7 artículos para bebé innecesarios

Accesorios bebé innecesarios

Ahora que la peque ya ha pasado los 2 años y ya no se la considera un bebé, porque ya no lleva pañal, va a empezar el cole… en fin, que como ella dice “es una niña mayor”, ha llegado el momento de echar la vista atrás y hacer una lista de aquellos accesorios que parecían muy importantes antes de que llegase al mundo y casi no hemos utilizado, y también de otros que no pensábamos tener y sin embargo han resultado ser indispensables.

Empezaré en este post por aquellos que resultaron ser totalmente innecesarios o que no cumplieron con nuestras expectativas. Está claro que este listado variará de unas familias a otras porque no todos los peques son iguales, pero quizá nuestra experiencia pueda servir de orientación a aquellos padres que estén pensando en adquirir algún accesorio concreto o que no saben muy bien qué puede ser útil realmente cuando su peque llegue al mundo.

Para ser breve y no hacer una lista interminable, voy a centrarme en el Top 7 de lo que para nosotros han sido artículos decepcionantemente innecesarios para el bebé:

1. Minicuna

Estoy segura de que muchos de vosotros no estaréis de acuerdo. Y si tenemos otro hijo no se si la utilizaremos y mi opinión cambiará. Pero en nuestro caso es una de las cosas que menos hemos utilizado con la peque, concretamente una noche.

Justo antes de que la peque naciese entré en la “crisis de la minicuna” y me volví loca hasta que tuvimos una. Estaba segura de que la necesitábamos porque la cuna era muy grande para un recién nacido.

Desde el primer día la peque durmió mal. Solo se dormía en brazos después de pasearla por la casa. Y era dejarla en la minicuna y ponerse a llorar como loca, así que la terminábamos metiendo en la cama con nosotros.

Lo que os digo, un día durmió en ella. Así que no volvería a hacerme con una si diese marcha atrás porque las posibilidades de que el peque duerma en tu cama al principio son altas, y si no, siempre se puede adaptar un poquito la cuna si te da cosa que sea tan grande.

2. Humidificador

No está entre las cosas que compramos de inicio porque nos recomendaron no crear un entorno “poco natural” para la peque, porque la estaríamos acostumbrando a un ambiente húmedo cuando en realidad tendrá que vivir en la sequedad de Madrid.

Pero cuando empezó a tener la nariz atascada por las noches y eso dificultaba su descanso (y el de todos), decidimos comprar uno. Y al principio no estaba mal (aunque tampoco notábamos una diferencia tan alucinante en su respiración), pero su limpieza tiene que ser demasiado rutinaria y metódica si no quieres que salgan hongos, así que se termina convirtiendo en un engorro y al final terminas aparcándolo en un rinconcito de la cocina esperando a ser lavado de forma adecuada.

3. Sacamocos

Tampoco lo compramos de inicio y después no nos sirvió de mucho porque el problema de la peque es que se congestionaba rápidamente y solo sirve para quitarles los moquillos que tienen en la nariz. Además, nuestra peque lloraba como loca y al final se lo hacías mal porque no paraba de moverse y encima te habían agobiado con no succionar muy fuerte porque con la presión que creas puedes hacerle daño en los oídos.

Vamos, que al final lo pudimos usar unas 3 o 4 veces en total y seguro que mal.

4. Biberones anticólicos

La peque al principio no dormía bien y se pasaba las noches llorando. Y nosotros las pasábamos buscando una razón para su llanto, porque sí, porque te vuelves loco por saber qué le pasa. Así que pensando que podrían ser cólicos, que es lo primero que todo el mundo te dice cuando le cuentas que llora por las noches, compramos biberones anticólicos.

Deciros que son más caros, más feos, y además la niña no dejó de llorar, así que al menos a nosotros no nos sirvieron de nada.

Si diese marcha atrás me preocuparía bien poco por qué biberón comprar. Simplemente iría a una farmacia y los compraría de una marca conocida de puericultura y no me complicaría más. Ah, y un poco más monos, porque es una tontería pero los hay bien chulos y mi peque tenía los biberones más feos del mundo, jejeje.

5. Andador

Fue un regalo y la peque jugó muchísimo con él. Pero porque tenía un montón de chorraditas incorporadas con lucecitas y sonidos y formas, porque como andador bien poquito lo utilizó. Vamos que me cuesta hasta recordarla con él.

Quizá haya peques que sí lo utilicen porque se sientan más seguros para moverse, pero al final los niños aprenden a andar explorando el mundo y agarrándose a donde pueden, así que dudo que muchos amorticen el andador.

6. Calientabiberones

Cuando nació la peque vivíamos en una casa con dos plantas, así que cuando empezó a tomar biberón nos pareció buena idea tener un calientabiberones en la mesilla para no tener que estar bajando a la cocina en cada toma.

Sí lo utilizamos pero solo al principio porque al final no sé cómo siempre terminábamos bajando igualmente a la cocina. Además tenía que llevarme cada noche a la mesilla todo lo necesario para preparar el biberón y era un poco engorroso. Al final dejamos de utilizarlo y asumimos que había que bajar a preparar los biberones.

7. Mochila portabebés

Fue un préstamo, así que al menos no nos gastamos el dinero en ella. Si tenemos otro hijo probaremos con otras opciones para el porteo como fular, bandolera… tendríamos que informarnos bien de qué es lo más adecuado y lo que mejor se adaptaría al bebé y a nosotros.

La mochila, de marca conocida y homologada para su uso desde el nacimiento, casi no la utilizamos porque la peque iba tremendamente incómoda y nos resultaba muy difícil colocarla correctamente. De hecho nunca tuvimos la sensación de conseguirlo. Así que después de un par de intentos dejamos de utilizarla.

Una vez que el bebé fuese más mayorcito, si quisiéramos seguir porteándolo y no puede seguir en fular, bandolera o similar, miraríamos una mochila adecuada, pero para un recién nacido no nos pareció lo más adecuado.

 

Seguro que se me seguirán ocurriendo cositas que no hemos utilizado mucho con la peque o que tras usarlas nos han decepcionado, así que si se me ocurren otras tantas habrá segunda parte. Pero no todo va a ser enfocar las cosas desde lo negativo, porque también ha habido cositas que nos han sorprendido por lo útiles que nos han resultado. Esto os lo contaré en el próximo post, con una lista de accesorios que han sido muy útiles para nosotros.

Será prontito, pero hasta entonces… ¡feliz semana!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s