2

Madrileñeando: Museo de Ciencias Naturales

Hace un par de meses hicimos un plan que ha sido uno de los más exitosos de los últimos tiempos con la peque, así que paso por aquí a contároslo porque lo tenía pendiente.

11440001_46_3_0_gra

Museo Nacional de Ciencias Naturales (Madrid)

 

Era un plan que teníamos en mente desde hacía mucho tiempo, visitar el Museo Nacional de Ciencias Naturales. Yo no lo visitaba desde que de niña fui con el colegio y tenía ganas de volver, además creía que la peque podía disfrutar de toda la parte relacionada con los dinosaurios y demás (los dinosaurios la alucinan). Y resulta que el plan no es que estuviese bien, es que fue un exitazo.

Yo que creía que en cosa de una hora ya habríamos visto todo y estaríamos en la calle disfrutando del solecito que hacía ese día, y resulta que la peque no se quería ir de allí. No exagero si digo que estuvimos dos horas y pico de visita.

Así entre nosotros os diré que a mi me pareció que el museo se había quedado un poco anclado en el tiempo. El concepto es el de museo a la antigua con vitrinas en las que se exponen muestras de las diferentes especies del reino animal, la relación entre unas y otras, evolución, fósiles, restos de nuestros antepasados, de especies extinguidas… Todo muy interesante pero poco dinámico. Aunque también tengo que decir que se trata de algo muy complejo y difícil de exponer con claridad.

Sin embargo, para nuestra sorpresa, nuestra peque alucinó viendo las diferentes especies animales, sus esqueletos, todo lo relacionado con sus formas de vida… Y bueno, ya con los huesos de los dinosaurios no sabía ni por dónde empezar. Gritaba: “¡Mamá, un pterodáctilo! ¡Y un T-Rex!” jajaja. Me dejó loca cuando vi que los reconocía.

IMG_20161001_181801.jpg

¡Mira mamá, un pterodáctilo!

 

Así que desde nuestra experiencia, se trata de un plan muy recomendable con los peques y que te permite explicarles muchísimas cosas. Ellos además ponen sus cabecitas en marcha para intentar entenderlo todo y encajar las piezas. Y la verdad es que es genial ver cómo lo van haciendo y sobre todo la capacidad que tienen para sorprenderse con cada detalle y para disfrutar y exprimir cada experiencia.

museo-ciencias-naturales-1024x768

T-Rex

Como siempre mis recomendaciones:

El precio es asequible, 7 €, los niños menores de 4 años no pagan y los de 4 a 16 tienen precio reducido. En cuanto a los horarios, mejor consultarlos porque creo que hay variaciones en función de la época del año.

Una cosa importante, el museo tiene dos partes y hay que salir del edificio para acceder a cada una de ellas porque se encuentran en los extremos del mismo, ya que la parte central está ocupada por el Colegio de Ingenieros Industriales.

Y por último, si vais sin tomar café y creéis que vais a poder tomar uno dentro, no contéis con ello… El museo, como os decía antes, está aún anclado en el tiempo y no dispone de cafetería ni nada similar como es habitual ahora en otros muchos museos. Solamente disponen de una zona de autoservicio (máquinas de café, refrescos y snacks), que además está en el sótano. Vamos, que no es un bonito sitio en el que disfrutar de una parada.

Esas pegas aparte, mi peque se lo pasó bomba. De verdad que a nosotros mismos nos sorprendió lo muchísimo que disfrutó. Así que por nuestra parte, recomendación total.

0

Vamos al cine: Ballerina

Como ya os comenté en Peppa Pig y las botas de orohasta ese momento las experiencias en el cine con la peque no habían sido muy buenas. Habíamos ido sólo un par de veces pero con las películas elegidas no habíamos dado en el clavo, y a eso se sumaba que nuestra hija es bastante sensible ante determinadas cosas como la presencia de “malos” (como ella dice). Eso de que haya “malos” no lo lleva nada bien y si son muy malos pues la verdad es que lo lleva fatal.

Con Peppa Pig y las botas de oro nos habíamos quitado esa espinita que teníamos ahí por no haber acertado hasta entonces. Y ahora la espinita ya nos la hemos quitado del todo porque la semana pasada fuimos a ver Ballerina y salimos todos encantados.

cartel_ballerina_castellano_en_baja_grande

No es Disney-Pixar todo lo que reluce y muestra de ello es esta coproducción Franco-canadiense que está triunfando entre los niños. Danza, música, superación, justicia, amistad y una bonita animación con un París del siglo XIX como marco en el que se desarrolla la historia.

Felicia es una niña huérfana que sueña con convertirse en bailarina. Para ello se escapa del orfanato junto a su amigo Víctor, que sueña con ser inventor. Cuando llegan a París ambos tienen que buscarse la vida para sobrevivir y comenzar el largo camino hasta sus respectivos sueños. Felicia conoce una trabajadora de la Ópera de París que se convierte en su protectora y en su profesora de danza, ya que la pequeña tiene talento para bailar pero nada de técnica. Sólo tendrá que enfrentarse a dos cosas para conseguir convertirse en bailarina: a sí misma y a su principal rival, Camile, cuya madre sería capaz de cualquier cosa por que su hija se convierta en la elegida para bailar en la Ópera.

ballerina-v0024-001181-jpg_cmyk

Es una bonita historia sobre los sueños y la superación personal, en la que la bondad y la amistad ocupan una parte importante.

Los niños salen encantados del cine y para los padres es una película agradable de ver. A pesar de que la historia es previsible, los movimientos de los personajes te dejan atrapado. Digamos que das un poquito marcha atrás en el tiempo y te ves a ti misma con esa edad deseando ser bailarina como la protagonista.

No hay violencia, salvo un par de persecuciones bastante inocentes, y “la mala” lo es al estilo de la madrastra de cenicienta pero con menos protagonismo, así que para los niños sensibles a “los malos”, la película es muy recomendable.

Pero sobre todo hubo dos cosas con las que me quedé de esa tarde de cine más allá de la película: la imagen de todas las niñas bailando por los pasillos nada más salir de la sala y ver que más padres de los que hubiera imaginado habían llevado a ver esta película a sus hijos (niños), que también salían encantados.

Recomendable.

Aquí tenéis el trailer:

 

0

Rincón de Lectura: Mis trucos para sobrevivir a la clase de natación

¡Hola!

Cuánto tiempo sin pasar por aquí… Qué difícil es a veces hacer todo lo que se quiere… jejeje

Pues bien, hoy vengo a hablaros de un libro nuevo. En este caso para niños más mayores y que he tenido la oportunidad de leer gracias a Boolino. Un placer poder fomentar de alguna manera con ellos la lectura entre los más pequeños.

 

mis_trucos_alta

 

Mis trucos para sobrevivir a la clase de natación es obra de Gideon Samson y tiene el interés particular de tener una base autobiográfica. Un niño, Gid, debe enfrentarse a su peor pesadilla cada jueves: las clases de natación. ¿Y por qué es su peor pesadilla? Pues porque le da miedo el agua, pero resulta que en Holanda, a principios de los años 90 (ahora no sé cómo será la cosa) los diplomas de natación A y B eran obligatorios.

La narración es amena, siempre en primera persona, y nos muestra el mundo a través de los ojos del protagonista. En realidad, más que el mundo nos muestra su mundo.

La parte más interesante es que la historia gira en torno a algo que es bastante frecuente entre los niños, el miedo al agua, aunque también puede extrapolarse a otro tipo de miedos frecuentes en la infancia: a la oscuridad, a quedarse solo, a la noche, a las alturas…

También es interesante cómo el protagonista habla constantemente de algo que es muy habitual en la infancia, o al menos yo lo recuerdo así, las supersticiones. ¿No pensabáis vosotros cosas del tipo: “Si hago tal cosas cinco veces no me caeré de la bici”?

A menudo los niños tratan de enfrentarse a sus miedos agarrándose a supersticiones que les proporcionan esa seguridad que necesitan en determinados momentos o ante determinadas situaciones. Los adultos solemos olvidar que de pequeños nos aferrábamos a ese tipo de creencias y este libro me ha hecho recordarlo.

Lo que no me ha terminado de convencer es el enfoque en algunas cuestiones relacionadas con las percepción de los niños sobre los otros niños. Sí, es cierto que la espontaneidad y sinceridad de los niños está ahí y es a menudo adorable, pero no me ha terminado de convencer cómo el autor ha trasladado determinados pensamientos  al libro. Sobre todo referentes a niños de otras razas o con dificultades de aprendizaje. No es insultante, pero no me ha hecho sentir cómoda. Quizá soy demasiado sensible, todo puede ser. Lo mismo me ha ocurrido con los trucos que el protagonista utiliza para librarse de ir a nadar. Para mi gusto traspasan la barrera que hay entre la mentirijilla inocente y la mentira elaborada y consciente. Teniendo en cuenta que los lectores son niños…no me ha gustado mucho.

Lo mejor, sin duda, la parte final del libro en que el protagonista conoce a varios personajes de lo más dispar que le van a demostrar que las cosas no son tan malas como él las pinta y que sí le importa a mucha gente, dándole esa seguridad que tanto necesita y ese empujón para conseguir enfrentarse a su miedo a nadar.

Optimismo y ganas de superación ante todo.

Un libro que me ha dejado un sabor agridulce. Simpática la historia, interesantes algunos de los aspectos que se tratan en ella, pero en mi opinión un poco erróneo el enfoque con respecto a algunas cuestiones.

Mis trucos para sobrevivir a la clase de natación es un libro editado por Takatuka y recomendado para niños de entre aproximadamente 9 y 12 años.

Hasta aquí mi reseña de hoy. ¡Espero que hasta pronto!

5

Peppa Pig y las botas de oro

Aunque hemos hecho un montón de planes en el último mes que están apuntados en mi lista para contaros, el que hemos hecho este fin de semana no podía esperar.

El sábado fuimos al cine con la peque a ver Peppa Pig y las botas de oro. Cuidado que no es una peli de Peppa, como pensaba yo al principio. Son dos capítulos especiales de 15 minutos cada uno más siete episodios de la nueva temporada.

 

peppa-pig_cartel_300x445

 

Hasta ahora nuestras experiencias en el cine con la peque habían sido un poquito… vamos a decir que no buenas del todo, porque el volumen elevado y las escenas trepidantes, tan comunes en las pelis de dibujos ahora mismo, la asustaban bastante. Pero con Peppa nos hemos quitado esa espinita que teníamos y la peque pudo por fin disfrutar de la experiencia del cine. Si es que lo que no consiga Peppa… jejeje. Ya sabéis que me encanta esa cerdita respondona y su mundo (podéis leerlo en Por qué a los niños les encanta Peppa Pig (y a los padres también) )

En Peppa Pig y las botas de oro se mantiene el espíritu de la serie, esa inocencia con pequeños toques de humor para los adultos. En los dos capítulos especiales los creadores de Peppa dejan volar un poquito más la imaginación de lo habitual y además incluyen canciones nuevas que los niños seguían con palmas desde sus asientos. Y el adelanto de la nueva temporada les deja con ganas de mucho más. Cuando se encendieron las luces todos preguntaban que si ya se había acabado.

Para los más pequeñitos es una buena opción para pasar un ratito de una tarde del fin de semana. La duración está muy bien, 65 minutos aproximadamente, así que tampoco les da tiempo a cansarse de estar sentados. Y un dato importante para los padres, al no ser una peli normal y corriente, el precio es reducido, que oye, está bien saberlo.

Así que ya sabéis, si a vuestros peques les gusta Peppa tanto como a la mía, ya tenéis plan para el finde. Os dejo el trailer para que os vayáis animando.

 

 

¡Ya me diréis si les gusta! 😉 

3

Rincón de Lectura: Atilio

¡Hola amigos!

Después de las vacaciones y demás, retomo el blog exactamente donde lo había dejado. Espero, por cierto, que lo hayáis pasado muy bien todos este verano y que la vuelta al cole esté siendo buena tanto para peques como para mayores.

Concretamente, lo último que publiqué fue un post sobre nuestra visita a la Feria del Libro 2016. Os hablé de nuestra adquisición de este año para la peque y prometí post sobre ello, pero ahí se quedó la cosa. Bien, pues voy a cumplir con lo que dije. Hoy en el Rincón de Lectura os hablo de Atilio de Fran Pintadera y con ilustraciones de David Guirao.

 

atilio_facebook

 

Como ya os sonará a algunos, mi peque lleva obsesionada con Don Quijote de La Mancha desde que le hablaron de él en el cole el curso pasado. Parece que el interés ha disminuido un poquito este verano siendo sustituido por cuestiones más estivales, pero Don Quijote sigue siendo para ella “El Libro”. Cuando fuimos a la Feria del Libro y en la caseta de la Editorial Libre Albedrío le preguntaron qué cuentos le gustaban y dijo Don Quijote, nos dijeron que tenían algo perfecto para ella y sacaron el cuento de Atilio. Ella lo ojeó y a continuación dijo: Este es el que quiero.

Lo tuvo clarísimo y la verdad es que lo ha seguido teniendo porque el cuento le encanta. Tiene caballeros, aventuras, libros… vamos todos los elementos necesarios para que mi peque mire las ilustraciones con los ojos como platos deseando que le leamos la historia.

Atilio es un ratón muy pequeñito, con una cabeza muy grande llena de sueños, sueños que proceden de los libros. Y es que Atilio es un ratón que vive en una biblioteca. Cada día cuida su armadura y entrena sus movimientos con la espada para ser un gran caballero y vivir aventuras. Un día su amada Melissa desaparece y él sale a buscarla por los laberintos de la biblioteca con su armadura y su espada. Tras preguntar a varios personajes de la biblioteca, Atilio encuentra a Melissa escondida y asustada. Realmente no teme a nadie, tan sólo al propio Atilio, que tan obsesionado ha estado con ser un caballero que se ha convertido en un bruto que sólo busca empuñar su espada contra supuestos malvados. Melissa prefería al pequeño ratón con una gran cabeza llena de sueños. Esta confesión deja “desarmado” a Atilio, por dentro y por fuera y vuelve a ser el ratón que era con una cabeza llena de sueños, a partir de ahora sueños para dos 😉

Toda esta preciosa historia con moraleja está acompañada por las sugerentes y envolventes ilustraciones de David Guirao. Se trata de una aventura caballeresca rodeada por el el mundo literario que representa la biblioteca, con unas similitudes entre Atilio y Don Quijote que son innegables. Para mi peque son casi el mismo personaje, alguien que de tanto leer termina creyendo que las aventuras de los libros son reales y sale a buscar las suyas enfundado en una armadura.

 

atilio

 

El cuento tiene 40 páginas, tapa dura, unas dimensiones de 24×24 cm, y en las librerías que he revisado lo recomiendan a partir de 5 años, aunque ya os digo que mi peque aún no tiene 4 y le encanta.

Espero que esta primera recomendación tras el parón del verano os haya gustado, y poder seguir contándoos mucho más sobre los cuentos que vayamos leyendo en breve.

¡Feliz semana!

3

Madrileñeando: Feria del Libro 2016

¡Hola amigos! Últimamente estoy escribiendo un poquito menos en el blog, lo sé. Ando liada con asuntos varios que me dejan menos tiempo para pasar por aquí, pero cuando encuentro un huequito lo hago para seguir contándoos nuestros paseos madrileños, nuestras lecturas y aquello que se me va pasando por la cabeza, que yo soy muy de darle vueltas a todo 😉

Hoy vengo a contaros que ayer estuvimos en la Feria del Libro de Madrid. Es visita obligada para nosotros cada año. No obligada porque sea una obligación, claro, sino porque nos gusta y se ha convertido en tradición para nosotros dar un paseíto entre las casetas, echar un ojo a los libros, a lo que por allí se cuece y disfrutar del buen tiempo y de El Retiro.

 

IMG_20160605_200622

Casetas de la Feria del Libro 2016

 

Ahora que la peque también nos acompaña, hemos incorporado a nuestro recorrido una parada en el Pabellón Infantil de la Feria y la compra de un cuento que le guste. El año pasado fue uno de Osito Tito, perfecto para sus 2 añitos de entonces, y este año….. ¡tachán! Ya os lo contaré en el Rincón de Lectura, cuando lo hayamos leído despacio, porque ayer sólo le echamos un vistazo y la peque decidió que aquel era el cuento que quería llevarse a casa. Ya os contaré, ya os contaré 😉

 

IMG_20160606_155742

La peque con su nueva adquisición. Os mantendremos informados en el Rincón de Lectura 😉

 

Todavía queda una semana de Feria, así que los que aún no hayáis ido y estéis por Madrid, aún estáis a tiempo. Hay miles de libros interesantes para mayores y pequeños, de todo tipo y cualquier temática, un ambiente chulo, escritores conocidos firmando en las casetas y todo en un entorno inmejorable. Ah, bueno, y por supesto, actividades para los niños. Ayer asistimos a un cuentacuentos súper chulo de Rosa Modrego y sus Versos de FantasíaTenéis toda la programación del Pabellón Infantil aquí.

 

IMG_20160605_201358

Cuentacuentos genial y divertidísimo de Rosa Modrego

 

Es un paseo muy bonito para hacer con los niños, y además, para cuando se cansen (que se cansan) hay columpios en los alrededores, además del estanque y de parque por todas partes para correr y jugar.

Tenéis toda la información sobre la Feria de este año aquí.

¡Cierra a mediodía, no lo olvidéis! Es un error muy típico, fácil de cometer, ese de plantarte allí y que estén todas las casetas cerradas, así que tened en cuenta los horarios.

¿Habéis pasado ya por la Feria del Libro este año? ¿Algún escritor que os haya hecho ilusión conocer? ¿Nuevas adquisiciones para leer?

Feliz semana 😉

6

Madrileñeando: una tarde en el Museo del Prado

Así de chulos somos nosotros. Aprovechando que en el cole de la peque están trabajando el tema de los pintores y el arte, nos hemos sacado un plan de la manga y hemos ido todos juntos al Museo del Prado. Que a veces no somos conscientes, pero tenemos una de las pinacotecas más importantes del mundo aquí a la vuelta de la esquina, así que habrá que ir de vez en cuando ¿no?

 

IMG_20160522_170020

Mi peque admirando la estatua de “Velázquer”, como ella dice, en la puerta del museo

 

Como fuimos con una niña de sólo 3 años contamos además con una ventaja, y es que las 2 horas gratuitas que ofrece el museo todos los días al final de la tarde nos resultaron más que suficientes. Tenéis toda la información sobre tarifas y horarios en la web del museo que podéis ver aquí.

En todo momento estoy hablando de la exposición permanente del museo. Aparte hay siempre exposiciones temporales, pero eso ya cuando corresponda. De momento queríamos hacer una pequeña toma de contacto, que la peque viese un museo por dentro y que pudiese ver algunos de los cuadros que la profe les ha enseñado en clase en vivo y en directo.

La experiencia estuvo genial. Lo pasamos muy bien y, como os digo, con esas 2 horas gratuitas tuvimos más que suficiente. De primeras fuimos directos a ver Las meninas de Velázquez, que es el cuadro que la peque tiene más controlado. Yo creo que alucinó al ver que era tan grande, y yo disfruté un montón viendo cómo reconocía a Velázquez en el cuadro y cómo me preguntaba cosas como quién es el que sale al fondo.

Luego fuimos a ver las obras más conocidas y menos “agresivas” para un niño, que con 3 años son aún muy impresionables, y no veo necesidad de enseñarle escenas desagradables (tan frecuentes en la pintura). Vimos Las tres gracias de Rubens, La familia de Carlos IV de Goya, Niños en la playa de Sorolla (perfecta para niños), El jardín de las delicias de El Bosco… en fin, de todo un poco. Y después nos pasamos por la tienda del museo, que tiene una sección de libros infantiles y compramos, por sólo  3€ un cuentecito con pegatinas sobre el museo. Imaginaos, la peque más que encantada con el paseo y con su cuento, que ayer llevó al cole para enseñárselo a sus compañeros.

 

9788430542048

Cuento que se llevó la peque

 

Como extra dimos un paseíto por El Retiro, que está al lado y siempre apetece.

Si queréis hacer este plan con los peques os recomiendo no llegar muy al límite de la hora gratuita porque se forma bastante cola y aunque va bastante rápido, si te tiras un rato esperando para entrar al final las 2 horas se convierten en 1 hora y pico. Si vais con carrito creo que el acceso es preferente. De esto enteraos bien, no vayáis a estar esperando sin necesidad.

Para familias con niños de a partir de 8 años se ofrecen juegos de pistas con material didáctico para convertir el recorrido por el museo en un juego y motivar a los niños a participar.

A nosotros el plano del museo nos resultó muy útil, no sólo para orientarnos, sino también porque vienen señaladas algunas de las obras más famosas expuestas. Así que si vais, ya sabéis, lo primero, coger un planito.

Y por supuesto prohibidas las fotos dentro, que a una mujer que había a mi lado le echaron una buena bronca por hacer una foto a La maja vestida de Goya. Por eso este post va con pocas fotos… pero bueno…

Hasta aquí el Madrileñeando de hoy. Seguiremos recorriendo la ciudad y os seguiré contando 😉 A ver qué es lo próximo… 

3

Rincón de Lectura: La luna (cuento para leer a oscuras)

Vamos a continuar con los cuentos dedicados a la luna, hoy con uno muy original.

Cuando abres por primera vez La luna de la Editorial Anaya encuentras algo sorprendente, está en blanco. La clave está en que es un cuento para leer a oscuras porque el texto e ilustraciones están hechos a base de pegatinas luminiscentes que brillan en la oscuridad. ¡A los niños les encanta!

 

IJ00122801

 

El texto utiliza rimas y ritmos propios de la poesía que parten de clásicos elementos y dichos del imaginario popular acerca de la luna. Su lectura es muy sencilla y los peques se quedan rápidamente con ello en la memoria como si fuese un poemita de los que recitan en el cole o la guardería.

Pero está claro que lo que más les gusta es eso de que se ilumine en la oscuridad. Además tiene una ventaja para los que tienen la costumbre de leer un cuento antes de dormir, y es que puede hacerse ya con la luz apagada y el peque metido en la cama, con todo listo para descansar.

 

DSC_6708

 

Tiene un pequeño inconveniente. Para que las pegatinas brillen en la oscuridad tienen que haber estado expuestas antes durante unos minutos a un foco de luz, y eso puede ser un poco tedioso. Esto hace que, aunque me parezca una idea bastante original y que permite a los peques tener una opción de cuento diferente, el precio me resulte un poco elevado.

El cuento es de Ignasi Valiós i Buñuel, tiene 20 páginas y la edad recomendada es a partir de 3 años, aunque yo también lo veo perfecto para niños un poco más pequeños.

Forma parte de una colección de cuentos para leer a oscuras, todos del mismo autor, en la que hay títulos como El Universo, ¿Dónde viven las hadas?, Los dinosaurios y El tren de los monstruos.

Y hasta aquí la recomendación de hoy… ¿Conocíais los cuentos con tinta luminiscente? ¿Qué os parecen?

3

Rincón de Lectura: Este álbum se ha comido a mi perro

Tenía idea de continuar con los cuentos dedicados a la luna, pero ha habido uno que se nos ha colado por mérito propio. Ayer cuando la peque estaba cenando, me pidió que le contase cuentos. Le conté varios de los que tiene en casa, pero al cabo de un rato se cansó y me dijo que le contase el del cuento que se tragaba al perro. Me quedé sorprendidísima porque se estaba refiriendo a un cuento que leímos en una librería hace al menos tres semanas y del que no habíamos vuelto a hablar. Así que busqué en youtube alguna lectura y se lo puse.

—Sí, sí, este es— dijo.

 

Este_album_se_ha_comido_Cubierta.indd

 

Está claro que el cuento le gustó tanto como para quedarse en su memoria durante semanas, y por eso he decidido hablaros hoy de él. Se llama Este álbum se ha comido a mi perro. Es obra de Richard Byrne y está editado por Bruño.

Claudia está paseando a su perro…cuando de repente el perro desaparece detrás de la segunda página del cuento. Parece que se lo ha tragado. Llega entonces un amigo de Claudia, Ben, y… al ir a buscar al perro ¡desaparece también! Lo mismo ocurre con la ambulancia de perros, con los bomberos… Claudia se enfada mucho y decide enfrentarse al cuento, pero también se la traga a ella ¿Cómo puede ser? De repente aparece una carta que alguien parece haber lanzado desde algún sitio. Es de Claudia, y pide ayuda al lector. Le pide que sacuda el cuento, y al sacudirlo empieza a salir de dentro de él todo aquello que se había tragado, el perro, Ben, Claudia… y todo vuelve a la normalidad. Bueno… todo no 😉

 

perr

 

Es una idea muy original. Reconozco que me hizo bastante gracia cuando lo leí, y está claro que a mi peque también porque no sólo se rió el día que lo leímos si no que se acordaba perfectamente de él tras tres semanas.

Las ilustraciones son del mismo autor del texto y son muy chulas. Juegan con la desproporción entre los elementos, dándoles un aire infantil y desenfadado. También utiliza este “truco” con la tipografía, con letras de diferentes tamaños.

Aparte de lo original de la historia, lo mejor es que el niño interactúa con el libro, ya que su protagonista le pide ayuda directamente para solucionar su problema. El niño es el que agita el cuento y ve cómo gracias a eso todos los personajes vuelven a aparecer. La verdad es que es una idea muy divertida.

 

81eJp-RcZgL

 

Este álbum se ha comido a mi perro tiene unas dimensiones de 25×25,5 cm, 32 páginas en papel, y la editorial lo recomienda a partir de 3 años.

Hasta aquí mi recomendación de hoy en el Rincón de Lectura. Espero que os haya gustado.

¿Conocíais ya este cuento?

8

La importancia de los médicos amables

 

doctor-patient-1080408_1920

 

Llevo mucho tiempo hablando de este tema con mi marido, pero hasta ahora no se me había ocurrido tratarlo en el blog. Últimamente cada vez que nos ha tocado ir a algún médico que no es de nuestros habituales (pediatra, ginecólogo…) nos encontramos de forma bastante frecuente a médicos que nos miran escasas veces a lo largo de la consulta, que se limitan a escribir en su ordenador y a seguir lo que dicen las pruebas exclusivamente, olvidándose de lo que los síntomas o experiencias del paciente pueden revelar.

No sé muy bien si durante la carrera de Medicina se trata con mucho énfasis lo relacionado con el trato con los pacientes. Si hay algún médico en la sala me encantaría saberlo. Quiero pensar que la razón de esa falta de empatía, relativamente frecuente, tiene que ver con que es una parte un poco olvidada dentro de la ciencia de la Medicina.

El uso de ordenadores y la existencia de más y mejores pruebas tampoco ayuda en esta cuestión. Antes los médicos tenían que basarse en lo que el paciente les contaba para llegar a un diagnóstico. Es genial que cada vez la medicina esté más avanzada y que cada vez las pruebas de diagnóstico sean más precisas, pero no pueden olvidarse de la persona que tienen en frente. Seguro que la mayor parte de las veces lo que tenemos que contarle al médico no tiene mucha trascendencia, pero muchas veces sí y podría serles de gran ayuda.

Antes decía que era algo que observábamos últimamente, porque médicos bordes y amables han existido siempre (como en todas las profesiones), pero es que ahora se ha unido la nueva categoría de los “robóticos”. Ya os digo, que se limitan a analizar y diagnosticar. Oiga… que estoy aquí delante, no hable de mí en tercera persona.

Afortunadamente hay profesionales de la medicina de esos que hacen que salgas de su consulta agradecido y reconfortado. No porque te hayan dicho lo que quieres oír (que eso es lo más importante, por supuesto), sino porque te han mirado a los ojos mientras hablaban, han empatizado contigo y tus preocupaciones, te han escuchado y lo han tenido en cuenta, y lo más importante, te han explicado las cosas sin despacharte.

Qué importantes son esos médicos amables.

Espero no echarme a todo el sector de la Medicina encima con esto que voy a decir, pero es que nosotros lo hemos comentado más de una vez. Cuando llevamos a nuestros gatos al veterinario, sentimos que empatizan más con nosotros que la mitad de veces que vamos a algún médico. Nos dedican tiempo, el que corresponda, intentan que los propios gatos estén tranquilos… vamos, que le ponen un poco de alma…

Sé que hay miles de factores que se nos escapan, como lo agotados que deben estar, que tienen citas programadas cada diez minutos, que lo importante es que el que tengas delante sea un buen profesional, un buen diagnóstico, y no que se hagan tus amigos. Por supuesto, pero yo sólo digo que es importante no olvidar que los que van a las consultas son personas, y a veces personas preocupadas o que no se sienten bien y que necesitan un poco de empatía por parte de aquellos en cuyas manos, de alguna manera, ponen sus vidas.

Aunque parezca que este post es una queja, no lo es. Sí que reivindica que la parte humana se tenga más en cuenta, porque muchas veces se está dejando de lado. Pero en realidad está dedicado a esos médicos que sí te miran a la cara, que sí te escuchan, que sí te explican y te sonríen. Este post es sobre la importancia de los médicos amables, porque ellos sí se han dado cuenta de que son el elemento que conecta la ciencia de la Medicina con las personas y son conscientes de lo importante que es eso.