El postparto: una etapa sobre la que no se habla

mamá pinkNos preparamos para el parto, para la crianza del bebé, todo el mundo nos habla de lo poco que dormiremos cuando nazca el pequeñajo o lo duro que es ser padre, pero a mí nadie me había preparado para el postparto. Estaba preparada para que fuese una etapa difícil por dormir poco, la adaptación del niño, los inicios de la lactancia… pero nadie me había hablado de lo dura que puede ser esa etapa para muchas mujeres, física y mentalmente.

Mi sensación tras dar a luz fue la siguiente: era como si me hubiesen sometido a una operación y tras la anestesia, en lugar de descansar y recuperarme, me hubiesen puesto de pie con unos tristes analgésicos como remedio y me hubiesen obligado a permanecer despierta y caminando por la habitación toda la noche. Desde ese día ya no volvimos a dormir más de diez minutos seguidos en al menos un mes (y seguramente me esté quedando corta).

Tuve la mala suerte de sufrir una episotomía (si se le puede llamar así) de escándalo, así que los primeros quince días apenas era capaz de levantarme del sofá. Sentía un dolor tremendo y el peso de la culpa por no poder levantarme para ocuparme de la peque de manera más activa. Por las noches me sentía triste, el “baby blues”, me dijo la ginecóloga, que se me pasaría en poco tiempo. A los dos o tres días, ya no lo recuerdo bien, de estar en casa, empecé además a sentirme muy mareada y me dio fiebre, resulta que era la subida de la leche. En el tema de la lactancia no voy a profundizar, ya conté mi experiencia en “Cuando la lactancia no funciona”, solo comentaré que no fue nada fácil. A los quince días ya era capaz de subir las escaleras de una en una y dar pequeños paseos, además ya podía sentarme (hasta entonces solo tumbarme) gracias a un cojín con forma de donut (con un agujero en el centro, vamos). Pero seguíamos sin haber descansado absolutamente nada y mi marido no daba abasto tendiendo ropita por los radiadores, esterilizando chupetes y “carricocheando” a la peque para que no llorase.

Afortunadamente todo pasa, y aunque el primer mes de mi peque fue de los más largos de mi vida, después casi te olvidas de cómo fueron esos primeros momentos. Y por supuesto, como habréis oído mil veces, merece la pena. Esto para que los que estén planeando ser padres no se desanimen y que a los que estén a punto no les entre el pánico. Pero es cierto que el postparto es una época complicada para las madres, y pocas veces se nos habla de ella con claridad. Es una etapa de “reajustes”, físicos, hormonales y también en tu vida. Creo que es importante llegar mentalmente preparada a ese momento y que tenemos que ser un poco más comprensivas con nosotras mismas y darnos tiempo para recuperarnos, porque en ocasiones, sobre todo si has tenido un parto complicado o si se te complica el tema de la lactancia, puede ser una época difícil y agotadora, y muchas madres además llegan a sentirse culpables por no estar viviéndola con la felicidad e inmensa satisfacción que se presupone.

Vamos chicas, que las portadas del “Hola” son mentira, la semana pasada vi a la mujer del Príncipe Guillermo de Inglaterra saliendo estupenda del hospital diez horas después de haber dado a luz. Ya os digo yo que “las que salen en las revistas” deben dar a luz de manera virtual porque siento mucho deciros que la realidad, salvo algunos casos, no es así…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s