De la cuna a la cama: elegir el colchón

Acabamos de comprar la cama a la peque y no ha sido fácil elegir un colchón adecuado para ella. No porque sea algo demasiado complicado sino porque hemos recibido muy poca información por parte de los diferentes vendedores que hemos visitado, y no teníamos datos en nuestras manos para poder tomar una decisión. Por eso quiero compartir con vosotros lo que hemos conseguido saber acerca de la elección del colchón para un niño, después de dar muchas vueltas, de informarnos en mil sitios y de investigar en la red.

La elección del colchón para un peque es algo mucho más importante de lo que creemos. Es algo que influirá muchísimo en su descanso, y por tanto en su desarrollo, además de en su crecimiento, sobre todo en lo que se refiere a la columna vertebral.

 

niño descansando

El descanso en los niños es importantísimo

 

Como os decía al principio, hemos tenido que visitar varios centros de venta para poder recopilar algo de información útil, y después hemos tenido que completarla indagando en muchas webs de descanso. Me ha parecido tremendo que en prácticamente ninguno de los comercios que hemos visitado nos hayan dado nada de información sobre las diferentes opciones de colchón que se consideran más adecuadas para un niño de una determinada edad. Y os aseguro que hemos visitado lugares con mucha oferta. En prácticamente todos los sitios se han limitado a ofrecernos un producto que ellos consideraban adecuado, sin darnos claras razones para ello. Únicamente nos dieron varias opciones y más o menos nos detallaron las características de cada una, en una pequeña colchonería de las de toda la vida, en el resto de sitios, un desastre.

El caso es que después de mucho indagar hemos podido llegar a muchas e interesantes conclusiones.

Primero hablaremos de los materiales y la composición del colchón. La primera conclusión a la que llegamos es que lo más importante en un colchón para un niño de 2 años y medio (y durante bastantes años) es la firmeza. El colchón debe tener un grado de firmeza alto. La segunda es que es adecuado que tenga un nivel medio de adaptabilidad para que sea confortable y el sueño reparador. Y la última cuestión importante a tener en cuenta es que sea lo más transpirable posible y tenga un tratamiento adecuado anti-ácaros y anti-alergénico.

¿Cuáles son las diferentes opciones que encontramos?

Los colchones de látex quedan totalmente descartados sobre todo por no tener firmeza suficiente.

Parece que los colchones con mayor grado de firmeza son los colchones de muelles y los de núcleo de espuma. Pero dentro de ellos, no todos los colchones son iguales.

Los colchones de muelles pueden ser de muelle bicónico, ensacado o de hilo continuo, siendo los de hilo continuo los que presentan una mayor firmeza y durabilidad. Los de muelle bicónico son los “de toda la vida”, poco firmes y poco homogéneos. Y los de muelle ensacado son de firmeza media, sobre todo adecuados para colchones en los que duerme más de una persona.

Los colchones de muelle son siempre los que permiten una mayor transpiración (son los más adecuados en casos de niños alérgicos).

Por otro lado los colchones de núcleo de espuma son quizá los de mayor firmeza, pero tampoco son todos iguales. Los hay de gomaespuma (poco firmes y de baja calidad) y los hay con espumaciones de mayor densidad y alta calidad como los de núcleo de HR, Aircell…etc (pero cuidado, tampoco son todos iguales). De la composición dependerá directamente la firmeza del colchón. Cuidado porque las densidades excesivamente altas son menos transpirables por tanto menos recomendables para la salud del pequeño.

El colchón siempre va recubierto de una capa más o menos fina de un material que lo haga más confortable. Para que la adaptabilidad del colchón sea adecuada, el material viscoelástico es lo más recomendado, permitiendo un mejor descanso y un sueño más reparador. Pero cuidado aquí también con la cantidad de material viscoelástico que incorpore el colchón y con su densidad. Se recomienda que la capa viscoelástica no supere los 3-4 cm en el colchón de un niño.

Llegamos a la conclusión de que las opciones más adecuadas eran bien un colchón de muelles de hilo continuo de gran firmeza con una capa de viscoelástica de pocos centímetros, o bien un colchón de espuma (nos recomendaron núcleo HR) también con una capa de viscoelástico de pocos centímetros. Ambas opciones de gran firmeza y suficiente adaptabilidad. El de muelles más transpirable, el de HR algo más firme pero menos transpirable.

Pero aquí no acaba todo porque hay otras cuestiones a tener en cuenta a la hora de elegir el colchón:

  • Somier de lamas o base tapizada: otra vez aquí entran en juego la firmeza y transpiración. Una base tapizada nos dará mayor firmeza, mientras que un somier de lamas siempre permitirá mayor transpiración. De manera que suele combinarse el colchón de muelles con una base tapizada, y el colchón de núcleo de espuma con un somier de lamas, tratando de conseguir de esta manera punto idóneo de transpiración y firmeza.
  • ¿Otras personas van a dormir en ese colchón?: En algunos casos también un adulto puede utilizar con relativa frecuencia el colchón del peque (por ejemplo, si solo se duerme si te metes en la cama con él o si duermes en su cama cuando se pone malito). En estos casos, es más recomendable un colchón de núcleo de espuma porque soportará mejor el peso de una persona adulta y resistirá mejor el tiempo.

En nuestro caso finalmente elegimos un colchón de muelles de hilo continuo de gran firmeza con capa viscoelástica de 1,5 cm por ambas caras. Dudamos mucho con el soporte, pero finalmente nos decidimos por el somier de lamas. Aunque la base tapizada hubiera otorgado mayor firmeza, la peque aún pesa muy poco y nos decantamos por una mejor transpiración, ya que nos parece bastante importante sobre todo ahora que aún es pequeña y son fáciles los accidentes en la cama (pis, tirar un vaso con agua o cualquier otra cosa…), y aunque utilizaremos funda protectora, ésta no es mágica y puede moverse o filtrar algo.

Como hemos comprado una cama nido, para el colchón de abajo hemos elegido uno de núcleo HR y capa viscoelástica de 1,5 cm por ambas caras. Esta cama probablemente la usaremos poco pero casi siempre adultos, ya que nos pareció buena idea tenerla por si la peque se pone malita y hay que pasar la noche con ella o si un día viene su tía a casa (ahora la tía estará sonriendo feliz al leer esto, jejeje)… Así que esta nos pareció la mejor opción.

¿Qué medida de colchón es la adecuada para un niño?

Pues todas las webs relacionadas con el descanso hacen hincapié en que compremos para nuestros peques colchones con unas dimensiones que les permitan moverse con libertad y sentirse espaciosos.

Se han puesto bastante de moda en los últimos tiempos pequeñas camitas como paso intermedio entre la cuna y la cama (la de toda la vida). Es importante que el niño duerma en ese tipo de camas solamente el tiempo necesario y siempre y cuando esté cómodo, porque a pesar de que muchas de esas camitas “crecen” con el niño, lo hacen solo a lo largo, y en bastantes ocasiones pueden quedarse un poco escasas en lo que se refiere al ancho.

 

camita pequeña

Las camas pequeñitas a la altura de los niños se han puesto de moda

 

Otra pregunta que nos surge cuando compramos un colchón es ¿cuánto durará?

Los especialistas en descanso recomiendan dar a los colchones una vida máxima de 10 años aproximadamente. Pero en el caso de los niños, aparte de que es recomendable cambiarlo antes porque es probable que el colchón acabe mucho más “machacado” por el uso (subirse encima de la cama, pises y demás…), es importante cambiarlo cuando ya no sea adecuado para el peque.

La elección del colchón está íntimamente ligada con el peso y la complexión de la persona que lo vaya a utilizar. Puesto que se trata de niños pequeños, se da por hecho que pesan poco, y por tanto cualquier colchón de firmeza alta será suficiente. Pero si el niño pega un gran estirón o su complexión cambia mucho con el crecimiento, será algo a tener en cuenta en lo que se refiere al colchón y debemos observar si sigue siendo lo suficientemente firme para él.

Debemos observar si existen cambios en su descanso o si empieza a tener problemas para dormir bien. En esos casos debemos considerar la posibilidad de que el colchón ya no sea adecuado para él.

Hay una última cuestión muy importante que debemos tener en cuenta cuando compremos una cama: ¿cómo debemos cuidar el colchón?

Los consejos que dan los fabricantes y vendedores son:

  • Voltear el colchón 2 o 3 veces al año de los pies a la cabeza si se usa por una sola cara y también dándole la vuelta si se usa por las dos caras.
  • Airear el colchón de vez en cuando quitando el protector y dejando la ventana abierta.
  • Por supuesto, evitar maltratar el colchón dejando que los niños salten en él o similar.

Hasta aquí todo lo que hemos descubierto sobre colchones en las últimas semanas de “investigación” para comprar la cama de la peque. Espero que esta información os sea de ayuda a los que estéis pensando en comprar una nueva cama o los que como nosotros estén a punto de pasar al peque de la cuna a la cama.

Solo hay una cuestión sobre la que no he hablado y algunos habréis echado de menos, el tema de las marcas. ¿Cuál es la mejor? ¿Alguna especialista en colchones infantiles?

Siento deciros que aquí no puedo ayudaros demasiado porque encontrar información real al respecto me ha sido muy difícil, ya que cada marca se vende como la mejor, claro. Como nosotros no teníamos ninguna recomendación de nadie sobre ninguna marca concreta, hemos tirado por el camino que nos ha parecido más lógico, y hemos comprado los colchones de una marca conocida, de las de toda la vida, lo que no la convierte obligatoriamente en la mejor, pero al menos se trata de una marca consolidada.

 

hora de irse a la cama

Hora de irse a la cama…

 

Y esta es sólo la parte “técnica”. A ver ahora qué tal el paso a la nueva cama…

Anuncios

3 comentarios en “De la cuna a la cama: elegir el colchón

  1. Dios mío, pensaba que era la única que tenía este problema, el caso es que opino igual en todo lo que comentas pero aún no he llegado a encontrar ningún colchón con todas esas características. Podrías indicarme el modelo y la marca de los dos colchones que habéis comprado finalmente? Te lo agradecería profundamente. Jejeje.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola! Disculpa que no te haya contestado antes. El colchón que finalmente compramos es el Junior Visco A multielàstic de Flex. La verdad es que de momento estamos contentos. La peque descansa bien y nos parece bastante adecuado para ella. Espero haber llegado a tiempo para ayudarte. Saludos!!!

      Me gusta

      • Si. Me ha llegado a tiempo. A demás de que ese es el que, al fin, voy a comprar. Después de varias semanas indagando por toooodos los sitios. Este es modelo que mejor se adapta a las necesidades del niño.
        Espero que le guste y descanse igual de bien que tu peque.
        Muchas gracias y un saludo!!

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s