Desaparecer y reaparecer tras tener un hijo (el ave fénix)

Ave fenix

No sé muy bien si le ocurrirá a todo el mundo o si con el segundo hijo y sucesivos será diferente, pero por comentarios que he oído de otras madres, creo que se trata de un efecto de la maternidad bastante generalizado: cuando nace el bebé desapareces. Y no me estoy refiriendo a las frases que te dice todo el mundo cuando aún estás embarazada del tipo “aprovecha ahora que cuando nazca el bebé pasarás a segundo plano”. No, no se trata de desaparecer para los demás, sino de desaparecer para ti, de dejar de ser consciente de una misma.

La psicomami lo ilustra muy bien en su blog con su idea de El día de la mamota. De repente entras en un bucle de levantarte (sin haber dormido), recoger, dar de comer al niño, recoger, dormir al niño, recoger, dar de comer al niño, dormir (y dar de comer al niño, por supuesto…). Quizá muchas mamás ni siquiera se den cuenta de esa desaparición de su “yo” porque son absorbidas de tal manera por el bucle que no se paran a pensar ni un segundo. Pero si en alguno de los escasos respiros que tienes en los primeros meses del bebé te paras a pensar un momento, eres consciente de que “tú”, “tú” como eras antes, has desaparecido. Y esto puede resultar un poco extraño e incluso generar cierto vértigo. Pero bueno, también hay que decir que esa sensación se pasa rápido, porque cuando te quieres dar cuenta ya estás sumergida otra vez en el ritmo imparable del bucle.

Pero que las que estén leyendo esto y se encuentren en estos momentos en ese periodo de “desaparición”, no entren en pánico y no se preocupen, porque no sé muy bien a partir de qué momento, ni tampoco cuál es el proceso, pero de repente un buen día te das cuenta de que el ave fénix ha resurgido de sus cenizas. De pronto un buen día vuelves a ser consciente de ti misma otra vez. Sigues siendo la misma, pero ahora además eres muchas más cosas.

En mi caso ese resurgir de mis cenizas se hizo esperar un poquito, ocurrió más o menos cuando mi peque tenía entre 10 y 12 meses, creo que principalmente porque el no dormir bien por las noches me mantenía en un estado semi-zombie permanente, y también porque hasta el momento he sido mamá a tiempo completo, así que no tienes la opción de salir del bucle cuando vas a trabajar. Aunque también estoy pensando que para las que van a trabajar, el trabajo más que sacarlas del bucle probablemente sea un elemento más del bucle… Bueno, que me estoy yendo por las ramas.

El caso es que viví esos primeros meses con toda la felicidad del mundo, una cosa no quita la otra, no os vayáis a pensar. Pero sí es verdad que a veces ese bucle del día a día me absorbía demasiado y ahora pienso que me hubiera gustado haber sido más consciente y disfrutado mucho más de muchos momentos. Pero bueno, lo importante es que aquí estoy contándoos esto, resurgida de mis cenizas, más y mejor, jejeje.

¿Habéis tenido vosotras también esta sensación o soy un bicho raro, jejeje? ¿Cuándo resurgisteis de vuestras cenizas?

Las que tenéis más de un peque ¿esto es cosa de primerizas como sospecho y con los siguientes es diferente?

¡Animaos y contadme anda!

Anuncios

2 comentarios en “Desaparecer y reaparecer tras tener un hijo (el ave fénix)

  1. Bueno en realidad creo que ese bucle lo vivimos todas las madres que cierto es, que en mi caso desapareció cuando empecé a trabajar a los seis meses, pero entras en otro bucle mucho peor que dura alrededor de los dos años del niño, también pienso que el hecho de no dormir, como me ocurrió a mi, agravó toda la situación, esta es la clave de tener una buena o mala experiencia de la maternidad, no dormir es durísimo y no me refiero a los primeros meses del bebé, que es lo normal. Lo bueno de tener el segundo hijo es que si no te sale peor que el primero, todos esos agobios que vivistes por primera vez desaparecen y disfrutas la maternidad de una manera muy fluida, algo muy agradable y lo malo es que vuelves a entrar en un bucle que ya no sabes muy bien en que momento vas a volver a ser tu y a veces, fruto de la confusión y el cansancio, piensas que no lo recuperarás jamás. En mi humilde opinión sincera, crítica y realista, tras la maternidad dejas atrás esa persona que fuiste para convertirte en otra mejor.

    Le gusta a 1 persona

    • Bueno, es que lo de no dormir es muy muy duro y vives las cosas de otra manera porque el descanso es fundamental y no tienes la posibilidad de recuperarte.
      Me gusta tu idea de que dejas atrás esa persona que fuiste para convertirte en otra mejor. Yo volví a tomar conciencia de mi misma como os contaba, al cabo de 1 año casi, pero siendo a la vez alguien muy distinto, y como tu dices, mucho mejor.
      A pasar muy buen finde, que ya estamos a punto. Besos!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s