Barrera abatida en nuestra cama-nido. Como veis esta no choca con el suelo

 

barrera montada cama

Barrera levantada

 

cama hecha

Cama hecha con la barrera abatida

 

Vimos alguna en que la parte superior de la barrera podía extraerse durante el día, pero de longitud muy corta, así que no nos terminó de convencer.

No todas las barreras son aptas para niños de todas las edades, así que es importante enterarse bien antes de comprar una. Esto lo comento sobre todo porque en varias de las opciones que miramos no venían especificadas las edades a las que estaba destinado el producto.

Aparte de estas cuestiones, que son quizá las más fundamentales, hay mil opciones y barreras diferentes. Distintos materiales, por ejemplo. Las más comunes son las de malla, pero también las hay de madera e incluso de plástico. Muchas son plegables para poder llevarlas de viaje, y algunas incluso tienen luces de LED incorporadas como quitamiedos para el peque.

 

barrera plegada

Barrera plegada para llevarla de viaje

 

Por supuesto, hay muchísimos diseños, desde las más sobrias (como la nuestra, que bastante tuvimos con encontrar una que nos valiese como para ponernos a elegir dibujos…) hasta super coloridas y divertidas más fáciles de integrar en una habitación infantil.

Espero poder ayudaros un poquito con estos datos a los que estéis justo en este punto de transición a la cama.

Nosotros después de la elección de la cama, el colchón y la barrera, parece que ya tenemos todo listo. Ahora a ver qué tal se nos da el paso a la cama en sí. Os lo contaré en breve.

Anuncios

Un comentario en “De la cuna a la cama: la barrera de seguridad para la cama

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s